NOTICIAS
02/09/2013 12:22 CEST | Actualizado 02/09/2013 12:22 CEST

'Kaká' deja el Real Madrid y ficha por el Milan

AFP

'Kaká' vuelve a San Siro. El jugador brasileño deja el Real Madrid y se integrará de nuevo en las filas del AC Milan, club del que se fue en el verano de 2009.

"Estará hoy en Milán, y no harán falta muchas palabras, bastará un abrazo. Todo en nuestra casa volverá a ser como antes", afirma el equipo italiano en un comunicado en donde no se detallan ni las cifras del traspaso ni las temporadas que firmará el jugador.

La noticia saltó cuando Kaká pidió su marcha públicamente después del Trofeo Teresa Herrera el pasado jueves. "Me gustaría salir. El club me ayudará a buscar una solución para mi salida. Las cosas aquí están muy difíciles para mí. Cada vez hay menos espacio y el club lo sabe, lo hemos hablado. Yo siempre estoy disponible, pero eso no quiere decir que esté satisfecho", indicó en Riazor.

"El club está hablando con mi padre. Ahora no puedo volver a Brasil. Hablé con Ancelotti, lo saben todos y todos están más o menos de acuerdo. Es lo mejor para mí y para el club", concluyó mandando un mensaje claro a Florentino Pérez, quien desde ese momento se puso a trabajar.

BILLETE DE VUELTA

Las palabras de Kaka tampoco pasaron desapercibidas en Milán y fue el propio dirigente 'rossonero' Adriano Galliani quien viajó hasta Madrid el pasado fin de semana para negociar la vuelta del jugador. "Hemos llegado a un acuerdo entre los clubes para que Kaká juegue este año en el Milan", reconoció a su salida del Bernabéu.

Así, 'Kaká' emprende el viaje de vuelta que inició en julio de 2009 desde el equipo lombardo, en donde conquistó el Balón de Oro, y que le hizo llegar al Real Madrid tras un desembolso de 67 millones de euros. Sin embargo, el brasileño nunca llegó a brillar al nivel que lo hizo como 'rossonero'.

El paso de 'Kaká' por el conjunto blanco ha estado marcado por sus continuos altibajos, tanto físicos como deportivos. El brasileño no ha terminado nunca de asentarse en el equipo titular, y sus continuas lesiones tampoco le permitieron mostrar su juego con regularidad.

Una operación de rodilla en el verano de 2010, después de disputar el Mundial de Sudáfrica con Brasil, fue el inicio unas rachas de lesiones que cortaron la proyección estelar del atacante, que no se acercó al nivel deseado ni con Manuel Pellegrini ni con José Mourinho y que espera que en su retorno al Milan pueda hacerlo para optar a jugar la cita de Brasil del año que viene.

NUEVOS TIEMPOS