Los progresistas del TC no logran evitar que el recurso del PP llegue al Pleno

Los progresistas del TC no logran evitar que el recurso del PP llegue al Pleno

Los magistrados invierten toda la mañana en resolver que sea el Pleno, de mayoría conservadora, quien aborde este asunto

Europa Press News via Getty Images
Sede del Tribunal ConstitucionalEuropa Press News via Getty Images

Los once magistrados del Tribunal Constitucional (TC) han retomado a las 17.00 horas el Pleno extraordinario celebrado este lunes para decidir si admiten a trámite el recurso de amparo presentado por el PP donde pide frenar la tramitación parlamentaria de dos enmiendas por las que se modifica el sistema de elección y llegada de los dos candidatos al TC que debe nombrar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), según las fuentes jurídicas consultadas por Europa Press.

Las mismas aclaran que, durante más de cuatro horas y media, los once magistrados se han limitado a debatir sobre si el asunto ―recurso más peticiones aparejadas― debía dirimirse en la sala donde había recaído o en el Pleno para resolver, por 7 votos frente a 4, que sea este último quien delibere y decida sobre todas las cuestiones que hay ahora mismo encima de la mesa.

El recurso del PP había caído en la Sala Segunda del TC, encabezada por el vicepresidente del TC, Antonio Xiol ―del bloque progresista―, pero con un empate a tres entre magistrados de éste y el bloque conservador. En Pleno, en cambio, la balanza se inclina a favor de éste último, con una mayoría de seis magistrados frente a cinco.

Las citadas fuentes explican que aún está pendiente la votación sobre la admisión del recurso del PP, el segundo punto del orden del día después de la avocación a Pleno, si bien la principal incógnita a despejar es cuál será el tercer punto que aborden los once magistrados en este Pleno extraordinario, en caso de dar vía libre a la admisión a trámite.

De acuerdo con las fuentes consultadas, el ala progresista ―integrada por cinco magistrados― intentará que la recusaciones formuladas por Unidas Podemos (UP) contra el presidente del TC, Pedro González-Trevijano, y el magistrado Antonio Narváez sea el segundo punto a tratar porque, de ser así, deberá abrirse un incidente que provocará la suspensión del procedimiento hasta que se resuelva, dando tiempo al Senado a que apruebe dichas enmiendas el próximo jueves.

Por contra, el bloque conservador ―con seis magistrados― procurará que el debate prosiga con la discusión de las medidas cautelarísimas, ya que, de acordarse, provocarían la suspensión urgente del trámite parlamentario frenando así la reforma.

En este sentido, algunas fuentes añaden que la petición de apartar a González-Trevijano y Narváez se hace en un escrito donde Unidas Podemos solicita personarse ―misma petición que ha hecho el PSOE―, por lo que sostienen que hasta que el TC resuelva la cuestión de la personación ninguno de los dos son parte del procedimiento y no sería posible estudiar las reclamaciones que hacen, entre ellas las recusaciones.

En las últimas horas, UP ha presentado un nuevo escrito donde pide al TC que plantee una cuestión prejudicial al TJUE para que el tribunal comunitario aclare si González-Trevijano y Narváez deberían abstenerse, una segunda vía que conduciría igualmente a la suspensión del procedimiento hasta que esta pregunta obtenga respuesta.

Desde el pasado viernes, el TC ha recibido cerca de una decena de nuevos escritos firmados por UP, PSOE, PP y Vox. Y cabe recordar que los magistrados progresistas lograron el pasado jueves que el Pleno extraordinario se aplazase a este lunes esgrimiendo, precisamente, que habían entrado nuevos escritos que debían estudiar en profundidad.

“Perturbación grave”

Además, algunas fuentes hacen hincapié en que la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional (LOTC) avala la suspensión, total o parcial, de los efectos de las decisiones recurridas “siempre y cuando (...) no ocasione perturbación grave a un interés constitucionalmente protegido, ni a los derechos fundamentales o libertades de otra persona”.

Al hilo, recalcan que en sus más de 40 años de historia el TC nunca ha impedido discutir y votar en las Cortes Generales, por lo que sería una medida inédita que ―alegan― sí provocaría una “perturbación grave” por la interferencia en el Poder Legislativo y la afectación a los derechos del resto de diputados y de los ciudadanos a los que representan.

Con todo, las fuentes admiten que la cantidad de factores que podrían acabar influyendo en la decisión final hace difícil prever cuál será, por lo que todo dependerá de cómo discurra el debate entre los magistrados.

El Congreso de los Diputados aprobó el pasado jueves la proposición de ley con sus enmiendas después de que el presidente del TC optara por suspender el Pleno extraordinario de ese día y convocar otro para este lunes.

De acuerdo con fuentes de la corte de garantías, lo hizo después de que los cinco magistrados progresistas amenazaran con no deliberar ni votar, si no se les daba más tiempo para estudiar un asunto de gran “complejidad” y “relevancia” que habían conocido apenas 24 horas antes. De haberse marchado, habrían impedido el ‘quorum’ de al menos 8 magistrados que se exige para que el Pleno quede constituido válidamente.