Life

14 series que fueron injustamente tratadas en televisión

Pasaron por TVE, Antena 3 o Telecinco y merecieron mucho más.

Son series recordadas por no dar la talla, por haber tropezado con un público que las abandonó a su suerte en el prime time, por haber sido maltratadas por las cadenas de televisión o, simplemente, son ficciones que la audiencia ha olvidado con el paso del tiempo. Con una u otra etiqueta, no han salido bien paradas. Y no, no lo merecían.

No decimos que todas las producciones de esta lista merezcan culto ni galardones, pero sí, al menos, un mínimo de respeto. ¿Si se le tiene a La que se avecina, por qué no a Mis adorables vecinos? Y habrá quien diga que una es mucho mejor que la otra... ¿Si se le tuvo a Periodistas, por qué no a B&b? Total, es la misma serie. ¿Si funcionó Médico de Familia, por qué no Javier ya no vive solo? La idea era la misma: Emilio Aragón y acoplados.

Y así podríamos seguir hasta catorce:

Series injustamente tratadas en televisión

El ‘maltrato’ a la ficción española

Las cadenas son las primeras que no se han portado bien con sus propias series. Que se lo digan a B&b. El mismo Gonzalo de Castro se quejó en varias entrevistas de que Telecinco se estaba cargando la serie. Mediaset pasó meses anunciando la segunda temporada, pero nunca llegaba a la pantalla. La gente que vio la primera ya la había olvidado. Algo parecido a la polémica que hubo en la misma cadena con La verdad: con la excusa del fútbol, programaba y desprogramaba los capítulos sin ningún criterio evidente y sin avisar a los seguidores de la serie protagonizada por Elena Rivera y la sufrida Lydia Bosch.

Mis adorables vecinos, una comedia familiar de las de toda la vida, apenas se menciona cuando echamos la vista atrás, a pesar de que otras del mismo corte no son mucho mejores... Y eso que las relaciones entre vecinos se han explotado hasta la saciedad en nuestra parrilla, pero pocos se acuerdan de lo que era compartir urbanización con Francis Lorenzo o Paz Padilla.

Sé quién eres se hizo vieja en el cajón mientras esperaba a que Telecinco le buscara un hueco para emitirla. Al final, cuando por fin se estrenó, su edad se notaba mucho en pantalla; a thrillers como Bajo Sospecha (Antena 3), Punta Escarlata (Telecinco), Traición (TVE) o La Embajada (Antena 3) se les exigió mucho más que a otros como La caza. Monteperdido, porque la de Megan Montaner “está muy bien para ser de TVE”; y las series de rolletes como Hermanos (Telecinco) no se libraron del tufo a ‘producción barata con guion de telenovela’, etiqueta que solo se perdona a producciones que se llaman Élite y son de Netflix.

Otras como El caso: crónica de sucesos o Víctor Ros (ambas de La 1) tenían buena fama, pero no buenos datos. Por otro lado, y aunque no se movió de cadena, a Emilio Aragón no le sentó bien el cambio de Médico de familia a Javier ya no vive solo —en la que vimos a unas jóvenes Xenia Tostado (Sin tetas no hay paraíso) y Nadia de Santiago (Las chicas del cable)— y como director con Pulsaciones tampoco arrasó en Antena 3, pero la buena crítica la empujó hasta Channel 4, en la BBC.

Que quede claro. Mejores o peores, estas catorce series merecieron mucho más de lo que obtuvieron.