BLOGS
12/11/2021 09:15 CET | Actualizado 12/11/2021 09:15 CET

Qué hay detrás de la foto de las cinco líderes de la izquierda

¿Pasará la imagen de Yolanda Díaz, Mónica Oltra, Ada Colau, Mónica García y Fátima Hamed a la posteridad?

Europa Press News via Getty Images
Yolanda Díaz, muy pendiente de su móvil

Cinco mujeres políticas dispuestas a dialogar y entenderse. Esa es la foto que se espera este sábado del acto convocado por Mónica Oltra en Valencia. Es lo que desean transmitir las protagonistas. Sin embargo, en cuanto rascas un poco, aflora la desconfianza entre las distintas siglas que representan cada una de ellas. Aunque no haya elecciones a la vista hasta dentro de dos años, hay que ir tomando posiciones.

“Es una foto en la que confluyen ideologías con distintos objetivos y ellas terminarán compitiendo entre sí”, apunta un destacado político de uno de los partidos del encuentro. Y es que la valoración de Yolanda Díaz, que se sitúa por delante de la del presidente, y la posibilidad de que cuaje una plataforma ciudadana que logre unir a los movimientos progresistas a la izquierda del PSOE, flota en el aire de una imagen que puede pasar a la posteridad o evaporarse, como las fotos de las iniciales confluencias de Podemos, que ahora parecen mentira.

“Es una reunión de mujeres políticas y hay que estar. Es natural que esté Mónica (García) porque tenemos un acuerdo con Compromís y estamos muy en contacto con Fátima Hamed —líder del Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía de Ceuta—”, explica un diputado de Más Madrid. ‘Hay que estar’ es la primera frase que sale sola en los círculos de cada uno de ellas.

De entrada, la respuesta a qué hay detrás de la foto es, principalmente, diálogo y buenas intenciones. Veamos. La anfitriona, Mónica Oltra, vicepresidenta del Consell y portavoz de la coalición Compromís, ha invitado a las otras cuatro al acto, porque en tiempos de tantas prisas políticas, con la presión y velocidad de las redes “hay liderazgos femeninos, tenemos otra forma de hacer política, más horizontal, más amable, menos fálica”. La desigualdad, cambio climático, violencias, emigración son las Otras políticas, el lema con el que se convoca el encuentro. 

Creemos que Yolanda con quien más tiene avanzado lo de la plataforma es con los de OltraAntiguos "amigos" de la vicepresidenta segunda, desde Galicia

Mónica García, la portavoz de Más Madrid y líder de la oposición en la capital, nos asegura que está encantada de sentarse con otras cuatro mujeres tan potentes: “Nos hemos malacostumbrado a un estilo de hacer política por el cual se premia gritar más que hablar e insultar más que escuchar —García no oculta que piensa en Díaz Ayuso y sus formas agresivas— y todas las invitadas (por Oltra en Valencia) compartimos que es momento de una política cotidiana y empática que se haga cargo de los dolores de estómago. Vamos a demostrar que hay otras políticas que normalizan el diálogo y me hace particular ilusión ser la embajadora de otro Madrid, no del Madrid que insulta y arma gresca”. El de Ayuso.

En cuanto a Yolanda Díaz, su equipo tiene aprendida la respuesta después de varios días. “Es un acto en el que lo común es el diálogo y mostrar que hay otras formas de hacer política y otras políticas posibles. Solo Ada y Yolanda están en un espacio similar; las demás incluso han competido entre ellas. El acto pone lo común antes que los fines electorales y eso es importante. Nosotras no lo hemos convocado, así que no sabemos por qué no están Ione Belarra e Irene Montero. Aunque nos consta que ellas han dicho desde Unidas Podemos que han estado en otros actos. ¿Imagináis lo que diríais si nos hubieran invitado y hubiéramos dicho que no? Siempre habrá interpretaciones”.

