El plan marciano de Ferrovial para gastar los fondos europeos: taxis voladores

La constructora quiere diseñar, construir y operar una red de más de 20 vertipuertos en España.
Imagen de velipuerto diseñado por Ferrovial.
Imagen de velipuerto diseñado por Ferrovial.
Ferrovial

Los taxis voladores del futuro que imaginaban películas como El Quinto Elemento o Blade Runner podrían estar más cerca de lo que pensábamos. La compañía constructora Ferrovial ha presentado esta mañana un plan para construir una red de 20 vertipuertos para este tipo de vehículos en España.

Los vertipuertos son una especie de helipuertos pero destinados exclusivamente a vehículos eléctricos, ya que contarán con instalaciones para recargar baterías.

Ferrovial Aeropuertos, la filial aeroportuaria de la constructora, aspira a diseñar, construir y operar las infraestructuras necesarias para la operación de aeronaves eléctricas de despegue y aterrizaje vertical, también conocidos como taxis voladores, en España.

No es la primera vez que Ferrovial sueña con taxis voladores, ya que hace apenas dos semanas la constructora firmó un acuerdo con Lilium para desarrollar una red de más de 10 vertipuertos en Florida (Estados Unidos).

Al igual que hizo en el caso estadounidense, la constructora pretende aliarse con empresas desarrolladoras de estos taxis voladores como Airbus, Lilium y Tecnalia.

La compañía que dirige Rafael del Pino no desvela en su comunicado cuál sería el emplazamiento de estos 20 vertipuertos en España. Con el objetivo de evitar un fracaso como el de los aeropuertos fantasma, la constructora ha anunciado su colaboración con DatActionS, una empresa especialista en análisis de datos para identificar las localizaciones óptimas y estimar la demanda de usuarios.

La constructora defiende que los taxis voladores servirán para reemplazar una parte de los trayectos que actualmente se realizan en coche, “Reduciendo la congestión y las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de las carreteras y ahorrando más de la mitad del tiempo en los viajes”, apunta la empresa.

“Estamos comprometidos con aportar nuevas alternativas de movilidad sostenible, que permitan descongestionar el tráfico interurbano y ofrecer una experiencia al pasajero rápida y cómoda”, asegura Jorge Gil, consejero delegado de Ferrovial Aeropuertos.

Aprovechar dinero procedente de Bruselas

El gran problema de este proyecto es la dificultad para encontrar la financiación necesaria para ponerlo en marcha, en un país repleto de aeropuertos fantasma como el de Ciudad Real —que ha servido de plató para una película de Almodóvar y de aparcamiento de aviones durante la pandemia— o el de Castellón.

Debido a ello, la constructora pretende aprovechar el dinero procedente los fondos europeos de recuperación, conocido como Next Generation EU. Un dinero destinado a salir de la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus.

A España le corresponden 140.446 millones de euros de este fondo europeo de recuperación, que se reparten en 77.324 millones en transferencias directas y 63.122 millones en préstamos.

“La viabilidad financiera del proyecto está sujeta al acceso al programa de fondos de recuperación europeos, para lo que ya ha iniciado los trámites necesarios respondiendo a las manifestaciones de interés ante el Ministerio de Industria y el Ministerio de Transición Ecológica”, reconoce la constructora en su comunicado.

Regreso al futuro (1985)

13 películas que te hicieron imaginar un futuro distinto