Europa se reinicia: empieza el proceso para cambiar sus Tratados fundacionales

El Europarlamento pide a los estados que atiendan las recomendaciones ciudadanas y cambien sus textos troncales para ganar en competencias y operatividad.
Campa帽a de los fondos Next Generation de la UE en el edificio Berlaymont, sede de la Comisi贸n Europea, en Bruselas.
Campa帽a de los fondos Next Generation de la UE en el edificio Berlaymont, sede de la Comisi贸n Europea, en Bruselas.
Anadolu Agency via Getty Images

La Uni贸n Europea bulle. Ha pasado y est谩 pasando por uno de los periodos m谩s duros de su historia, con la pandemia de coronavirus y la guerra en Ucrania oblig谩ndola a ponerse ante el espejo y aclarar qu茅 y c贸mo quiere ser en los pr贸ximos tiempos. Ha tenido que unirse (pese a los d铆scolos), ha tenido que romper tab煤es (de la deuda conjunta a las armas para Kiev) y, tambi茅n, ha tenido que hacer examen de conciencia, de fondo, para cambiar cosas y estar a la altura de los retos.

Entre los Veintisiete se ha creado un consenso evidente sobre la necesidad de retocar los Tratados fundacionales de la UE, que se han quedado obsoletos porque los tiempos han cambiado. La realidad se impone y la evoluci贸n es irrenunciable. Ahora hay que saber lo que hay que remozar, los plazos, la hondura. Los dolores de crecimiento est谩n previstos, pero habr谩 que aguantarlos, porque estancarse en morir, no ser 煤tiles, no aportar.

El primer paso hacia la reforma de los tratados se dio el pasado jueves en el pleno del Parlamento Europeo, donde los diputados solicitaron a los pa铆ses de la Uni贸n que convoquen una convenci贸n para revisar los textos, 鈥渆n vista de las crisis actuales y recientes鈥. Dos son los objetivos fundamentales: ganar en competencias legislativas y tener mayor operatividad, sobre todo, modificando el sistema de mayor铆as. Hablan de 鈥渞eforzar la capacidad de actuaci贸n de la UE鈥 mediante la reforma de los procedimientos de votaci贸n y de 鈥渁daptar las competencias atribuidas a la UE鈥 en 谩mbitos como la salud, la energ铆a, la defensa y las pol铆ticas econ贸micas y sociales鈥.

Tambi茅n proponen reforzar el art铆culo mediante el que se puede disciplinar a los Estados miembros que no cumplen con los valores b谩sicos de la Uni贸n Europea, para 鈥減recisar la constataci贸n y las consecuencias鈥 de estas violaciones, vistos los casos d铆scolos de Polonia o Hungr铆a de los 煤ltimos a帽os, y otorgar a la Euroc谩mara m谩s capacidad negociadora sobre el presupuesto de la UE y derechos de iniciativa, modificaci贸n y derogaci贸n legislativas.

La 煤ltima vez que los pa铆ses de la UE acordaron un cambio importante en el bloque fue en 2007, con el Tratado de Lisboa.

Miembros del Parlamento Europeo participan en una votaci贸n, en la sesi贸n plenaria del pasado 8 de junio.
Miembros del Parlamento Europeo participan en una votaci贸n, en la sesi贸n plenaria del pasado 8 de junio.
FREDERICK FLORIN via Getty Images

Punto por punto

En una resoluci贸n aprobada por 355 votos a favor, 154 en contra y 48 abstenciones, los diputados apuntan una a una las modificaciones que proponen, 49 propuestas que engloban m谩s de 300 medidas en nueve 谩reas tem谩ticas, basadas en las 178 recomendaciones de los paneles ciudadanos europeos, la contribuci贸n de los eventos y paneles nacionales, las ideas del evento europeo de la juventud y 43.734 aportaciones recogidas en la plataforma digital multiling眉e.

Especial empe帽o han puesto los europarlamentarios en la petici贸n de reformar los procedimientos de votaci贸n en el Consejo para reforzar la capacidad de actuar de la UE, incluida la supresi贸n de la unanimidad -y el paso a la votaci贸n por mayor铆a cualificada- para, por ejemplo, la adopci贸n de sanciones, las llamadas cl谩usulas pasarela y para emergencias. Ha sido una pelea constante en estos meses de invasi贸n rusa de Ucrania y de castigo al Gobierno de Vladimir Putin, porque la obligatoriedad de que todos vayan a una ha retrasado decisiones de peso, como la de la exclusi贸n de Rusia del sistema SWIFT o el veto al petr贸leo y el gas y hasta los colaboradores del Kremlin sancionados.

Luego est谩 el cap铆tulo de las competencias de la UE, que se deben adaptar 鈥渆specialmente en el 谩mbito de la salud y las crisis sanitarias transfronterizas鈥, para completar la Uni贸n energ茅tica basada en las renovables y la eficiencia, en l铆nea con los acuerdos internacionales contra el cambio clim谩tico, en la defensa, y en las pol铆ticas econ贸micas y sociales. La pandemia ha puesto de manifiesto que tener 27 sistemas sanitarios distintos cuando hay una emergencia no es factible, no ayuda a la toma r谩pida de decisiones, y por eso la presidenta de la Comisi贸n Europea, Ursula von der Leyen, lleva meses poniendo en acento en la necesidad de un bloque de competencias sanitarias de todos.

