ECONOMÍA
25/03/2020 18:45 CET

El peligro de los préstamos online, ¿existen métodos para detectar las estafas?

Aumentan los medios y las herramientas, y aumenta la picaresca. Uno de los sectores donde este incremento más se ha acusado ha sido el de los préstamos en línea.

GETTY IMAGES
Préstamos personales

Los tiempos avanzan y las costumbres también. El sector digital se ha expandido hasta cotas insospechadas, permitiendo a los consumidores encontrar mil maneras diferentes de acceder a nuevos servicios y/o productos, como también para encontrar soluciones financieras con las que adquirirlos.

El principal problema de esta gran expansión de internet y las nuevas tecnologías es que también está permitiendo que aparezcan nuevas formas de engañar tanto a empresas como a particulares. De hecho, tan solo hay que ver cómo hace poco se revelaba una nueva técnica de los estafadoresonline a la hora de hacer pagos.

Aumentan los medios y las herramientas, y aumenta la picaresca. Uno de los sectores donde este incremento más se ha acusado ha sido el de los préstamos en línea. Un campo tan delicado y exigente como este, pensado para ofrecer soluciones financieras sobre todo a quienes necesitan inyecciones económicas, es también uno de los más peligrosos que hay.

Y sí, es cierto que existen organismos encargados de regular este terreno, como sucede con los minicréditos y la AEMIP; sin embargo, la juventud de este terreno hace que sigan apareciendo numerosos casos de engaños e intentos de estafa. Por eso, saber cuáles son las técnicas para detectar los préstamos online falsos es la mejor forma de moverse con cierta seguridad. Y sí, otra vez, eso es justo lo que vamos a ver aquí.

 

Cómo detectar los préstamos estafa de internet

No existe una fórmula exacta para este tipo de estafas, de hecho, sus autores siempre buscan las peores formas de innovar y dar con fórmulas que sigan cazando a incautos para su beneficio. Afortunadamente, a pesar de esa innovación tan negativa, siempre hay ciertos factores comunes que ayudan a detectar con rapidez cuándo un préstamo online es una estafa y cuándo no.

Vamos a explicar las tres claves de los engaños del sector financiero para que puedas estar preparado y para que no te pillen por sorpresa. Si tienes que pedir un crédito por internet, asegúrate de comprobar estas cuestiones antes de solicitar ni firmar nada. Es por tu seguridad.

 

Desaparecidos en comparadores

Los comparadores de créditos son una herramienta muy útil para solicitarlos. Gracias a estas plataformas online, los usuarios pueden tener acceso a listados con propuestas cuya veracidad, fiabilidad y profesionalidad han quedado demostradas. Son prácticamente como un salvoconducto hacia los productos financieros más destacados del sector.

Lo que sucede con esto es que las estafas no aparecen en estos portales. Por eso, si por ejemplo te animas echar un vistazo en busca de préstamos rápidos en Prestamosperfectos.es, sabrás de antemano que ninguna de las propuestas ahí presentes son engaños. Si buscas fuera, a través de buscadores tradicionales, sí es posible que te topes con alguna que otra firma intentando estafar. Así que, siempre que puedas, recurre a comparadores.

 

Plataformas poco convencionales

De hecho, hablando de formas de establecer contacto, es muy habitual que las falsas financieras se acerquen a los consumidores a través de plataformas y canales poco convencionales para el sector. Así, si alguna vez te llega una oferta a través de WhatsApp, vía SMS o incluso mediante un mensaje en redes sociales, la mejor respuesta es el bloqueo automático o la denuncia.

Las financieras reputadas no recurren a estos medios, de hecho, a lo sumo, mandan boletines informativos por correo electrónico para informar a los usuarios de lo que tienen disponible. Sobrepasar esa línea virtual y contactar por mensajes directos es entrar en un terreno que entra en conflicto con la LPD y, por tanto, una clara muestra de que las intenciones no son transparentes.

 

Pagos por adelantado

El último factor que delata a una financiera que intenta estafar a sus clientes es, precisamente, el que se manifiesta casi al borde del engaño. Si se te solicita hacer un pago por adelantado de las cuotas del préstamo, ten por seguro que estás ante un tiempo, porque las empresas del sector nunca piden pagos por adelantado.

Es algo que choca de frente con la supuesta intención del préstamo, que precisamente se centra en ofrecer al consumidor una inyección económica para poder hacer frente a un gasto. ¿Para qué iba a pedir dinero de vuelta antes siquiera de darlo? Es una pregunta que debes hacerte en caso de que se te proponga.

Todo esto es más que suficiente para no caer en las trampas de los timos de los créditos online. Desafortunadamente, aunque localizarlos es fácil, muchas veces plantean nuevos caminos que pueden llevar al engaño incluso a las personas más astutas. Por eso, lo principal siempre es andarse con pies de plomo y, sobre todo, buscar opiniones de consumidores.

Sigue nuestras indicaciones y te aseguramos que podrás moverte con mucha más tranquilidad en el campo de los créditos por internet. Puede ser peligroso, sí; pero también puede ser realmente útil.

El HUFFPOST PARA EL ÁGUILA