INTERNACIONAL
27/09/2013 13:22 CEST | Actualizado 27/09/2013 14:41 CEST

Abdul Yusuf Haji: el héroe del asalto al centro comercial Westgate de Nairobi (FOTOS)

Se llama Abdul Yusuf Haji y es, desde hace casi una semana, un héroe nacional en Kenia. Su nombre ha dado la vuelta al mundo debido a una fotografía en la que aparece salvando a una niña estadounidense de cuatro años durante el asalto al centro comercial de Nairobi en el que murieron 72 personas.

Haji, hijo del exministro de Defensa Yusuf Haji, no estaba dentro del establecimiento cuando se produjo el ataque, reivindicado por la milicia fundamentalista somalí Al Shabab. Su hermano, que sí se encontraba en ese momento en el Centro Comercial Westgate, le envió un mensaje pidiendo ayuda y él acudió el lugar.

Haji ha relatado en la televisión de Kenia cómo fue su experiencia de formar un grupo de civiles armados que trataron de protegerse unos a otros junto a trabajadores de la Cruz Roja. Todos ellos lograron sacar a decenas de mujeres y niños desde el centro comercial a un punto seguro, según explica el diario británico The Guardian.

En el periódico The Telegraph, Katherine Walton, la madre de la niña que aparece en la famosa fotografía, relata que su hija quedó atrapada por una "lluvia de fuego cruzado": "Estábamos en el supermercado cuando escuchamos una explosión. Agarré a las niñas y empecé a correr. Nos refugiamos tras una mesa de promoción. Allí podía ver las balas golpeando cerca y gritos por todas partes".

"NOS DIO VALOR A TODOS"

Haji relató en la televisión que, mientras iba de tienda en tienda en busca de supervivientes, se dio cuenta de que Walton estaba escondida detrás de una mesa. "Le pregunté si podía venir hacia nosotros. Y fue cuando nos dijo que tenía a sus hijos junto a ella. Entonces, le preguntamos que si los niños eran mayores y ella asintió. Preguntamos: '¿Puede decirle a los niños que corran hacia nosotros?'

Fue entonces cuando la niña de la foto, de cuatro años, corrió hacia Haji. "La niña es muy valiente porque en medio de todo aquel caos mantuvo la calma. No lloraba y se atrevió a correr hacia nosotros, unos hombres llenos de armas. Fue tan valiente que nos dio valor a todos", relata Haji.

El padre de la niña, que también estaba en el centro comercial, ha mostrado su alegría por la acción de Haji: "Siempre hay gente mala en el mundo, pero da mucha tranquilidad saber que hay gente buena. La manera en que reunió y organizó a la gente fue sencillamente increíble".

Haji, musulmán y de origen somalí, dijo que se había animado a hablar públicamente para contrarrestar el mensaje de Al Shabab. "Ellos no representan a los musulmanes", zanjó a la vez que insistió en que no es ningún héroe: "Hice lo que cualquier keniano en mi situación habría hecho para salvar vidas de seres humanos, independientemente de la nacionalidad, la religión o el credo".

EL HUFFPOST PARA IKEA