BLOGS
24/01/2013 10:09 CET | Actualizado 25/03/2013 10:12 CET

El lobo ibérico: ¿problema o recurso?

En los últimos años, la lucha por proteger el lobo ibérico ha sido intensa y constante. Multitud de programas de cría en cautividad, control y monitorización de individuos... aunque no por ello muchos ganaderos han dejado de poner trampas mortales a estos animales para "evitar" que atacasen a sus rebaños.

Todos conocemos y hemos oído alguna vez las historias en las que el lobo es una animal fiero, sin escrúpulos, asesino, que mata al ganado y es incluso un peligro para las personas. Desde tiempos pretéritos, el lobo ha sido una alimaña que había que erradicar de los bosques y las estepas, hacerlo desaparecer para vivir con tranquilidad.

Este animal extendido por buena parte del Hemisferio Norte ha visto por desgracia mermada su población debido a la caza que se le ha dado. En EEUU la creación del Parque Nacional de Yellowstone supuso un antes y un después en la protección de este mamífero, ya que pasó a tener una protección nunca antes imaginada, y pasó de verse como un problema a verse como un elemento más de los ecosistemas, un elemento más de la biodiversidad y que era necesario mantener.

En España la especie Canis lupus signatus (Lobo ibérico) ha estado amenazada y prácticamente extinta hasta los años 60 y 70 cuando la labor del naturalista Félix Rodríguez de la Fuente transmitió a la sociedad española la necesidad de proteger esta especie como a cualquier otro animal; el lobo dejaba de ser un monstruo y comenzaba a ser contemplado como una especie más que proteger y cuidar.

Lobos ibéricos. Foto: Juan José González Vega (GNU/CC)/ Wikipedia.

En los últimos años, la lucha por proteger el lobo ibérico ha sido intensa y constante. Se han puesto en marcha multitud de programas de cría en cautividad, control y monitorización de individuos... aunque muchos ganaderos no han dejado de poner trampas mortales a estos animales para "evitar" que ataquen a sus rebaños. En otras ocasiones se ha descubierto que muchas muertes atribuidas al lobo eran falsas y se hacían simplemente para cobrar subvenciones de la Unión Europea.

El pasado verano una loba apodada Marley fue abatida en el Parque Nacional Picos de Europa, lo que supuso un duro golpe para todos los programas y políticas de protección, ya que se había matado un ejemplar de un estudio científico, y se había dejado la puerta abierta a que cazar en un Parque Nacional fuera posible. Este evento suscitó un gran descontento entre naturalistas, científicos, etc, que en pocas semanas crearon la primera plataforma ciudadana en defensa del Lobo ibérico impulsada por el naturalista, director del Biodiario de La 2 de TVE, Luis Miguel Domínguez además de otros tantos ciudadanos preocupados por la defensa de la naturaleza. En twitter crearon la cuenta @Lobo_Marley, que tomó su nombre en honor a la loba abatida.

Este miércoles 23 de enero Ecologistas en Acción denunció que otro ejemplar había sido matado a tiros en Picos de Europa, pero esta vez en la zona de Castilla y León y por personal de la propia Junta sin que el Parque Nacional tuviera ninguna información al respecto. Asociaciones, medios de comunicación y redes sociales se están haciendo eco del problema que supone la pérdida del lobo. Tanto es así que el domingo 20 de enero el hashtag #LoboVivo se convirtió en Trending Topic en Twitter.

Actualmente sigue existiendo una gran dualidad entre naturalistas y científicos que defienden el lobo en nuestros bosques y en nuestro mundo rural y de los ganaderos que impulsan la captura de estos. Pese a ello, algunas soluciones serían tan sencillas como mantener a los rebaños vigilados por perros. Tampoco debemos olvidar que este animal se sigue demonizando y haciendo culpable de muertes de ganado que no provoca, sólo para cobrar subvenciones.

Lo cierto es que el lobo, al igual que el lince ibérico, el oso pardo u otros animales que rozan la extinción y que deben ser protegidos, podría convertirse en un recurso turístico, en un sello de calidad de nuestros espacios naturales y donde todos los ciudadanos puedan disfrutar de la naturaleza contemplando a este animal. Debemos conseguir como único país en el que está presente el lobo ibérico que este animal tenga tanta protección como en EEUU y que sea un elemento más a disfrutar y observar por todos, ya que la biodiversidad es una parte de nosotros y de nuestro patrimonio. Somos afortunados al contar con esta especie, única en nuestro territorio. De seguir así, sin embargo, la perderemos por completo.