ECONOMÍA
23/10/2012 12:06 CEST | Actualizado 24/10/2012 11:23 CEST

Euskadi más allá de las elecciones: la mirada de tres empresarios vascos

RAFA RIVAS / AFP

La revista Política Exterior que dirige Darío Valcárcel publica un monográfico titulado La paz llega por fin a Euskadi en la que políticos, empresarios, periodistas, economistas e historiadores reflexionan sobre el futuro del País Vasco, un año después de que ETA anunciara el cese definitivo de la violencia, y a unos días de las elecciones del 21-O. De este número especial extraemos algunas reflexiones de los empresarios que escriben sobre los retos que afrontan en plena crisis económica.

CORPORACIÓN MONDRAGÓN

Por ejemplo, la reflexión de Txema Gisasola, presidente de la Corporación Mondragón, quien considera que el modelo cooperativo es único y supone un factor competitivo difícil de imitar o copiar. Asegura Gisasola que en plena crisis de la economía mundial, este modelo permite realizar ajustes distintos a las empresas de capital, que han sido eficaces. Mondragón es el primer grupo empresarial vasco y el séptimo de España; tiene una plantilla de más de 80.000 trabajadores.

“En 2012, año internacional de las cooperativas, La Corporación es uno de los principales grupos empresariales españoles, con plantas productivas y una red comercial global que integra en la actualidad a 281 empresas y entidades (…).

Su modelo impulsa la participación de los trabajadores en la empresa: en la propiedad (los trabajadores son socios de la empresa), en la gestión (a través de sus aportaciones para mejorar los productos, procesos y servicios); y en los resultados (en función del trabajo aportado). El poder de la cooperativa reside en su asamblea general, en la que están representados todos los socios (una persona, un voto); la escala salarial de sus trabajadores es más equitativa (de uno a seis), los mecanismos de solidaridad entre cooperativas son más fluidos; y se asumen y viven con naturalidad los principios cooperativos (libre adhesión, organización democrática, carácter subordinado del capital e intercooperación, entre otros) y los valores cooperativos (cooperación, participación, responsabilidad social e innovación). En definitiva, una organización empresarial más justa, equitativa y solidaria, que se refleja en el lema de la compañía: Humanity at work.”

SENER

Jorge Sendagorta, presidente de Sener, recuerda que cuando la compañía se fundó en Bilbao en 1956 fue la primera ingeniería creada en España. Ahora casi el 67% de su actividad (aeroespacial, civil, naval, comunicaciones, termosolares) proviene de ventas al exterior; comercializan en todo el mundo un software para diseño y construcción de buques. Sendagorta recuerda en su artículo “el alto precio del terrorismo”, y resalta que el debilitamiento de ETA no sólo ha detenido el éxodo de talento, sino que Euskadi empieza a tener capacidad de atraer a profesionales de fuera.

“El terrorismo se cobró un alto precio en Sener. Fueron muchos años de amenazas, de resistencia, de heroísmo. No en vano, éramos la ingeniería de la central nuclear de Lemóniz. Ya en 1977, cinco años antes del abandono de la construcción de la planta eléctrica, mi tío, José Manuel Sendagorta –entonces presidente de Sener- publicó en los periódicos vascos una carta abierta titulada: “En legítima defensa”. En ella recordó que sus apellidos eran Sendagorta, Aramburu, Unibaso, Gardoqui, Larrazábal, Mendieta, Uribe y Larrabe, constató su profundo amor a Eukal Herria y a continuación se afirmó igualmente como español.

El ambiente, por aquel entonces, era irrespirable en Bilbao. Valga como muestra el siguiente párrafo de dicha carta: “Desde hace meses se ha venido provocando una tensión artifical que impide la concentración requerida por el trabajo intelectual, motivando la inevitable, y por desgracia irreparable fuga de algunos de sus hombres más valiosos, porque ya se sabe que los cerebros son como los corazones, que van allí donde se les aprecia”. Durante años la empresa mantendría su actividad en un entorno casi militarizado, pero nunca titubeó en su decisión de mantener su sede y principal equipo de personas en Euskadi".

IBERDROLA

Iberdrola nació a principios del siglo pasado con Hidroeléctrica Ibérica; hoy es una multinacional cuya director general es José Luis San Pedro; la eléctrica que nació de la fusión de Hidroeléctrica Ibérica con Iberduero.

San Pedro dedica especial atención al desarrollo y transformación de la red de distribución eléctrica que puede actuar como motor de la economía de Euskadi, aunque las redes inteligentes se van a desarrollar en el resto de España, en Reino Unido, Estados Unidos y Brasil. Iberdrola genera el 2% del PIB del País Vasco y el 2% del empleo.

“El desarrollo de estas redes inteligentes en Bizkaia supone un ambicioso proyecto que convertirá esta región en una de las zonas más avanzadas del mundo en infraestructuras de redes eléctricas. En su conjunto, el proyecto supone una inversión de 60 millones en tres años y contempla por un lado, el desarrollo innovador de nuevos productos en las áreas de instalaciones eléctricas, contadores inteligentes, sistemas y comunicaciones; y, por otro, la aplicación concreta en dos entornos: Bilbao y Portugalete, donde se desarrollará la red inteligente urbana, y la comarca de Lea Artibai, donde se pondrá en marcha un plan de automatización avanzada rural”.

En La paz llega por fin a Euskadi participan además políticos como Patxi López, Íñigo Urkullu, Antonio Basagoiti, Ramón Jáuregui o Txiki Benegas, periodistas como Patxo Unzueta o José Luiz Zubizarreta, e historiadores como Juan Pablo Fusi, y economistas como Carmen Gallastegui.

APRENDE A USAR TU DINERO