BLOGS
06/10/2012 10:08 CEST | Actualizado 11/12/2014 12:10 CET

Marketing, café y bicicletas

Si la bicicleta es retratada en el arte o es utilizada como reclamo publicitario ¿No dirá algo más que cada vez existan más cafeterías que utilizan la bicicleta como tema central de su café y/o incluyen un taller en ellas?

Hace poco leía un artículo en el periódico inglés The Guardian en el que se hacía eco de la relevancia que está tomando el uso de la bicicleta en la conciencia ciudadana. "Se puede afirmar que algo ha capturado la imaginación del público cuando este objeto aparece en el arte" decía el artículo. Pero no solamente eso, sino que también explica cómo la bicicleta se está utilizando cada vez más como logotipo (léase como estrategia de marketing) en distintos tipos de negocio cuyos productos o servicios poco tienen que ver con ella.

Sin embargo, yo iría un paso más allá. Y es que si la bicicleta es retratada en el arte o es utilizada como reclamo publicitario ¿No dirá algo más que cada vez existan más cafeterías que utilizan la bicicleta como tema central de su café y/o incluyen un taller en ellas? ¿No pensáis que si existen sitios así estamos cada vez más ante un estilo de vida que ha venido para marcar nuestra época y estilo de vida?

Lock7 Cycle Cafe. Foto: (c) Sean Comiskey.

Y como prueba de ello, el café del que os hablaré hoy no es el primero que me he encontrado, pero sí es uno de los más bonitos que he visto en Londres. Además, está situado en uno de los barrios más de moda de la ciudad, Hackney y muy cerca de un canal, por lo que es ideal para aquellos que lleguen o vayan a dar un paseo bordeando el canal y decidan hacer un alto en el camino.

Lock7 Cycle Cafe. Foto: (c) Sean Comiskey.

El café se llama Lock 7 Cycle Café y al llegar me encontré con unas 50 bicicletas aparcadas en la puerta, por lo que le pregunté al chico que estaba en la entrada y que trabajaba allí que si el café también ofrecían un servicio de alquiler de bicis... No sé si es que mi pregunta le pareció muy de corta, obvia o yo qué sé, pero con su acento british, sin mirarme a la cara y la bordería digna de un parisino se dignó a contestarme y me dijo que no, que eso eran bicicletas que habían sido reparadas y estaban esperando a que sus dueños las fuesen a recoger. Bastante impresionante teniendo en cuenta de que no hablamos de una tienda de bicicletas, sino de un café-taller.

Lock7 Cycle Cafe. Foto: (c) Sean Comiskey.

Como cuentan en su página web, el café fue inaugurado en 2007 y la idea surgió tras un viaje inspirador de los dueños a Copenhague, que les hizo querer vender bicicletas más "bellas e interesantes". Y aquí un dato importante para los emprendedores españoles, y es que ninguno de sus fundadores tenían experiencia previa en llevar un negocio ni sabían mucho del negocio de las bicicletas, aparte del hecho de que no eran grandes fans de la manera en que les trataban en la mayoría de las tiendas de bicicletas de alrededor.

Lock7 Cycle Cafe. Foto: (c) Sean Comiskey.

Y no es únicamente taller, sino también tienda de "complementos para la bici" venden cascos de todas las formas y colores, ruedas, los ya míticos asientos Brooks, candados o timbres... La verdad es que tenían de todo. Y también cafetería, claro. Con cafés a precios estándar londinenses (unas dos libras dependiendo del café), smoothies por 3,50, pasteles y bollería casera, lasaña vegetal, patata asada, wraps o sandwiches aptos para vegetarianos...

Si duda, un sitio del que inspirarse.