BLOGS
11/04/2018 07:22 CEST | Actualizado 11/04/2018 07:22 CEST

5 claves para llevarte bien con tu familia política

Getty Images

Los desencuentros en la familia política

Podemos elegir a nuestra pareja, pero no a los familiares de esta. En determinadas ocasiones la familia de nuestra pareja pueden llegar a ser un problema en la relación, incluso se puede dar el extremo de causar la ruptura de la relación.

Hay un pensamiento que expresamos verbalmente con relativa frecuencia "yo no me comprometí con tu familia, sino contigo". Pero debemos tener en cuenta que cuando iniciamos una relación de pareja de algún modo también nos comprometemos con el entorno social que le rodea, donde está incluida la familia política. Lo que es importante es considerar que no estamos obligados a congeniar con la familia de nuestra pareja, pero sí a tratar de mantener una relación cordial y respetuosa.

Suele ser más común el conflicto entre nueras y suegras

Según un estudio realizado a más de 2.000 mujeres por portal Netmums, una de cada cuatro nueras afirma no tener buena relación con su suegra. Entre las causas que más esgrimen son:

  • la intromisión en la educación de los hijos
  • y la crítica constante hacia la relación que mantienen con sus maridos.

Podríamos decir que en una parte muy significativa de los casos el conflicto suegra/nuera se desencadenan cuando una de las partes considera que se ha invadido su terreno. En general parece que con más frecuencia aparecen estos temores en las suegras.

Las madres pueden llegar a imaginar cómo será su futura nuera, cuando la realidad no coincide exactamente con esa imagen, suelen desencadenar emociones negativas que llegan a distorsionar la imagen de la nuera, produciendo grandes problemas familiares.

Por otro lado, las nueras, pueden llegar a tener muy presente la relación maternal que une a su pareja con su madre, y podrían llegar a temer el no poder alcanzar una vinculación igual de estrecha con sus parejas.

Tiene algo que ver el perfeccionismo, el sentirse apreciado o no y la falta de autoestima

El perfeccionismo es una combinación de tres elementos:

  • tener expectativas excesivamente elevadas;
  • la tendencia a tener el pensamiento de todo-o-nada cuando se evalúan las acciones de uno y de los demás
  • y por último una tendencia a centrarse en defectos y errores nimios, más que en el avance y el logro en su conjunto.

Esto lleva al perfeccionista a considerar cualquier logro menos que perfecto como un fracaso que es personalizado, de modo que tanto la tarea como la persona se convierten en fracasos. Un modo común en el cual se expresa esto es la costumbre de decir "pero".

La necesidad de sentirse apreciado continuamente está muy relacionada con autoestima baja. Una persona con esta característica depende de los demás para sentirse bien. Esto genera un miedo al rechazo, que se traduce en una gran sensibilidad a la crítica y en la dificultad para decir "no" ante las exigencias de los demás.

El tipo de convivencia Influye

En las relaciones familiares sean políticas o no, el que tengamos una mala o buena relación depende de varios elementos, porque cada persona y cada familia tiene su propia idiosincrasia. Lo que sin duda es verdad es que la cercanía aumenta la probabilidad de que se produzcan roces y por tanto conflictos. No es lo mismo tener la residencia a muchos kilómetros de los suegros que tener que compartir la misma vivienda o estar a poca distancia.

Los conflictos más comunes

  • La suegra puede llegar a sentir que su nuera intenta romper el vínculo madre-hijo y arrebatarle el afecto de su hijo. Se puede llegar a establecer que la suegra llegue a pensar erróneamente: "mi hijo ya no pasa tanto tiempo conmigo esto quiere decir que ya no me quiere ".

  • La nuera por otra parte puede sentirse amenazada por la influencia de la suegra en su pareja.

Es posible llevarnos bien con la familia política

Existen muchos casos en los que la convivencia pacífica y en armonía es posible. Hay nueras y suegras que encuentran en sus suegras o nueras un apoyo emocional incondicional. La relación de pareja debe estar lo suficientemente consolidad para no dejar que las familias se entrometan en las decisiones y la vida de pareja.

5 Claves para que te puedas llevar mejor con tu familia politica

  • Pon límites

Deberías establecer límites claros. Saber qué es lo que puedes aceptar y lo que no de la familia de tu pareja.

  • No obligues a elegir

No pongas a tu pareja "entre la espada y la pared", obligándolo a decidir entre su familia o tú. Todos tenemos derecho a mantener nuestros vínculos familiares.

  • Empatiza

Ponte en el lugar de tu pareja. Haz con su familia lo que te gustaría que hiciera con la tuya. Ten en cuenta que tú también estuviste en la situación de la nuera en el pasado o que lo estarás en el de la suegra en un futuro, cuando tengas hijos. Trata de recordar cómo te gustaba que te tratasen entonces o imagina cómo te gustaría que lo hiciesen contigo.

  • No compitas

Aprende de la otra persona (suegra o nuera) y descubre nuevas maneras hacer las cosas. Hay que priorizar el bienestar de la persona a la que ambas quereis lo mejor que podéis hacer es mantener como mínimo una relación respetuosa y cordial.

  • Se respetuosa

Por muy tensas que se pongan las cosas, si queréis que vuestra relación no sea un infierno, procurar no perder los nervios con facilidad. Tratad de solucionar vuestros problemas cediendo ambos y llegando acuerdos, si no es posible sería bueno que mantengáis una actitud de respeto mutua.

¿Te llevas bien con tu familia política? ¿Cómo lo haces?

www.rizaldos.com

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blogs