Twitter activa un plan para bloquear la OPA hostil de Elon Musk: así es la 'píldora envenenada'

El magnate ha lanzado una oferta de compra sobre la compañía por valor de 43.000 millones de dólares.
Un móvil con el perfil de Elon Musk en Twitter, con el logo de la compañía de fondo.
Un móvil con el perfil de Elon Musk en Twitter, con el logo de la compañía de fondo.
Rafael Henrique/SOPA Images/LightRocket via Getty Images

Twitter ha anunciado este viernes una medida con la que pretende retrasar o evitar la compra de la compañía por parte del consejero delegado de Tesla, Elon Musk.

La acción, conocida en el mundo empresarial como “píldora envenenada”, tiene como objetivo complicar la compra de más del 15% de las acciones de Twitter por parte de Musk, que ya es propietario de un 9% de ellas.

Twitter hizo pública esta decisión un día después de que Musk, el hombre más rico del mundo, ofreciera 43.000 millones de dólares por la red social, y amenazara con vender todas sus acciones de la compañía si su intento de adquisición era rechazado.

¿Qué es la píldora envenenada?

La estrategia de la ‘píldora envenenada’ (poisoned pill) consiste en una serie de derechos especiales concedidos a algunos accionistas que les permiten, ante una oferta de adquisición hostil (OPA), obtener nuevas acciones sin coste o con un gran descuento. Esta acción funciona a modo disuasorio ante quienes promueven la oferta -en este caso, Musk- puesto que el valor de las acciones se reduce, así como su poder de voto.

En este sentido, existen dos vías para lograrlo:

Permitir a los accionistas existentes (excepto al comprador que lanza la OPA) adquirir más acciones con un descuento. De esta forma, los inversores obtienen beneficios de forma instantánea y diluyen las acciones en poder del adquiriente. Esto supone que el intento de que la OPA salga adelante se complique y que sea más cara la adquisición de la compañía.

La otra opción es la de permitir a los accionistas comprar acciones de quien lanza la OPA a precio de descuento, pero después de la futura fusión. En otras palabras, de esta forma los accionistas disponen de un derecho para comprar acciones del adquiriente lo que condiciona los planes a posteriori y les da un privilegio en el siguiente escenario, el de la fusión.