Un senador de Más Madrid sube a la tribuna, ve que la silla de Feijóo está vacía y no tiene piedad

Esta ocasión era por la Ley de Memoria Democrática, pero no es la primera vez que se ausenta de debates importantes.
|
Pablo Perpinya.
Pablo Perpinya.
Europa Press News via Getty Images

La Ley de Memoria Democrática afronta este miércoles su aprobación definitiva en el pleno del Senado. Todo apunta a que se apruebe con una amplia mayoría y descartando los cuatro vetos correspondientes al PP, Vox, Ciudadanos y UPN.

Pese a la insistencia de la oposición a que la norma no salga adelante, durante el debate, un pequeño detalle ha dejado asombrado al senador de Más Madrid, Pablo Perpinyà. “Estamos aboliendo el régimen del 78 pero Feijóo se ha quedado en su casa”, ha comentado.

“Que el PP se haya esforzado tanto para convencernos de que lo que se está haciendo en el Senado es poco menos que abolir el régimen constitucional del 78 en contraste con la escasísima atención que el líder de la oposición le está poniendo a este debate”, ha criticado.

El senador ha continuado diciendo: “Si aquí hoy se estuviera aboliendo la democracia en España, digo yo, que el líder de la oposición debería estar prestándole un ojo a la historia”.

Pese a la ausencia de Feijóo, Perpinyà ha continuado su intervención criticando lo que dice el veto del PP en el que ha destacado que dicen que es “una ley innecesaria”, que “reabre heridas”, que “es un ataque a la división de poderes”, “secuaces de ETA”, que “es dictatorial” y “falsas” y así en una larga enumeración.

“Da igual el motivo por el que hay que oponerse a esta ley, el caso es oponerse”, ha continuado.

Esta no es la primera vez que algún senador ha cuestionado la escasa atención del líder del PP a la Cámara Alta. Hace justo un mes, la senadora socialista, Eva Granados, dejó en evidencia a Feijóo nada más subir a la tribuna denunciando que “es incapaz de estar sentado en su escaño durante un debate”.

Sin sorpresas para que salga adelante

Previsiblemente la ley saldrá adelante sin incorporar cambios al texto aprobado con anterioridad en el Congreso de los Diputados. El proyecto de ley de Memoria Democrática, que nace sin un consenso social ni político amplio, fue aprobado el pasado 14 de julio en el pleno del Congreso, después de que el Gobierno del PSOE y Unidas Podemos lograra reunir los apoyos suficientes tras llegar a acuerdos con grupos como EH Bildu.

Ahora, la ley afronta este miércoles su última votación en el pleno del Senado, donde previsiblemente y salvo sorpresas de última hora saldrá adelante sin cambios respecto al texto aprobado en la Cámara Baja.

El PSOE no tiene intención de incorporar ninguna enmienda parcial, mientras que Unidas Podemos, que integra la otra parte del Gobierno de coalición, no tiene representación propia en el Senado.

En total, los grupos parlamentarios del Senado presentaron 521 enmiendas parciales, aunque el PNV retiró su única enmienda, y otras dos enmiendas de distintos grupos que coincidían en pedir la supresión del título de rey de España fueron inadmitidas a trámite.