BLOGS
01/09/2014 20:38 CEST | Actualizado 01/11/2014 10:12 CET

La "encrucijada" artística de los Neandertales

El descubrimiento de un grabado realizado hace 42.000 años por los Neandertales en la cueva de Gorham, en Gibraltar, diluye las fronteras de la cognición simbólica entre sapiens y neandertales. Es la primera expresión abstracta que se ha encontrado de estos humanos, y demuestra su inteligencia.

Son cruces, rayas cruzadas grabadas sobre una roca dentro de la cueva de Gorham, en Gibraltar. Una obra gráfica sin ninguna utilidad evidente que, según los responsables de este yacimiento, fue realizada por una especie distinta a la nuestra: los Neandertales. Sería la primera expresión abstracta que se ha encontrado de estos humanos, después de que no quedara nada claro que los sencillos dibujos hallados en la cueva de El Castillo (en 2012), de hace 40.000 años, fueran obra suya o que usaran conchas para adornarse, como se publicó en 2010.

"Este hallazgo significa, sin ninguna duda, que no tenemos una superioridad cognitiva, que los Neandertales eran seres inteligentes pero se extinguieron. Es algo sobre lo que debemos reflexionar, como también debemos repensar las hipótesis de que les desplazamos. Nada es tan simple. Este descubrimiento nos dice que la diversidad entre unos y otros es más cultural que biológica", argumenta Clive Finlayson a este Laboratorio para Sapiens desde Gibraltar.

Y es que en Gorham, el yacimiento cuyo proyecto de investigación dirige desde hace años, han encontrado un grabado que vuelve a poner en la palestra el asunto de si los neandertales eran o no artistas, si tenían un pensamiento simbólico parecido al nuestro o no. Y lo hace pocos días después de que otro trabajo, publicado en Nature, concluyera que el mundo Neandertal dejó de existir hace entre 39.000 y 40.000 años (en Gorham prolongan esas fechas hasta hace 28.000 años), dejando entrever que ambas especies tuvieron ocasión de encontrarse durante 5.000 años, aunque no se sabe.

Grabado Neandertal en la cueva de Gorham

Pero aún con todo, el grabado de Gibraltar es más antiguo que las pinturas de El Castillo. "Imposible que lo hicieran los 'sapiens' porque no llegaron a Gibraltar en esas fechas y de hecho no hay ni rastro de ellos. Como no se teletransportaran...", comenta el investigador.

Fue el arqueólogo Francisco de Giles, de Puerto de Santa María (Cádiz) el primero en dar a Finlayson la voz de alarma, después acabar de excavar una capa de sedimentos, en 2012, en la que ya habían datado herramientas musterienses de hace 38.000 años (los datos obtenidos por radiocarbono dan una antigüedad al nivel de entre 38.000 y 30.500 años). Los trazos, afirman, serían anteriores en varios miles de años a esas fechas, como han confirmado con análisis geoquímicos que publican esta semana en la revista PNAS. "Podrían tener unos 42.000 años, aplicando la nueva metodología, que envejece los hallazgos", me cuenta Finlayson.

En el artículo describen cómo en la capa justamente superior a las misteriosas líneas, situadas en lo que llaman Nivel IV, había casi 300 utensilios de piedra musterienses, la tecnología que usaban los neandertales. Estaban en los 40 centímetros de sedimento que retiraron sobre el dibujo, intacto, sin ningún tipo de alteración o posible mezcla de objetos con capas más recientes. "El grabado está situado sobre la roca madre, en un lugar al fondo de la cueva en el que entraba poca luz y donde se supone que se protegían del frío y los animales. Allí tendrían tiempo libre para idear estas cosas", especula el paleontólogo.

En concreto, se encuentra en una zona plana, en el centro de una plataforma natural de piedra de un metro cuadrado, justo donde la cueva tiene un giro de 90º. "¿Acaso podría ser un mapa?", se pregunta el investigador. Pero es una pregunta sin respuesta. Si se sabe que cubre unos 300 centímetros cuadrados, que son ocho líneas grabadas profundamente, cruzadas oblicuamente por otros dos grupos de tres líneas y otras dos más finas y que han tardado dos años en estudiarlas para tener todo "bien atado" antes de su publicación y su presentación, el miércoles 3 de septiembre, en Congreso Mundial de Arqueología que tiene lugar en Burgos, organizado por la Fundación Atapuerca.

Entre otras cosas, debían descartar que fueran rayajos hechos accidentalmente al cortar carne o al tratar la piel de los animales y, para ello, realizaron análisis microscópicos y morfométricos, experimentos y recreaciones en 3D. Al final, la única forma que han encontrado de hacer rayas de entre dos y cuatro milímetros de profundidad es pasar repetidamente la punta de una herramienta por el mismo sitio. De hecho, según sus experimentos, los Neandertales tuvieron que dar un mínimo de 54 golpes para grabar las líneas más gruesas y entre cuatro y 30 para las finas. ¿Para qué tomarse tanto trabajo?

Entrada a la cueva de Gorham

Los investigadores de Gorham insisten en que, hace 39.000 años, no sólo no hay constancia de que hubieran llegado los 'sapiens' al sur de la Península, sino que tampoco se ha localizado arte rupestre de nuestra especie en Europa: el más antiguo tiene unos 35.000 años (en Suavia). "Este es un argumento contra la posibilidad de que los neandertales diseñaran estas obras bajo la influencia cultural de los 'sapiens', más bien sugiere que fue una invención independiente", indican en PNAS.

Y añaden: "Es el primer grabado realizado sin una utilidad evidente. Hasta ahora, el pensamiento simbólico de los homínidos europeos anteriores a los Homo sapiens se ha deducido de sus rituales de enterramiento, de las conchas marinas perforadas y pintadas, de las marcas que dejan la extraccion de plumas o de la alteración de las garras de pájaros. Este grabado de Gorham representa un diseño deliberado concebido para ser visto por el artista neandertal que lo hizo y, dado su tamaño y su ubicación, también por los demás que habitaban en la cueva, de lo que se deduce que la capacidad de pensamiento es ha sido exclusiva delHomo sapiens".

Clive Finlayson está convencido de que encontrarán más: "Lo hemos encontrado en el pequeño espacio de un metro cuadrado que hemos excavado, pero nos queda mucha roca madre por limpiar de sedimentos, así que puede haber más. Cada vez tenemos más datos que apuntan que los neandertales eran una especie inteligente, como lo indica la explotación que hacían de las aves. Ahora ya es una realidad que no tenían una inferioridad cognitiva".

Este post se publicó originalmente en el blog de la autora Laboratorio para Sapiens.

NUEVOS TIEMPOS