BLOGS
04/12/2020 15:00 CET | Actualizado 04/12/2020 15:00 CET

Inteligencia Artificial: España apuesta por el futuro

La gran apuesta por la IA es el siguiente paso, llevando al siguiente nivel la transformación digital de nuestra sociedad.

OstapenkoOlena via Getty Images

El futuro ya está aquí. El futuro digital, hiperconectado e interactivo, ya es presente. En nuestro trabajo, nuestra casa o nuestro ocio, las nuevas tecnologías son parte esencial. ¿Podríamos imaginarnos nuestra cotidianidad prescindiendo de lo digital? Posiblemente la respuesta es negativa para una buena parte de ustedes, entre los que yo me incluyo. Toda esa actividad digital genera una proliferación de datos nunca vista y, sumado a los avances en computación y algoritmos, crea máquinas cada vez más inteligentes. Es la llamada Inteligencia Artificial (IA), la cual se extiende a cada vez más ámbitos: sanidad, medio ambiente, ciberseguridad, cultura o educación. Un proceso creciente e imparable.  

España tiene una oportunidad inmejorable de asumir el liderazgo en el desarrollo y la integración de la IA. Abanderar la innovación tecnológica y guiar la transición digital en Europa es factible para nuestro país, el cual cuenta con las infraestructuras, el capital humano y el apoyo institucional preciso. Todo ello, salvaguardando los derechos fundamentales de los ciudadanos, así como su privacidad. Los valores éticos, tanto individuales como colectivos, deben ser, y serán, garantizados. Apostar por la IA significa apostar por el futuro. Los datos lo avalan. En 2018, la IA contribuyó con 1.760 millones de euros al PIB mundial. Esta ya es una cifra lo suficientemente alta como para considerar a la IA como imprescindible en la planificación económica, pero se estima que su potencial es aún mayor. Los expertos señalan que en 2030 su aportación superará los 14 billones de euros cada año. No podemos dejar pasar esta oportunidad.

La gran apuesta por la IA es el siguiente paso, llevando al siguiente nivel la transformación digital de nuestra sociedad

Por ello, el Gobierno de España acaba de presentar la Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial (ENIA). Esta estrategia, la cual se encuadra dentro del Plan España Digital 2025, activará una inversión pública de 600 millones de euros entre 2021 y 2023. Solamente para el año 2021 el gasto en IA asciende a los 330 millones de euros, como se recoge en los Presupuestos Generales del Estado para 2021. A esta cuantía hay que sumarle 3.300 millones de euros más, provenientes de fondos público-privados. Esta cifra refleja un importante hecho: la colaboración en inteligencia artificial entre los sectores público y privado es una realidad. La transversalidad y el gran alcance de esta estrategia demandan la ampliación de todos los agentes sociales, un hecho que se ha logrado dado los esfuerzos del Gobierno.  

La Estrategia Nacional en Inteligencia Artificial se estructura en seis actuaciones estratégicas. Cada una de ellas dirige sus esfuerzos a un ámbito distinto. Así, tanto la esfera económica, como la social y la educativa, avanzan hacia una IA fiable, inclusiva y transparente. Estas actuaciones se centran en impulsar la investigación científica y la innovación (eje 1); promover las capacidades digitales y potenciar el talento (eje 2); desarrollar plataformas que den soporte a la IA (eje 3); integrar la IA en el tejido económico (eje 4); potenciar el uso de la IA en la administración pública (eje 5), y establecer un marco ético y normativo que ampara los derechos digitales (eje 6). Para incidir de forma más concreta en la aplicación de la ENIA se han diseñado 30 medidas. Estas medidas, repartidas entre los seis ejes, incluyen una mayor oferta formativa universitaria en IA, la implantación del programa “SpAIn Talent Hub” sobre investigación y captación de talento, la fundación de la Oficina del Dato, la puesta en marcha del Plan Nacional de Tecnologías del Lenguaje, la concesión de ayudas para la implantación de la IA en las empresas y el lanzamiento del fondo Next Tech de capital público-privado.  

Su potencial repercutirá en la transformación de todas las áreas productivas, impulsando un crecimiento sólido y el empleo de calidad

Esta estrategia reforzará e impulsará la posición de España como país líder en el desarrollo y el uso de la inteligencia artificial. Partimos de una buena posición. La inversión realizada, durante décadas, ha derivado en la existencia de grandes grupos de I+D+i públicos y privados, en instalaciones de alto rendimiento computacional para el procesado masivo de datos, un extenso proceso de digitalización de la administración pública y la mayor red de fibra óptica de Europa. La gran apuesta por la IA es el siguiente paso, llevando al siguiente nivel la transformación digital de nuestra sociedad. Su potencial repercutirá en la transformación de todas las áreas productivas, impulsando un crecimiento sólido y el empleo de calidad.  

El ingenio y la innovación han impulsado el avance de las sociedades a lo largo de la historia. La Inteligencia Artificial es otra de esas innovaciones disruptivas fundamentales. Puede que su sofisticación y alcance sean mayores, pero guarda el mismo espíritu que todas aquellas innovaciones que han dado el liderazgo a las sociedades que las han asumido como propias. El Gobierno de España ha actuado con decisión y valentía. Ha impulsado una estrategia que es más que la promoción de la IA, es garantizar la competitividad de España en el plano internacional. La apuesta por la IA es una apuesta de futuro. Porque el futuro ya está aquí.

EL HUFFPOST PARA ARIEL