Igualmente, se pide asegurar que el Pilar Europeo de Derechos Sociales se desarrolla plenamente y se incorpora el progreso social, vinculado al Protocolo sobre progreso social, a los tratados, y hacer a la econom铆a de la UE m谩s resiliente, con especial atenci贸n a las pymes y la competitividad, y promover la inversi贸n para una transici贸n digital, verde y justa.

El texto del Europarlamento pide dotar al Parlamento del derecho a proponer, enmendar o revocar legislaci贸n, y darle todos los derechos como colegislador en la tramitaci贸n del presupuesto, y consolidar el procedimiento para proteger los valores fundamentales y clarificar las consecuencias de infringirlos (todo fijado en el art铆culo 7 del Tratado de la Uni贸n Europea y la Carta de Derechos Fundamentales).

Fijado el qu茅, toca ver el cu谩ndo. Ahora que el Parlamento Europeo ha pasado as铆 la pelota al tejado de los Estados, ser谩n ellos los que tendr谩n que decidir por mayor铆a cualificada si convocan o no una convenci贸n para abordar la reforma. En este 贸rgano se reunir铆an representantes de los pa铆ses, de los parlamentos nacionales, de la Euroc谩mara y de la Comisi贸n para elaborar una propuesta de un nuevo tratado, que todos los pa铆ses de la UE deben aprobar por unanimidad, dada su importancia. Se espera que este sea uno de los ejes centrales de la pr贸xima cumbre comunitaria, que se celebrar谩 los pr贸ximos 23 y 24 de junio.

Por supervivencia

Ya en la ceremonia de clausura del D铆a de Europa, el pasado 9 de mayo, en Estrasburgo, la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, el presidente franc茅s, Emmanuel Macron -cuyo pa铆s ostenta la presidencia rotatoria de la Uni贸n- y la presidenta de la Comisi贸n, Von der Leyen, recibieron el informe final de recomendaciones, con la conciencia com煤n de su necesidad.

Von der Leyen, nacida en Bruselas, hija de un alto funcionario que asisti贸 a la firma del Tratado de la UE en Roma, respalda con vehemencia la necesidad de cambiar. 鈥淪iempre argument茅 que votar por unanimidad en algunas 谩reas clave simplemente ya no tiene sentido si queremos ser capaces de movernos m谩s r谩pido鈥, dijo en su discurso ante el Parlamento Europeo. 鈥淭enemos que mejorar la forma en que nuestra democracia funciona, en forma permanente鈥, defendi贸.

鈥淯stedes nos han dicho hacia d贸nde quieren que vaya esta Europa. Y ahora nos toca tomar el camino m谩s directo hasta all铆. Usando los l铆mites completos de lo que podemos hacer dentro de los tratados y, s铆, cambiando los tratados donde sea necesario鈥, enfatiz贸.

Macron fue m谩s all谩 y dijo que 鈥渓a UE, teniendo en cuenta su nivel de integraci贸n, no puede ser a corto plazo el 煤nico modo de estructurar el continente europeo鈥 y propuso la constituci贸n de una 鈥渃omunidad pol铆tica europea鈥 a la que se puedan integrar naciones que compartan los mismos valores, pero que no pueden adherirse de manera r谩pida al bloque, como es el caso de Ucrania. Es otra de las piedras de toque del debate: si se toca o no se toca el proceso de adhesi贸n.

El galo propuso una 鈥渃omunidad pol铆tica鈥 permitir铆a 鈥渁 las naciones democr谩ticas que se asocian a nuestra base de valores encontrar un nuevo espacio de cooperaci贸n pol铆tica, de seguridad鈥 y tambi茅n en otras 谩reas como la energ茅tica, el transporte y la circulaci贸n de personas, argument贸 el mandatario. El objetivo clave de su propuesta ser铆a la preservaci贸n de la unidad continental sin poner en peligro 鈥渓a fuerza y la ambici贸n鈥 del bloque, pasados ya procesos lesivos como el Brexit.

D铆as antes, el italiano Mario Draghi hab铆a dado otro discurso en el Europarlamento que ahora se cita como referencia de lo que hay que hacer. 鈥淪i esto requiere el inicio de un camino que lleve a la revisi贸n de los tratados, debemos aceptarlo con valor y confianza鈥, indic贸, a prop贸sito de la guerra ucraniana.

El problema es que 13 de los 27 pa铆ses de la UE rechazan hoy la puesta en marcha de un procedimiento para cambiar los Tratados. 鈥淣o estamos a favor de los intentos irreflexivos y prematuros de poner en marcha鈥 dicho procedimiento, escribieron pa铆ses como Polonia, Ruman铆a y Finlandia.

Mucha tela que cortar, muchos detalles que afinar, pero una verdad insoslayable: los nuevos tiempos necesitan de una nueva Europa y por los Tratados empieza el viraje.

Ursula von der Leyen