NOTICIAS
28/06/2021 03:15 CEST

Tres presos incendian dos celdas y uno de ellos muere a causa del fuego en una cárcel de Girona

Cumplía una condena de 13 años y 22 meses por robos con violencia, que expiraba el 7 de noviembre de 2024.

Charles O'Rear / Getty Images
Un funcionario de prisiones cierra una puerta.

Un recluso del Centro Penitenciario Puig de les Basses, situado en Figueres (Girona), ha fallecido esta tarde como consecuencia de un incendio provocado por él y otros dos internos en las dos celdas que ocupaban, mientras que dos funcionarios han resultado heridos por inhalación de humo.

Los vigilantes de la prisión han sofocado el fuego y han conseguido rescatar a los internos del interior de las celdas, aunque uno de ellos ha muerto poco después, ha informado el departamento de Justicia.

Los dos funcionarios lesionados han sido trasladados al Hospital de Figueres, mientras que los otros dos reclusos implicados en el suceso, que sufren también intoxicación por el humo, se encuentran en el Hospital de Palamós.

El preso fallecido ha sido identificado como Mohamed Choulli, tenía nacionalidad española, era originario de Marruecos y cumplía una condena de 13 años y 22 meses por robos con violencia, que expiraba el 7 de noviembre de 2024. Los tres internos que al parecer provocaron el incendio se encontraban en el Departamento Especial de Régimen Cerrado de la prisión gerundense. 

En julio del año pasado, la entidad por los derechos humanos Iridia denunció que Choulli el Hosni había sufrido coacciones, amenazas y maltrato en otra prisión, el centro Mas d’Enric, en Tarragona, de donde fue trasladado a Puig de les Basses.

La Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) explicó entonces que El Hosni fue trasladado “contra su voluntad y sin previo aviso” a Puig de les Basses. La hermana contó, además, a la OMCT que su hermano “no parecía él mismo” antes y después de ser trasladado, ya que parecía que le hubiesen dado “algún tipo de medicación o droga”. El traslado, aseguró la organización, tuvo lugar un mes después de que el interno denunciase malos tratos. Iridia denunció a cuatro funcionarios ante la Fiscalía de Tarragona.

Uno de los otros dos presos implicados en el incendio tiene una condena de 12 años, 15 meses y 1 día por delitos de robos con violencia e intimidación; y el otro cumple 16 años y 6 meses por robo con violencia. “Esto es consecuencia de las lamentables políticas regimentales implementadas por el Departamento de Justicia”, ha denunciado UGT a través de su cuenta de Twitter. El sindicato exige “cambios profundos en la secretaria de medidas penales”.

El departamento de Justicia ha indicado que la comitiva judicial se ha desplazado hasta el centro penitenciario para levantar el cadáver e iniciar las diligencias judiciales correspondientes.

EL HUFFPOST PARA PHILIPS HUE