INTERNACIONAL
13/06/2013 14:13 CEST | Actualizado 13/08/2013 11:12 CEST

La austeridad pone en riesgo la salud de los españoles y el futuro del sistema sanitario, según un estudio

Gtres

La cura de adelgazamiento va camino de matar al paciente. Los recortes del gasto público, que el Gobierno justifica pensando en el bienestar futuro, cuestan vidas. Un nuevo estudio publicado este jueves alerta de que la austeridad podría conducir al desmantelamiento de grandes partes del sistema sanitario y a un daño significativo en la salud de la población.

Los investigadores que analizaron la situación advirtieron de que si no se hace nada para revertir la tendencia, el país se arriesga a caer en una espiral de problemas sanitarios que podrían aumentar las enfermedades infecciosas como la tuberculosis y el virus que causa el sida.

El estudio, publicado en British medical Journal, contó con entrevistas con 34 médicos y enfermeras de Cataluña. Las conclusiones destacan un aumento de las depresiones, trastornos relacionados con el alcohol y suicidios en España desde que comenzó la crisis económica y aumentó el desempleo. El aumento de la tuberculosis y el contagio del VIH, el virus del sida, son parte de los riesgos.

"Durante cinco años, las políticas para hacer frente a la crisis financiera se han centrado casi por completo en indicadores económicos", dijo Martin McKee, profesor de Salud Pública Europea en la London School of Hygiene & Tropical Medicine (LSHTM), que codirigió el estudio.

"Nuestro documento arroja luz sobre la carga de sufrimiento humano que ha seguido a estas políticas", agregó.

Los recortes en el presupuesto nacional de casi el 14% en 2012 se han sumado a la reducción de un 10% del tramo autonómico. Los profesionales reconocen estar "conmocionados" y "desilusionados", y algunos expresaron que temen que "los recortes van a matar gente", según los investigadores.

"Si no se aplican medidas de corrección, esto podría empeorar con el riesgo de aumentos en el VIH y la tuberculosis - como hemos visto en Grecia donde los servicios sanitarios han tenido fuertes recortes - así como del riesgo de un aumento de la resistencia a los medicamentos y la difusión de enfermedades", dijo Helena Legido-Quigley, profesora de Salud Mundial en la LSHTM, que trabajó con McKee.

OTROS ESTUDIOS INCIDEN EN LA MISMA LÍNEA

Los hallazgos en España coinciden con otros estudios en Europa y Norteamérica que hallaron que los recortes presupuestarios han tenido un efecto devastador en la salud, aumentando los suicidios, depresiones y enfermedades infecciosas y reduciendo el acceso a medicinas y cuidados. Uno de ellos fue publicado por The Lancet.

En un libro publicado en abril, los investigadores dijeron que se habían diagnosticado alrededor de 10.000 suicidios y un millón de casos de depresión durante lo que llamaron la "gran recesión" y las medidas de austeridad que llegaron con ella en Europa y Norteamérica.

El estudio del BMJ destacó que España ya tenía uno de los gastos públicos más bajos en su sistema sanitario dentro de la Unión Europea en relación con el PIB. Dijo que los recortes planeados en los fondos para dependencia dedicados a ancianos y discapacitados este año pondrían incluso en más riesgo a estas personas vulnerables.

Otros cambios incluyen la exclusión de inmigrantes ilegales de los servicios sanitarios gratuitos y el pago por parte de los pacientes de tratamientos extra como medicamentos, prótesis o ambulancias.

En Madrid y Cataluña, los recortes han llevado a un plan para privatizar hospitales y centros de salud, mayores tiempos de espera, recortes en los servicios de urgencias y menos procedimientos quirúrgicos, según los investigadores.