El síndrome de la persona rígida: la dolencia neurológica rara que sufre Céline Dion

El síndrome de la persona rígida: la dolencia neurológica rara que sufre Céline Dion

La artista canadiense ha cancelado su gira europea a causa de esta enfermedad.

Toni Anne Barson via Getty Images
Céline Dion, en concierto hace unos añosToni Anne Barson via Getty Images

Triste noticia por los millones de seguidores de Céline Dion por el mundo. La cantante canadiense, voz de My heart will go on entre otros grandes éxitos, ha anunciado que sufre una enfermedad neurológica considerada ‘rara’, el síndrome de la persona rígida. Esta dolencia le ha obligado a cancelar su gira europea prevista para el próximo año.

Este síndrome es un trastorno autoinmune poco frecuente del sistema nervioso central que causa rigidez muscular progresiva y espasmos. Afecta a una persona entre un millón, como reconocen las diferentes entidades médicas que explican los pormenores de esta enfermedad. El origen suele darse en personas adultas, de entre 30 y 60 años. Es el caso de Céline Dion, que tiene 54.

Asociado a estos síntomas, los pacientes que lo sufren suelen presentar cuadros depresivos y de ansiedad como respuesta a su incapacidad temporal para realizar las tareas que antes eran habituales.

La rigidez muscular no es estable, sino que varía entre episodios leves y más severos, como ocurre con los espasmos, movimientos indeseados que no tienen una causa conocida. Según la comunidad médica, estos espasmos pueden surgir de la nada o de un levísimo contacto físico con otra persona u objeto.

El síndrome de la persona rígida puede ser diagnosticado mediante un análisis de sangre para medir los anticuerpos de descarboxilasa de ácido glutámico (GAD) que se encuentran en niveles elevados en esta enfermedad, como señala la plataforma Rare Diseases. Su tratamiento, por ahora, es paliativo, con benzodiacepinas, diazepam, baclofeno o inmunoglobulina intravenosa para calmar los movimientos y los dolores derivados.

En un vídeo, la artista se sincera sobre su enfermedad, visiblemente emocionada. “Un gran equipo médico trabaja junto a mí para ayudarme a ponerme bien, y también me dan esperanza y apoyo mis hijos”, apunta entre lágrimas, añadiendo que “todo lo que sé hacer, lo que he hecho en mi vida y lo que más amo es cantar”.

“Los espasmos afectan todos los aspectos de mi vida, a veces me dificultan hasta el caminar, y tampoco me permiten usar las cuerdas vocales como lo hacía antes”, señala Dion, que expresa su esperanza de “estar ya en el camino de la recuperación”.

No es la primera vez que la cantante mueve las fechas de su gira europea. Tiempo atrás ya había aplazado el tour inicialmente previsto para 2022 a 2023. Ahora su intención es celebrarla en 2024 si mejora de su enfermedad.