Preguntan a Niño-Becerra si los debates políticos distraen de lo económico y él no puede ser más claro

Preguntan a Niño-Becerra si los debates políticos distraen de lo económico y él no puede ser más claro

"Algunos han entrado en los mundos de Yupi".

El economista Santiago Niño-Becerra.
El economista Santiago Niño-Becerra.YOUTUBE

El economista Santiago Niño-Becerra ha ofrecido una entrevista publicada este sábado en La Voz de Galicia y, al ser preguntado sobre si los debates políticos se aprovechan para enfadar al personal y que no se fijen en la economía, él ha sido más que claro.

El experto que adelantó la crisis de 2008 ha hablado sobre el efecto que tendrá la revolución digital y lo ha hecho defendiendo que “la consecuencia será que la demanda de trabajo disminuye”.

“Es decir, se necesitan menos horas de trabajo y las horas de trabajo que se necesitan son unas horas muy concretas”, ha señalado, justo antes de advertir que aunque la tecnología “va a ser buena”, gran parte de los profesionales “van a quedar al margen”.

Niño-Becerra se ha hecho eco de la falta de empleados en un sector concreto, el de los “amasadores de pan, panaderos”. “Porque esa función aún no la puede desarrollar la tecnología con plena satisfacción. Ahora, en el momento en que haya una amasadora robotizada que amase el pan igual que un humano...”, ha añadido.

Tras ello, el economista ha sido preguntado sobre los debates políticos e ideológicos y él no ha dudado en reconocer que “hay personas que se están aprovechando de la situación”. “Desde hace unos años algunos han entrado en lo que podríamos llamar los mundos de Yupi”, ha asegurado.

También ha puesto un ejemplo de lo que le pasó con un señor que “creía posible lo que estaba diciendo”. “Creía que podían aumentar los salarios, reducirse el paro, hay quienes creen que es posible otra política económica...”, ha razonado.

“Algunos lo creen, no se paran a pensar que es una entelequia (que solo existe en la imaginación). Se confunden conceptos. Yo le decía: «¿Pero cómo quiere usted que suban los salarios si no aumenta la productividad? Él creía que aumentar la productividad sería posible contratando a más gente, cuando hoy es al revés”, ha revelado el economista.