INTERNACIONAL
14/08/2012 22:16 CEST | Actualizado 14/08/2012 22:16 CEST

Varios atentados suicidas coordinados dejan 41 muertos y 88 heridos en Afganistán

José Cabezas / AFP

Al menos 41 personas, la mayoría civiles, han muerto y otras 88 han resultado heridas este martes en una cadena de atentados suicidas perpetrados en el este y el norte de Afganistán, según han informado a Efe fuentes policiales del país. Es la jornada más cruenta desde que el pasado diciembre 84 civiles murieran en varios ataques contra la comunidad chií en Kabul y Mazar-i-Sharif.

El primero de los atentados ha tenido lugar en Zaranj, capital de la provincia meridional de Nimroz, alrededor de las cuatro de la tarde hora local (las una en España). Los ataques fueron tres y se sucedieron de forma coordinada, según ha informado el jefe de la policía provincial, Mohamad Musa Rasouli; tuvieron lugar junto a la sede de una emisora de radiotelevisión, en un bazar muy concurrido a esa hora, y en la entrada del principal hospital de la ciudad.

El balance provisional de víctimas es de 31 personas, 25 civiles y cuatro policías. También hay 50 civiles y diez agentes heridos. Según las autoridades afganas, estos atentados han tenido lugar después de que las fuerzas de seguridad mataran en esta misma ciudad a tres insurgentes equipados con explosivos que planeaban cometer acciones similares. También habían detenido a otros dos supuestos terroristas suicidas la noche del lunes.

Ahmad Bashir, un comerciante que fue testigo de una de las explosiones, ha declarado a Efe que muchas de las víctimas "estaban de compras para celebrar el Eid-ul-Fitr"; una festividad que esta semana marcará el fin del mes sagrado islámico de ayuno o Ramadán.

SEGUNDO ATENTADO

El segundo atentado ha tenido lugar en la ciudad de Kunduz, al norte del país. Allí, diez civiles han muerto y otros 28 han resultado heridos al explotar una bomba camuflada en una motocicleta en un mercado muy concurrido en ese momento. La explosión tuvo lugar en el distrito de Dasht-e-Archi, donde decenas de personas se habían congregado para celebrar también el fin del Ramadán.

De los heridos hay algunos en estado crítico y ya han sido trasladados al hospital, tal y como ha informado el jefe de la policía del distrito, Shikh Sadrudín.

Los talibanes recurren habitualmente a bombas colocadas en los caminos y a atentados suicidas en su lucha contra las autoridades afganas y las fuerzas internacionales, y esta primavera abogaron por lanzar un mayor número de ataques coordinados.

Las tropas de la OTAN comenzaron en julio de 2011 a retirarse gradualmente de Afganistán y a transferir la competencia de la seguridad al Ejército y Policía afganos. Este proceso debe concluir en 2014, si se cumplen los plazos previstos, y pondrá fin a la guerra afgana, que ya dura más de una década desde la invasión de EEUU y caída del régimen integrista islámico talibán a finales de 2001.

Los civiles son un colectivo muy vulnerable en la guerra afgana, que ya dura más de una década desde la invasión de EEUU y caída del régimen integrista talibán a finales de 2001. Según la ONU, en 2011 perdieron la vida 3.021 civiles a causa del conflicto, la mayor parte en acciones atribuibles a la insurgencia.

Esa cifra es la más alta desde que el organismo multilateral comenzó a registrar este tipo de datos hace cinco años