El teatro que en enero no te puedes perder

Como si fuera el comienzo de la temporada.
El teatro que en enero no te puedes perder.
Por cortesía de Antonio Hernández
El teatro que en enero no te puedes perder.

Enero se presenta como si fuera el comienzo de la temporada teatral. Muchos estrenos. Muy interesantes sobre el papel. Lo que ha hecho más difícil hacer esta selección. Pero aquí van las apuestas para este mes que comienza basadas en la información ofrecida por los teatros madrileños y los equipos de comunicación de las producciones. Y, quién sabe, a lo mejor los Reyes Magos le traen unas entradas para verlas:

1. Silencio en el Teatro Español, porque es lo último de Juan Mayorga y lo protagoniza Blanca Portillo. Con esos dos nombres no sería necesario decir nada más para que apareciese en esta lista.

Sin embargo, nunca sobra enterarse de que va. Y el de que va es, como siempre en este autor, muy interesante. En este caso es sobre lo que un académico recién nombrado puede decir sobre el silencio ante otros académicos, colegas, familiares y amigos en su discurso de entrada en la Academia.

Esas dudas de si lo mejor es hablar sobre el silencio o simplemente callarse y escucharlo. Ese tipo de dilema en el que el autor se mueve como pez en el agua y que le permite crear una atmósfera a través de la palabra y la acción que conlleva.

Dilema al que las dotes y experiencia de Blanca Portillo le permitirán sacar la punta necesaria y darle el tempo que necesita para que las palabras y la atmósfera que crea este autor vuelen en la sala del Español.

Del 7 de enero al 11 de febrero.

2. El cuaderno de Pitágoras en el Teatro Valle Inclán del Centro Dramático Nacional se cuela en esta selección porque es la nueva obra de Carolina África. Ya saben, una de las dramaturgas y directoras españolas más buscadas en la actualidad, tanto dentro como fuera de España.

Este es un proyecto que le toca muy cerca. Basado en una experiencia personal. Cuando decide colaborar con una ONG que ayuda a los presos a través del teatro. Los que se apuntasen a esta actividad acabarían montando su propia obra al final.

Lo que se decidía en los ensayos diarios se recogía en un cuaderno. Un cuaderno que un día un preso decidió llamar El cuaderno de Pitágoras, en vez del cuaderno de bitácora de la actividad. Desde entonces recibió ese nombre.

Esta es la representación que cuenta la historia de esos ensayos. La historia de los presos y de las presas. Mujeres que tienen que vivir en un sistema penitenciario que está pensado para hombres. Vidas a las que la autora, gracias a las capacidades que ha mostrado en sus anteriores trabajos o adaptaciones, puede sacarles esos momentos en los que ver a los otros como nos vemos a nosotros. Hacer que los espectadores empaticen y se emocionen como consiguió en Vientos de levante.

Del 12 de enero al 22 de febrero

3. Principiantes en los Teatros del Canal, porque se basa en el celebérrimo texto de Raymond Carver “De qué hablamos cuando hablamos del amor”. Un encuentro entre un matrimonio veterano, con su experiencia, y una pareja joven recién formada, que están experimentando que es eso del amor.

Y también es recomendable por su equipo. Comenzando por Juan Cavestany, autor de Urtain y uno de los autores de Shock 1 y 2, que lo ha teatralizado a partir del cuento completo tal y como lo escribió Carver antes de que su editor lo cortase. Siguiendo porque lo dirige Andrés Lima. Continuando porque lo protagoniza Javier Gutiérrez, un actor bueno y popular que siempre atrae a las taquillas. Y porque, sin desmerecer al resto del elenco, le acompaña Vicky Luengo, que para los que nunca la han visto puede ser un descubrimiento y para los que la conocen, de nuevo, un placer.

Del 12 de enero al 5 de febrero.

4. Inloca en el Teatro María Guerrero del Centro Dramático Nacional, simple y llanamente porque es la próxima creación de Matarile y su directora, Ana Vallés, está últimamente sembrada. Y la breve presentación que hace en la página web, parece que sigue por el mismo camino, esta vez para hablarnos sobre nuestra querida Europa, esa Europa mía, esa Europa nuestra.

Así que agárrense los machos y vayan a ver bailar a esta pandilla y escuchar el medley de música y textos que les esperarán en el escenario. Los habrá entre la boutade, el ridículo y lo sublime. Pues así es la vida. Y Ana Vallés sabe poner las cosas en su sitio, construir esas imágenes inolvidables, como la escena final de su último trabajo, El diablo en la playa, por la que merecía verse toda la obra.

Además, cuando acierta al completo, resulta inolvidable y se sale queriendo bailarse la vida, cada uno la suya, no la de otros. Solo por eso merece la pena, abandonar lo seguro y arriesgarse con esta compañía que está en plena efervescencia creativa.

Del 14 de enero al 6 de febrero

5. Noche de Reyes en las Naves del Español en el Matadero de Madrid, porque vuelve a unir a ese tándem imbatible que han formado Álvaro Tato, revisando los clásicos como dramaturgo, y Helena Pimenta, como directora de teatro.

Esta vez los une para hacer un Shakespeare, uno de los más celebrados. La historia de Viola, una chica a la que trae el mar y cambia la perspectiva del lugar que la recibe. Un juego, como siempre lo es en el bardo, que permitirá a Tato y Pimenta jugar también en escena e invitar al espectador a jugar con ellos.

Un acercamiento en el que pretenden mantener la poesía shakesperiana. Todo un reto que, si es conseguido, junto con las formas clásicas de teatro que se gasta Pimenta, y que siempre pone al servicio de lo que tiene que ser contado, pueden ser un disfrute para los sentidos.

Del 20 de enero al 6 de marzo

Ópera de Viena (Austria)

Teatros sorprendentes