Tragedia en Indonesia: más de un centenar de muertos tras una batalla campal durante un partido de fútbol

Las fuerzas de seguridad respondieron a una invasión de campo con el uso de gases lacrimógenos que ocasionaron una enorme estampida humana.
|

Tragedia en Indonesia. Al menos 125 personas han muerto, entre ellas 17 niños, en la región javanesa de Malang, tras una batalla campal que se ha producido durante un partido de fútbol entre los equipos del Arema FC y el Persebaya Surabaya.

Tras la peligrosa invasión de campo de decenas de aficionados, los miembros de seguridad del estadio respondieron utilizando gases lacrimógenos que generaron una enorme estampida humana, provocando momentos de mucha tensión.

Además de los fallecidos, el número de heridos ya ronda los 300, según ha detallado el portavoz de Protección Civil de la provincia, Budi Santoso, en declaraciones recogidas por DPA.

El inspector general jefe de la Policía de Java Oriental, Nico Afinta, ha explicado que las protestas estallaron tras la derrota del Arema FC contra su adversario, según recoge al medio local Suryamalang. Los aficionados del equipo perdedor saltaron al campo de juego con la intención de demandar explicaciones por el resultado.

Anfinta ha afirmado que los guardias de seguridad tomaron medidas preventivas y de distracción para que “el caos no escalara” lo que ha incluido el uso de gases lacrimógenos. El gobernador adjunto de la provincia, Emil Dardak, ha confirmado la actual cifra de muertos en rueda de prensa recogida por Kompas TV. El número de heridos ronda los 200.

La mayoría de los niños que han sido víctimas de esta tragedia tenían entre 12 y 17 años, según el portavoz del Ministerio de Empoderamiento de la Mujer y Protección Infantil, Nahar (nombre único).

Aficionados invaden un campo de fútbol en Indonesia.
Aficionados invaden un campo de fútbol en Indonesia.
Reuters TV via Reuters

Por su parte, la Federación de Fútbol indonesia (PSSI) ha manifestado que “lamenta las acciones de los fanáticos” y ha informado de que ha formado un equipo de investigación que se ha trasladado hasta la ciudad de Malang donde se sitúa el estadio.

Además, la PSSI ha señalado que apoya a la Policía en la investigación del caso y ha asegurado que este incidente “está manchando la cara del fútbol indonesio”.

“Por el momento, detendremos la competición de la Liga 1 2022/2023 durante una semana. Además, el equipo Arema FC tiene prohibido ser anfitrión por el resto de la competición esta temporada”, ha señalado la federación en una nota de prensa.

Una “verdadera tragedia humanitaria”

El presidente de Indonesia, Joko Widodo, ha dado orden de suspender todos los partidos de la liga nacional hasta que no se aclare lo que ha descrito como una “verdadera tragedia humanitaria”. “Esto no se puede repetir en el futuro”, ha añadido el mandatario durante una comparecencia ante la nación.

“Pido a las fuerzas de seguridad, y muy especialmente a la Jefatura de Policía, que investiguen inmediatamente lo que ha ocurrido”, ha manifestado.

Las mujeres asisten por primera vez al fútbol en Teherán desde la Revolución de 1979