Argentina defiende ante el Gobierno de Milei su fibra sensible: la educación pública

Argentina defiende ante el Gobierno de Milei su fibra sensible: la educación pública

Decenas de miles de estudiantes, docentes, personal universitario y representantes de la política y el sindicalismo se manifiestan en defensa de la universidad pública.

Manifestación en Buenos Aires que ha salido a la calle para defender la educación pública en ArgentinaJuan Ignacio Roncoroni

La sociedad argentina defendió este martes uno de esos ejes que la vertebran, una fibra sensible como la educación pública, ante las políticas de ajuste del Gobierno del libertario Javier Milei, que, además de aplicarle su conocida 'motosierra', la considera un "nido de adoctrinamiento".

Varios cientos de miles de ciudadanos -estudiantes, docentes, personal universitario, además de sindicatos, políticos y organizaciones sociales- se manifestaron en la Marcha Federal Universitaria por las calles de todo el país en defensa de la educación superior pública y contra las políticas del Ejecutivo en ese ámbito.

Aunque el Ministerio de Capital Humano anunció a última hora del lunes lo que, días atrás, presentó como acuerdo alcanzado con el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), el depósito de 10.075 millones de pesos (unos 11 millones de dólares al tipo de cambio oficial actual) por el 100 % de los gastos de funcionamiento de las universidades nacionales, la marcha siguió adelante.

Según el Ministerio de Seguridad, solo en la Plaza de Mayo, donde concluyó la marcha de Buenos Aires, que transcurrió entre el Congreso y la Casa Rosada (sede del Gobierno), se concentraron entre 100.000 y 150.000 personas. Pero la cantidad de gente entre la Avenida de Mayo, la 9 de Julio y las calles aledañas podría elevar ese número a cerca del medio millón de manifestantes.

"Orgullosos hijos"

Argentina promulgó en 1884, bajo la Presidencia de Julio Argentino Roca, la Ley 1420 de educación común, gratuita y obligatoria, base del actual sistema educativo nacional, que incluye la gratuidad hasta la educación superior (universitaria) y alcanza a los extranjeros.

"Somos orgullosos hijos de la universidad pública argentina", proclamó la presidenta de la Federación Universitaria Argentina (FUA), Piera Fernández de Piccoli, en su discurso al término de la marcha de Buenos Aires.

La dirigente universitaria afirmó que "la educación es un derecho humano fundamental, porque se impone sobre el ingrato azar de la desigualdad" y consideró el actual como "un período crítico como consecuencia de las políticas del Gobierno nacional".

En su discurso, reclamó la actualización de salarios y gastos de funcionamiento porque, dijo, la universidad pública se encuentra "en marzo de 2024 con valores de septiembre de 2022"; también la mejora de los jubilados y la restitución del Fondo Nacional de Incentivo Docente (FONID).

La clase política

Aunque la convocatoria fue hecha desde la sociedad civil, varios referentes políticos no quisieron faltar a la convocatoria.

Entre los asistentes a la manifestación de Buenos Aires se encontraron el gobernador peronista de la provincia homónima, Axel Kicillof; el exministro de Economía y adversario de Milei en las últimas elecciones presidenciales, Sergio Massa; y el presidente del radicalismo, el senador Martín Lousteau.

Antes de la marcha, expresó su apoyo el exalcalde de Buenos Aires y cofundador del partido Propuesta Republicana (centroderecha) Horacio Rodríguez Larreta; y desde un balcón cercano al Congreso saludó a los manifestantes la expresidenta argentina Cristina Fernández, quien agitó en su mano una prenda universitaria.

Pero, sin duda, fue un evento de la sociedad argentina, que se movilizó en paz y sin altercados, como reconocieron las propias autoridades de Seguridad al canal de televisión Todo Noticias (TN).

A los actos de Buenos Aires acudieron representantes de la Universidad de Buenos Aires (UBA), una de las más importantes de Latinoamérica, y de otros centros educativos de la capital, incluidos algunos privados.

En Córdoba (centro), centro estudiantil por excelencia y hogar de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) -la más antigua del país y una de las primeras de América Latina, fundada en 1613-, se movilizaron unas 30.000 personas.

Con una larga historia de reivindicaciones estudiantiles, la ciudad apodada 'la Docta' fue el escenario del 'Cordobazo' en 1969, una de las mayores movilizaciones universitarias latinoamericanas en el marco de las protestas globales de finales de la década de los sesenta, que fue duramente reprimida por la dictadura que entonces detentaba el poder (1966-1973).

La fuerza de nuestro futbol
Un proyecto de Santander

Durante el día, también hubo movilizaciones en las provincias de Santa Fe, Mendoza, Entre Ríos, Río Negro, Neuquén, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Misiones, San Juan, San Luis, Santiago del Estero, Catamarca y Chubut.