Vuelo cancelado por mal tiempo: ¿qué pasa con mi dinero?

La borrasca Filomena ha obligado a cerrar el aeropuerto de Barajas en Madrid.

llegadFinalmente la nevada caída este viernes en Madrid por el paso de la borrasca Filomena ha obligado a paralizar la actividad en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. La decisión se ha tomado en torno a las 21:15 horas tras un día de incertidumbre y poco después de que se empezase a aplicar el procedimiento de desvíos de vuelos.

La idea, según han explicado a EFE fuentes del gestor aeroportuario, es poder trabajar en la limpieza de las pistas del aeropuerto afectadas por la nieve para volver a operar tan pronto como mejoren las condiciones meteorológicas. Mientras no llega ese momento, muchos usuarios se han quedado compuestos y sin vuelo y otros tantos miran con cierta incertidumbre el billete que tienen para este fin de semana. ¿Qué pasa si al final no sale el avión? ¿Se puede recuperar el dinero por inclemencias meteorológicas? ¿Se puede pedir indemnización?

La meteorología adversa es considerada como una circunstancia extraordinaria “que no hubiera podido evitarse incluso si se hubieran tomado todas las medidas razonables” como recoge el Reglamento Europeo 261/2004. Por este motivo, las aerolíneas no se tienen que responsabilizar de los retrasos o cancelaciones por inclemencias meteorológicas y de ahí que sus obligaciones cambien.

Tus derechos como pasajero

Según se explica en reclama.es, esto se traduce en que si un vuelo se retrasa o se cancela por una nevada intensa, como la vivida este viernes Madrid, la compañía no tiene que pagar una indemnización directa al pasajero. La situación excede su capacidad de operar por lo que no se le pueden imputar faltas. No sólo no es la responsable sino que también se ve afectada económicamente.

El dinero no se recupera inicialmente, pero la compañía tiene una serie de obligaciones con su cliente. Tiene que responsabilizarse de los gastos derivados por el retraso o cancelación como comidas o el hotel si el retraso implica viajar al día siguiente y pasar la noche fuera de casa. La compensación puede pedirse cuando el retraso sea superior a 180 minutos.

En caso de cancelación, como las que se están produciendo en los vuelos con salida o llegada al aeropuerto de Madrid, la compañía debe ofrecer un transporte alternativo para que el pasajero pueda llegar al destino final sin gastos adicionales.

El reembolso del billete

El medio no tienen por qué ser un avión y ahí es cuando el pasajero puede recibir un reembolso. Si el cliente no acepta la alternativa propuesta —tren, autobús...—, puede pedirle a ésta que le reembolse el billete de avión que ha pagado y finalmente no ha utilizado.

La otra circunstancia ante la que se puede solicitar un reembolso íntegro del billete es un retraso de más de cinco horas por causas meteorológicas. “El pasajero tiene derecho a ser compensado con el reembolso del precio del billete, sobre todo si el viaje ya no tiene sentido (podemos llegar tarde a un concierto, reunión de trabajo o acontecimiento familiar), o con un viaje en transporte alternativo lo más rápido posible a su destino o en fecha posterior”, explican en Intermundial.

Si el vuelo tiene escala, se puede solicitar a la compañía que nos proporcione el traslado al punto de partida del viaje. Si la aerolínea nos compensa con un vuelo con destino a otro aeropuerto, debe costear el traslado al otro.

La capital, ante la mayor nevada en décadas