POLÍTICA
30/12/2013 21:08 CET | Actualizado 31/12/2013 11:01 CET

Mas augura que en 2014 se producirá el "milagro" de poder votar el "futuro" de Cataluña

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, lo tiene claro: 2014 será el año del “milagro” para Cataluña. El jefe del Ejecutivo autonómico tiene el sueño de que los catalanes puedan votar en las urnas sobre su futuro y, para ello, ha pedido este lunes en su mensaje navideño al Gobierno que permita la consulta convocada para el próximo 9 de noviembre.

“El año que estamos a punto de empezar será un año cargado de simbolismo. Se cumplirá el tercer centenario del final de la Guerra de la Sucesión, momento en el que Cataluña perdió sus derechos, sus constituciones, sus instituciones y sus libertades”, ha afirmado.

Pero, mirando hacia los meses venideros, ha asegurado que, “tres siglos después”, Cataluña va a celebrar “casi un milagro”, que consiste en que el pueblo de esta comunidad, “que tenía todas las de perder, no solo sigue existiendo, sino que se plantea con más fuerza que nunca ganar una batalla democrática y por medios totalmente pacíficos: la de decidir libremente su futuro como país, como nación y como sociedad”.

Para Mas, Cataluña es un “país diverso y plural”, a la vez de que es “capaz de tejer grandes consensos como se ha demostrado hace pocas semanas con el acuerdo ampliamente mayoritario sobre la consulta”.

No hay marcha atrás para el presidente autonómico, que ha manifestado que, “más allá de la posición personal de cada uno”, son “los votos y las urnas los que deben decidir y determinar las proporciones y la magnitud de las mayorías y de las minorías del país”.

“Cataluña es un país de larga y honda vocación democrática y, por tanto, nos corresponde hacerlo así”, ha defendido. Todo ello, en su opinión, “no debe provocar ni recelos ni temores”. En este sentido, ha proclamado que es “evidente que nuestro futuro y la relación que debemos tener con España y con Europa es un tema en mayúsculas”.

CATALUÑA SE “HA GANADO EL DERECHO A DECIDIR”

Pero Mas tiene en el ‘no’ del Gobierno de Mariano Rajoy una frontera casi infranqueable que le impide celebrar esta consulta. Y le ha lanzado una petición directa durante su alocución televisada. “Quiero aprovechar este mensaje para pedir al Estado que nos deje votar, que escuche la voz del pueblo catalán y que no levante muros para silenciarla. Que deje decidir a quien siente la necesidad de decidir”, ha aseverado.

Además, ha esgrimido como uno de los principales argumentos ante aquellos que “niegan” la “evidencia” que la comunidad se ha “ganado el derecho a decidir”.

“Los catalanes, los de ayer y los de hoy, se han ganado el derecho a decidir su futuro porque han sabido mantener viva su identidad, su cultura, su lengua y su derecho, muy a menudo en contra de normas y de leyes injustas; se han ganado el derecho a decidir porque han sabido acoger e integrar a millones de personas venidas de otros territorios de España o de países foráneos , demostrando que Cataluña es una tierra donde lo que realmente es importante es el destino que se busca y no el origen”.

El presidente catalán ha subrayado que los catalanes “han sabido y han querido mantener en pie su voluntad de autogobernarse, en contra de todas las circunstancias históricas que lo querían impedir”. “El pueblo catalán prefiere gobernar, que ser gobernado”, ha agregado.

De puntillas ha pasado el futuro de una Cataluña independiente en la UE. Simplemente, ha apuntado que la comunidad quiere el autogobierno en “una Europa más unida, más fuerte y más federal”.

Pero además ha querido revestir su mensaje de un halo de cordialidad y entendimiento. Ha pedido al Estado que no le vean como “un adversario, ni mucho menos como un enemigo”. ¿Y el ‘día después’? Pues Mas ha planteado que Cataluña “puede ser una futura aliada, una buena aliada, pero desde la libertad, desde la propia opción”.

“UN AÑO PARA DECIDIR EL FUTURO”

2014 será, ha recalcado, “un año para decidir el futuro y abrir horizontes”. No solo de carácter soberanista, sino también económico. “Por primera vez podemos empezar la remontada”, ha agregado Mas, quien ha prometido hacer todo lo que pueda para “aprovechar el cambio de tendencia positivo que se vislumbra”.

No obstante, ha advertido de que “la herida que ha provocado la recesión es muy profunda y, por tanto, no se pueden esperar” curaciones muy tempranas. “Muchas cosas están cambiando, a mejor . Y muchas otras tienen que cambiar todavía. Confío en que entre todos sabremos encontrar la manera de subsanar los errores cometidos y de transformar el aprendizaje en fortalezas y logros colectivos”, ha dicho ya en un tono esperanzado.

Economía y soberanismo se han enlazado en la parte final de su discurso. Para Mas, “no hay que olvidar nunca que el Estado que muchos reclaman para Cataluña, como cualquier otro Estado, no es más que un instrumento al servicio de la sociedad y del país”.

Después de un año de infarto y a la espera de otro todavía más emocionante, Mas ha brindado por un 2014 “lleno de luz, de oportunidades y de esperanza”. “¡Visca Catalunya!”.