Es más, sigamos con los bienpensantes de los grupos de la izquierda. Por ejemplo, para Joan Baldoví, el socio de Compromís y de Oltra, es simplemente un acto de “mujeres potentes que están en políticas de Estado y se reúnen. No veo más”. O de Inés Sabanés, la veterana miembro de los verdes y Equo que es diputada con Iñigo Errejón: “Para mí es un acto de mujeres que hacen una apelación al diálogo, no creo que tenga nada que ver con una plataforma de izquierdas, pero es lógico que los medios preguntéis. A mí me parece que cualquier cosa que signifique diálogo, merece la pena”. 

La realidad extraoficial

Hasta aquí, todas las buenas consideraciones e ideas de los que dan sus nombres, claro. Luego está otra realidad extraoficial; las sospechas de que detrás de la foto y del acto de encuentro entre estas cinco mujeres capaces de hacer otras políticas, se encierra el primer paso de la presunta plataforma de Yolanda Díaz o que a cada una le conviene estar ahí por distintas razones, entre ellas porque no les queda otra. “Creemos que Yolanda con quien más tiene avanzado lo de la plataforma es con los de Oltra”, apuntan desde Galicia antiguos “amigos” de la vicepresidenta segunda, ahora que la vicepresidenta de la Generalidad Valenciana está frustrada porque su pacto con Más País no funcionó como pensaba. 

Y sin embargo, entre los independientes de Compromís —que los hay y representan más de un 5%— mantienen que “aún no sabemos nada de lo que quiere hacer de verdad la vicepresidenta segunda, ni siquiera ha decidido qué quiere ser de mayor. Y en esta coalición, los temas se abordan cuando hay algo concreto sobre la mesa. Tampoco sabemos qué quiere Oltra con la convocatoria, salvo lo que ella dice, diálogo entre mujeres”. Pero el hecho despierta sospechas, eso es una obviedad. 

De la plataforma nonata, ninguna de las políticas que posarán con la vicepresidenta del Gobierno tienen noticias concretas ni han visto un solo documento, más allá de las declaraciones de Díaz en un programa de televisión. “Pero es que es gracioso que se mencionen ‘papeles’. Es que no los hay. Solo hubo una manifestación de la ministra y vicepresidenta declarando que ahora le gustaría abrir un proceso para escuchar a la sociedad civil. Y cada día os decimos que está en lo que está, reforma laboral, temas de gestión en el Gobierno. Y ni siquiera ha decidido si va a ser candidata”, apuntan las fuentes próximas a la vicepresidenta.

A Yolanda Díaz, que es una política profesional y una estratega astuta, este tipo de acciones le sirven para neutralizar los ataques internosUna fuente conocedora de Unidas Podemos

Sin embargo, miembros del núcleo duro de la ministra comentan en privado lo sobrepasados que están porque además de todos los temas del ministerio, tienen que gestionar el papel de Yolanda y aprovechar el momento para construir una alternativa. 

La gallega, ya sea en los pasillos del Congreso, los del Senado o en los actos de encuentros con los agentes sociales, siempre repite lo mismo, está solo en su trabajo “del Ministerio de Trabajo”. Pero muy pocos la creen y la culpa la tienen las encuestas de valoración de líderes. “Sería un error que Yolanda se pusiera ahora a trabajar en eso. El Gobierno de coalición lo que tiene que hacer es gobernar, armarse durante este año para evitar la involución que arrastramos como país. Crece la extrema derecha de forma espantosa y lo vemos todos”, subraya una compañera de Yolanda Díaz en viejas batallas. 

“A Yolanda Díaz, que es una política profesional y una estratega astuta, este tipo de acciones le sirven para neutralizar los ataques internos. Es evidente que no hay gran sintonía con Ione Belarra e Irene Montero y que a pesar de estar ungida por Pablo Iglesias, cada día tiene más perfil propio y eso no gusta en Unidas Podemos. Yolanda está en un escenario en el que sabe que te mueves o te mueven. Carece de partido y en Galicia despierta rechazo, como evidenciaron las últimas elecciones. Está muy estudiado que ser el más valorado no se refleja luego en los resultados electorales”, apunta una fuente que conoce muy bien las venas internas de Unidas Podemos.

