Santiago Niño-Becerra vaticina cuándo se notará en la calle la crisis

Santiago Niño-Becerra vaticina cuándo se notará en la calle la crisis

El economista explica en Twitter qué pasará, en su opinión, en los próximos meses.

Santiago Niño-Becerra, en una intervención en TV3.
Santiago Niño-Becerra, en una intervención en TV3.TV3

El economista Santiago Niño-Becerra, conocido mundialmente por ser uno de los pocos que anticipó la crisis del año 2008, ha hecho un vaticinio sobre la economía que está dando que hablar en Twitter.

El experto acostumbra a usar su perfil en la red social del pájaro azul para comentar la actualidad política pero siempre desde el punto de vista de la economía.

Ahora, Niño-Becerra ha explicado cuándo se empezará a notar en la calle la crisis causada por los estragos de la invasión rusa de Ucrania y que ha propiciado una inflación muy elevada, hasta hace unas semanas por encima del 10%.

Según el economista, el 2024 “se percibirá peor” que el 2023 ya que en España hay elecciones y, cree Becerra, “Bruselas mirará hacia otro lado” y todo cambiará al año siguiente.

“En mi opinión en ‘la calle’ se percibirá peor el 2024 que el 2023. En el 2023 hay elecciones por lo que pienso que Bruselas mirará hacia otro lado para que el año sea tranquilo. Pero en el 2024 exigirá, ordenará, cosas”, ha dicho concretamente el experto en su perfil de Twitter.

No es la primera vez que Niño-Becerra da un vaticinio similar. Hace unos meses, el economista habló de cómo la crisis iba a afectar a la hostelería con un mensaje que también causó revuelo.

“Hace dos días me comentaba alguien que conoce en profundidad el mundo de la restauración que la tendencia es clara: irán a más los locales de alto nivel y los de muy bajo. En meses ya se producirán cierres que pueden alcanzar el 75% de los restaurantes actuales. ¿Les suena?”, dijo en Twitter el catedrático de la Universidad Ramón Llull.

En la SER explicó un poco más qué quería decir con ese tuit y fue más claro que el agua. Según el experto, este otoño España va a entrar en una situación de “incertidumbre” y de “desasosiego” que afectará de forma diferente a las familias: perjudicará a las que menos tienen y no afectará a las más adineradas. “La desigualdad está yendo a más por lo que el típico local de restauración clase media tenderá a menos”, afirmó.

Sobre lo de que van a cerrar el 75% de los restaurantes, el economista comentó: ”“Los datos estadísticos hay que tomarlos a nivel tendencial. Me quedé con la idea de que van a cerrar muchísimos restaurantes que sea el 75%, el 70% o el 80% en términos tendenciales da lo mismo. Lo que quiere decir es que van a cerrar muchos”.