POLÍTICA
20/08/2013 18:38 CEST | Actualizado 20/10/2013 11:12 CEST

NNGG expedienta a los miembros que posaron con símbolos fascistas (FOTOS)

Nuevas Generaciones del Partido Popular ha abierto un expediente informativo a los miembros de la formación juvenil que se fotografiaron exhibiendo símbolos fascistas y preconstitucionales, según informaron a Europa Press fuentes del PP. Hasta el momento han identificado a cuatro de ellos.

En los últimos días se han publicado diversas fotografías que muestran a jóvenes del PP realizando saludos fascistas, como la de un miembro de NNGG de Gandia, una imagen que se suma a las del dirigente de Xàtiva que posó con una bandera con símbolos racistas, al artículo del Capitán España en el libro de fiestas de Bétera y a la de una concejal del PP de Canals posando junto a la bandera franquista.

El expediente informativo se aplica a los posibles casos que puedan suponer una "actuación contraria al ordenamiento jurídico o vayan contra los estatutos de la organización NNGG". El siguiente paso consistirá en reunir el Comité de Derechos y Garantías, estudiar caso a caso y adoptar una decisión, que podría ir desde la expulsión temporal a la definitiva dependiendo del caso concreto.

El PP asegura que todos han pedido perdón e incluso hay algún caso que, cuando se hicieron las fotografías, no estaban afiliados a la organización juvenil Nuevas Generaciones.

Fuentes del PP aseguran que "desde NNGG quieren dejar claro que estos sucesos son individuales y aislados no son motivo suficiente para desprestigiar la organización, ni para atacar a los afiliados".

ESTUDIAN DENUNCIARLES

La Unión Progresista de Fiscales (UPF) estudia denunciar estos casos para advertir de que el "auge" de estos comportamientos "no son una cosa trivial", según ha informado a Europa Press el presidente de esta organización, Álvaro García.

García, que ha explicado que la decisión la adoptará la comisión ejecutiva de UPF en su reunión a principios de septiembre, "ante la inactividad de aquellos a quienes corresponde", ha apuntado que se trata de una "acción simbólica" para denunciar el "auge" de este tipo de acciones en España