También está el problema de fondo de cómo integrar a Íñigo Errejón. “Si hablamos de Madrid, por votos, Más Madrid tiene más fuerza que Podemos y habría que ver cuánto tira Yolanda sola, porque ella nunca ha ido sola a unas elecciones. A Yolanda le apoya Comisiones Obreras, pero no son un partido”. 

¿Con quién cuenta Yolanda detrás?

Y es que por más que Díaz se esfuerce, los partidos del espectro de izquierda consultados tienen claro lo primero que le dirán a la ministra de Trabajo si un día se presenta como líder de una posible alianza o plataforma de izquierdas. “¿Y a ti quién te apoya? ¿Tienes todos los avales de tu propia gente de Unidas Podemos? ¿De Ione Belarra, de Echenique? Porque lo primero que Yolanda tiene que hacer es poner orden dentro de su propia casa. ¿La apoya Irene Montero para que ella sea la líder total? ¿Comparten que ella lidere esa agrupación de la izquierda?”, reflexiona un diputado de otro de los partidos del ala izquierda del Congreso, que potencialmente debería entrar en una alianza montada por Díaz.

Porque “fíjate, de las cinco que van a Valencia, casi la que más problemas y dudas puede tener con los suyos es precisamente Yolanda. Sin una organización —se llame partido o se llame plataforma— un líder no va a ningún sitio. Y eso la vicepresidenta lo sabe, es de manual. Ella es hija del sindicalista más reconocido de Galicia, ha echado los dientes en esto. Es ambiciosa y sabe de estrategia política. Si consigue que el PCE la avale, entonces el apoyo de los de Pablo Iglesias puede ser sincero. Y los que no la quieran, se plegarán seguro”, apunta un viejo militante de la izquierda, quien por otra parte no tiene claro que “lo de la reunificación de la izquierda a la izquierda del PSOE no sea ya una fórmula oxidada. Quizá suene mejor una fuerza que tire de ecología y los verdes, como en Alemania y otras partes de Europa”.

Hay que abrirse “a los chavales jóvenes, a esos que estos días están en Glasgow protestando por nuestro egoísmo. No tengo claro que una reunificación de la izquierda responda a las nuevas generaciones que vienen. Ni siquiera tengo claro que valga a los millones de jóvenes, menores de 30-35 años que están en paro. O hacemos algo —e insisto, ese algo no sé si es la reunificación nuestra— o la ultraderecha cabalgará por las calles. Se acabó el 15-M, ya no estamos en aquello”, remata otra diputada que no deja de mirar preocupada las ocupaciones de las señorías progresistas que la rodean en el Congreso. 

Que el 15-M es ya pasado lo comparten antiguos compañeros de Pablo Iglesias, pero sirve de poco. “Porque los herederos de Pablo y su entorno no van a cambiar ya su forma de hacer política. Ahí dentro aún priman más las relaciones personales antes que las profesionales. Hace tiempo que se acabó eso de que éramos una familia. Ni estamos en House Of Cards ni en Al salir de clase. Que maduren ya por encima de las series. Pero mientras el análisis que hacen de los medios sea el de siempre y piensen en conspiraciones contra la familia cada vez que hay disensiones, no irán lejos. Y con eso tiene que bregar Yolanda, que es muchísimo más aduladora”, remata otro exmilitante.

Hasta aquí la historia. Habíamos empezado hablando de cinco mujeres potentes que se reúnen este sábado para dialogar y demostrar que hay “otras políticas” —con acepción polisémica como ha dicho Mónica Oltra— y terminamos en las comparaciones raras. 

Lo único cierto y certero del encuentro del sábado es que las cinco lo que quieren es demostrar que frente a las Ayuso o las Olona hay alternativas. Y con mucha sororidad.

NUEVOS TIEMPOS