Política

Cospedal reclama que el 'caso Bárcenas' "se ventile con total normalidad"

Cospedal: "El acuerdo sobre el déficit será justo y equilibrado"

La cuestión no es que se conozca la verdad hasta las últimas consecuencias; que se detalle qué empresarios financiaron al PP o qué dirigentes aceptaron pagos en b. Lo importante, según ha recordado este lunes la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, es que el proceso judicial sobre los papeles de Bárcenas“se ventile con total normalidad y no tengo mucho más que añadir”.

Y, efectivamente, nada más ha vuelto a comentar sobre esta semana particularmente intensa en comparecencias —deberá declarar el presidente del Senado y otros ocho altos cargos del PP— ante el juez Ruz. Apenas el recurrente respeto al procedimiento judicial en marcha que esgrime la formación conservadora cada que vez que surge alguna cuestión relacionada con el caso del extesorero de la formación conservadora.

LEY EDUCATIVA

Mucho más prolija ha sido Cospedal en la defensa de la ley educativa aprobada el viernes pasado por el Gobierno, una luz verde recibida pese a la oposición de profesores, padres de alumnos y los propios alumnos, además de la mayoría de las formaciones políticas.

Todos los puntos aprobados por el Ejecutivo han sido respaldados por Cospedal (y, por tanto, por el PP), ya sea en la polémica sobre el idioma o sobre la asignatura de religión. Respecto al primer caso, Cospedal ha subrayado que con la reforma auspiciada por el ministro Wert “se pretende y se consigue garantizar la educación en todas las lenguas cooficiales del país. En catalán y castellano, en gallego y castellano. No entiendo en absoluto la oposición del gobierno del Generalitat, ellos tendrán que explicarla”.

En relación al hecho de que la asignatura de religión sirva ahora para hacer media, Cospedal ha señalado que, en cualquier caso, se trata de una asignatura optativa. Serán ‘mantras’ que se repetirán a partir de este miércoles, cuando el PP comience su estrategia de ruedas de prensa “por toda España” para ‘vender’ la nueva ley de educación.

“El Gobierno tiene la obligación de garantizar el cumplimiento de la ley y la obligación de los derechos de todos los estudiantes a poder estudiar en catalán y en castellano. Si la Generalitat no lo garantiza, el Gobierno tiene la obligación de hacerlO”, ha abundado.

REUNIÓN CON LOS BARONES

Durante su comparecencia posterior a la reunión del Comité de Dirección, Cospedal ha restado relevancia a las críticas de varios barones del PP respecto al objetivo de déficit de las Comunidades Autónomas. Tal y como hizo el viernes, la secretaria general del PP ha insistido en que todas las comunidades conservadoras deben ofrecer un apoyo cerrado a las decisiones del Gobierno: “En mi partido se puede opinar distinto de temas distintos, pero todos estamos de acuerdo en que es necesario una política de apoyo al Gobierno para ayudar a la recuperación de España”.

“En estos momentos el apoyo al gobierno de España para sacar de la crisis debe ser innegociable para el PP y para todos los que nos preocupemos por el futuro del país”, ha proseguido para recalcar que no ve incompatible que exista un "discurso básico nacional" en el PP y, a la vez, se expresen opiniones diversas en cuestiones como la del déficit. Así, ha asegurado al ser preguntada por las palabras del presidente extremeño, José Antonio Monago que, al pedir el apoyo de todos los barones al Gobierno central, no reclamaba que hagan declaraciones iguales "como en una secta".

En este sentido, Cospedal ha avanzado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se reunirá el próximo lunes en la sede de Génova con los barones regionales del PP —dos días antes de que Bruselas confirme la flexibilización para España del calendario para cumplir los objetivos de déficit— en una cita donde no sólo “se hablará de los cumplimientos de los objetivos de déficit”. ”Se hablará de más cosas”, ha señalado al tiempo que ha lanzado un mensaje de tranquilidad: “De ninguna manera las Comunidad Autónomas que han sido cumplidoras con el objetivo de dérficit van a verse perjudicadas, estaría bueno, de ninguna manera”.

Cospedal ha asegurado que se intentará pactar una solución que agrade a todos los responsables autonómicos, “que concite el mayor número de adhesiones posibles” y ha avanzado que los parámetros que decida el Gobierno para repartir el objetivo de déficit autonómico serán "equilibrados" y "justos. Lo que sí se tiene claro es lo que se intentará evitar: “No queremos el actual modelo, que fue pactado entre el PSOE, CiU y ERC”.