¿Es el modelo de suscripción el futuro del sector del 'renting'?

¿Es el modelo de suscripción el futuro del sector del 'renting'?

Es una gran alternativa tanto para empresas, autónomos o si eres particular, por todas las ventajas que ofrece.

triloks via Getty Images
triloks via Getty Images

El alquiler de coches se ha convertido en una de las formas perfectas de obtener un vehículo, especialmente en un momento de innovación tecnológica tan importante. De hecho, es una gran alternativa tanto para empresas, autónomos o si eres particular, por todas las ventajas que ofrece. De hecho, así lo explica el director del área de Distribución Indirecta de renting ALD Automotive, una empresa de gestión de flotas y alquiler de automóviles que trabaja tanto a nivel nacional como internacional, cuya flota llega a extenderse a un total de 1,7millones de vehículos.

Hablando técnicamente, el renting no es como comprar un vehículo, es alquilarlo a largo plazo. Por lo tanto, la persona o empresa que utiliza este modelo no es propietaria del vehículo, sino que lo disfruta pagando a la empresa de alquiler una cuota mensual, que incluye todo el coste de mantenimiento del coche, reparaciones y seguro.

Como resultado, los particulares o empresas que se benefician de este tipo de servicio solo tienen que hacer frente al combustible y la cuota mensual, siendo la duración media de este tipo de contratos de 3-4 años. Finalizado el contrato, la persona que ha utilizado el vehículo siempre puede ejercer su derecho a la compra del vehículo, aunque no es lo más habitual, o renovar el contrato de renting eligiendo un vehículo nuevo.

El renting para autónomos y empresas tiene una serie de beneficios fiscales de los que los particulares no pueden disfrutar por la naturaleza de la transacción, pero eso no significa que cualquier persona pueda acceder a este tipo de contratos.

Los servicios de renting ofrecidos por fabricantes y entidades financieras ofrecen un conjunto muy diverso de condiciones y servicios, que en realidad se pueden dividir en dos casos generales:

  • Renting fijo, con el que se estrena el coche que el cliente desee y se añaden diferentes niveles de servicio a elegir, con compromisos contractuales a medio y largo plazo.
  • Renting flexible, como una excelente opción para disponer de un vehículo con mayor flexibilidad ya que el contrato es a corto plazo. Se puede seleccionar el vehículo preferido y devolverlo cuando el cliente quiera cambiar de coche o ya no lo necesite.

Esta última modalidad ha dado lugar al modelo de suscripción, no como tal, pero sí ha empezado a explotarse bajo diferentes modos de alquiler. De hecho, las suscripciones siguen siendo una de las variantes del renting, combinando una gran flexibilidad con la temporalidad, por lo que es un modelo de especial interés y éxito. Al fin y al cabo, una suscripción es un alquiler sin permanencia.

Así como el mundo de la automoción se está transformando en todos los ámbitos, hacia nuevos modos de movilidad destinados a la descarbonización y la digitalización, los modelos comerciales están cambiando a un ritmo forzado.

El modelo de negocio apunta a construir un mundo sostenible, comenzando por la electrificación a través del desarrollo de infraestructuras de carga y la creación de un entorno digital y conectado, aunque el futuro será de múltiples tecnologías, predominan los vehículos eléctricos, mientras que los híbridos son un buen puente para la electrificación de los medios de transporte.

En resumen, han llegado las suscripciones de vehículos, y, si bien tienen que desarrollarse aún más, los modelos comerciales y la forma en que se conecta con los clientes cambiará significativamente.

El renting de vehículos te permite llevar a casa un coche sin tener que comprarlo o hacer un desembolso inicial elevado. Los usuarios tienen que pagar una cuota mensual por el tiempo que se utilice el vehículo donde está todo incluido: mantenimiento, seguro, revisiones, impuestos, etc.

Además de estas condiciones, ofrece otros beneficios que gustan mucho a los usuarios:

Ahorro

El renting de coches, especialmente su modelo flexible, utiliza un modelo de pago por uso, donde solo pagas por el tiempo que vas a usar el coche. Cuando finaliza el contrato, puedes devolver el vehículo a la empresa y no seguir pagando cuotas. Por otro lado, puedes obtener el coche sin pago inicial. Esto supone un claro ahorro en compras, especialmente en el caso de empresas que necesiten adaptar sus flotas a las necesidades del negocio.

Liquidez

Para empresas y autónomos, una ventaja muy importante es que el renting puede liberar recursos de caja para hacer frente a otros gastos con una tasa de amortización inferior a la de los vehículos, ayudando a mejorar la rentabilidad de la empresa y de los autónomos.

Gastos fijos

Los coches pueden tener muchos gastos imprevistos como reparaciones, revisiones, cambios en las cuotas del seguro... En un contrato de renting, el único gasto que varía es la gasolina, ya que los demás se incluyen en la cuota mensual.

Flexibilidad

En concreto, el renting flexible tiene un valor añadido, que es la flexibilidad como su propio nombre indica.El plazo del contrato es flexible y el vehículo se puede devolver cuando ya no se necesite. Además, siempre es posible encontrar un plan que se adapte a las necesidades de cada cliente.