NOTICIAS
18/05/2013 10:34 CEST | Actualizado 18/05/2013 13:23 CEST

La 'Angelina Jolie' española cuenta la operación en la que le extirparon los pechos

Gtres

"Mi madre murió de cáncer de mama. Más tarde, a dos de mis hermanas les diagnosticaron la enfermedad con unos meses de diferencia. La decisión estaba tomada: debía extirparme ambos pechos". Susana, nombre ficticio, se sometió con 37 años a una doble mastectomía profiláctica estando completamente sana. Como a la actriz Angelina Jolie, le detectaron una mutación en el gen BRCA1 y le comunicaron que tenía un 85% de posibilidades de desarrollar cáncer de mama u ovarios a lo largo de su vida.

No quiere dar su nombre ni aportar fotografía alguna. Quiere preservar el anonimato por sus cuatro hijos, menores de edad, a los que les dijo que la ingresaban en el hospital para operarse de las costillas. "Es muy duro saber que en cuanto cumplan 18 años tendrán que hacerse el test genético, como hemos hecho mis siete hermanos y yo. Hay que comunicárselo cuando llegue el momento, no antes", cuenta en conversación telefónica con El Huffington Post.

Susana, que ahora tiene 43 años, escuchó hablar por primera vez del test genético cuando era una veinteañera. Una de sus hermanas estudiaba Medicina y uno de sus profesores le recomendó que se practicaran la prueba todos los hermanos al enterarse de que tenían varios familiares con antecedentes de cáncer de mama. Además de su madre, una de sus abuelas y algunas tías también fallecieron a causa de la enfermedad.

"En aquel momento la seguridad social no cubría el test y en la privada costaba unas 100.000 pesetas (600 euros) por persona. No nos lo podíamos permitir y lo descartamos". Diez años más tarde a dos de sus hermanas les diagnosticaron cáncer de mama. El Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) estudió el caso y ofreció a todos los hermanos la posibilidad de hacerse la prueba.

"Nos la hicimos los siete, y a cinco nos salió positivo, incluído mi único hermano varón". Los cinco hermanos se sometieron a la cirugía y, en el caso de las mujeres, las glándulas mamarias fueron sustituidas por prótesis. "Los pechos son algo muy femenino y es muy jodido saber que los vas a perder, pero, ¿acaso teníamos opción?", se pregunta.

"Los médicos lo llaman cirugía mutilante, y es cierto, es muy radical, pero ahora tengo los pechos de una chica de 18 años. ¡Son estupendos!", presume con una carcajada. Susana se define como una persona "muy optimista", y su actitud al otro lado del teléfono lo demuestra: "Es muy duro, pero hay que mirar hacia adelante y dar gracias cada día por estar sanos".

El pasado noviembre se sometió a otra operación: le extirparon los ovarios. Era la única manera de reducir "significativamente" el riesgo de desarrollar la enfermedad. El especialista le recomendó postergarlo lo máximo posible y le aconsejó someterse a la cirugía a partir de los 40 años. Esperó; quería tener su cuatro hijo.

Las consecuencias de la menopausia precoz no le preocupan. Normalmente tras este tipo de intervención se prescriben tratamientos hormonales para postergar las consecuencias de la menopausia, pero en su caso le advirtieron de que estos fármacos podían incrementar las posibilidades de sufrir un cáncer. "Los síntomas son llevaderos y no me preocupan los más mínimo, paso de ellos. Prefiero sufrir sofocos que asumir el riesgo", explica.

Los médicos nunca le dirán que el riesgo es cero pero, al menos, Susana sabe que ha hecho todo lo que está en sus manos para evitar la enfermedad. Cada año acude a hacerse las revisiones rutinarias. Ella es un caso excepcional: a pesar de que los oncólogos señalan que hay casos en España de mujeres que se han sometido a esta cirugía estando totalmente sanas, diferentes organismos asociados a esta enfermedad no tienen conocimiento de ninguna de estas pacientes.

La decisión hecha pública esta semana por Angelina Jolie le ha supuesto una nueva inyección de vitalismo: "El único caso que conozco fuera de mi familia es el de la actriz. Es un gustazo saber que compartimos algo. Es estupendo", zanja con orgullo.

ADEMÁS

ESPACIO ECO