La policía rusa aplica mano dura y detiene a miles de personas por manifestarse contra la guerra

El Ministerio de Interior ya había advertido de que haría "lo necesario" para mantener el orden.

El Kremlin había advertido: haría “lo necesario” para mantener el orden en caso de protestas contra la invasión de Ucrania. O lo que es lo mismo, que usaría mano dura para reprimir cualquier manifestación contraria a la decisión tomada por Putin.

En una nota comunicada por el Ministerio de Interior ruso, explicaban que “cualquier acto de provocación, agresión contra agentes o incumplimiento de sus requisitos legales será reprimido de inmediato” y las personas que lleven a cabo acciones de ese tipo también serán “responsabilizadas”. “No ceda ante los llamamientos a acciones ilegales, advierta a sus familiares y amigos menores de edad contra la participación en eventos no autorizados”, añadía el comunicado.

Sin embargo, las protestas contra la invasión de Ucrania por parte de Rusia han sido masivas también dentro de las fronteras. La cifra de detenidos crece por momentos y Reuters ya cifra en 1.400 los arrestados por la policía en las concentraciones celebradas en 51 ciudades rusas, muchas de ellas en Moscú.

En las imágenes se puede observar como los agentes actúan sin miramientos, deteniendo y metiendo en sus furgones como fuese a los manifestantes, sin que estos presentasen batalla.

Rusia ataca Ucrania