INTERNACIONAL
06/02/2014 17:35 CET | Actualizado 06/02/2014 18:24 CET

Mark Blyth: "La clase política actual está en bancarrota; se acabó"

PHOTOS.COM

Mark Blyth ha escrito "Austeridad. Historia de una idea peligrosa" (Crítica, 22,90€) para demostrar que los recortes del gasto son un despropósito. Le ha dedicado 542 páginas, de las cuales 75 son notas al pie y bibliografía, pero sus planteamientos en realidad son muy básicos. La crisis no es de gasto público, sino bancaria. Si los países del euro recortan al mismo tiempo, el consumo se deprimirá y la deuda paradójicamente subirá. Los que más tienen deben pagar más impuestos.

Este escocés, que estudió gracias a becas y el Estado del bienestar que se está "descuartizando", es profesor de la universidad de Brown, en EEUU, pero sus ideas resultan más familiares en Europa, el territorio yermo por los recortes que camina hacia la deflación.

-Su libro habla de las desgracias de la austeridad, pero España está volviendo lentamente al crecimiento. El Gobierno habla de recuperación.

No hay recuperación. Los mercados financieros llaman esto el rebote de un gato muerto.

-¿Perdón?

Si tiras un gato muerto desde un edificio, cuando llegue al suelo rebotará. Pero sigue siendo un gato muerto. La economía española está en esa fase. Tiene un paro del 26%, que ha aumentado con las últimas cifras, y la promesa de un crecimiento al 1% del PIB que no se ve por ninguna parte. En otras palabras, el desempleo estará muy alto durante una década.

-¿A pesar de haber vuelto a crecer?

El comisario europeo Olli Rehn ha dicho que se tardará una década en resolver la crisis en España. Ya han pasado cinco años, por lo que España tendrá la recesión más larga de la historia humana. Todo va genial, ¿a que sí?

-En su libro dice que los gobernantes saben que la austeridad es un “señuelo” y que no funciona, pero que además mienten porque “en una democracia resulta poco menos que imposible ser sincero y confesar la verdad”. ¿No es la teoría de una conspiración?

No es una conspiración. La gente, en general, prefiere no lidiar con problemas muy grandes. Simplemente queremos que los problemas desaparezcan. Durante los últimos cinco años, Europa ha estado jugando a lo que los bancos llaman “extend and pretend” [seguir y fingir, o patada hacia adelante]. Yo sigo dándote crédito y tú finges que algún día me lo vas a devolver. Esto es lo que ha pasado con los rescatados, que no son sólo los bancos. Se trata de los que tienen en ellos sus pensiones, depósitos, acciones. ¡Y a esos no les va mal! ¡Despierte y dé un paseo por el centro de Madrid! Al 80% de la población le va bien, pero además a un 30% les va genial. Y esos últimos lo que hicieron fue generar un gran volumen de deuda privada que después se socializó. Y esa deuda enorme no la pagarán los que la generaron sino el resto de la población. Si eso es lo que ha pasado, ¿por qué nadie ha dicho la verdad?

"EL ESTADO PUEDE SUBIRSE EL SUELDO"

-Una de las frases que más ha repetido el presidente Rajoy para justificar la austeridad es que “no podemos gastar más de lo que tenemos”.

Esa frase es un sinsentido económico. Usted tiene un salario. Si de forma reiterada gasta más de lo que gana, tendrá un problema. Lo mismo con las empresas. Pero eso no ocurre con el Estado, que no tiene límites presupuestarios. Los Gobiernos no tienen un salario sino que pueden subirse el sueldo a sí mismo porque dependen de los impuestos. De ellos y de la máquina de imprimir dinero, que en este caso se ha cedido desgraciadamente a los alemanes. La frase que dice Merkel de que “tenemos que vivir según nuestras posibilidades”... ¿qué quiere decir?

-Los ciudadanos españoles votaron por la austeridad, aunque quizás minusvalorasen sus efectos. De alguna manera, España quería la purga.

Si lo comparamos con la Gran Depresión, concluimos que en aquel momento no había servicios sociales ni red de protección, por lo que cuando la gente se volvió indigente y aparecieron los indignados de esa generación, se notó muy rápidamente. En estos momentos está el sector público. Cuando lo descuartizas, siempre te queda volver a casa de mamá. Y eso es por lo que un 40% de la población entre 25 y 35 años de países del sur de Europa vive con sus padres. Lo que quiero decir es que hay muchos mecanismos que permiten pensar que esto puede continuar de la misma manera. Pero las cosas siguen hasta que dejan de seguir.

-¿A qué se refiere?

Mire por ejemplo Italia y los votos de los principales partidos. Mario Monti, el tecnócrata paracaidista que dio la cara y pensó que iba a ganar las elecciones, no logró ni el 10% de los votos. El político que logró más votos fue un payaso, un comediante (Beppe Grillo, fundador de Cinco Estrellas). El siguiente era un ladrón [Silvio Berlusconi]. El futuro de la democracia no pinta muy bien.

"HAY QUE DECIRLE A BRUSELAS QUE NO QUEREMOS MÁS DAÑO"

-¿Cuál es el margen de maniobra de un país como España? Quiere estar en el euro, pero las decisiones las toman otros.

Simplemente hay que decirle a la troika y a Bruselas: “No vamos a seguir haciendo esto, no queremos seguir haciéndonos daño”. La razón es que la deuda ha seguido aumentando aún después de comenzar con las medidas de austeridad y, sin embargo, el interés de la deuda es menor y además el sector privado se está volviendo loco por ella. Conclusión: es un problema del Banco Central, no de gasto público.

-El primer reflejo ante la crisis fue el estímulo de la economía, tanto en EEUU como en Europa, algo definido como “el retorno del maestro” Keynes en palabras de su biógrafo Robert Skidelsky. ¿Estaríamos mejor de haber mantenido el gasto público?

No puedo decirle si sería el nirvana o el paraíso. Estas hipótesis son complicadas, pero hagámoslo simple: no es necesario abogar por el gasto masivo. Hace dos años conduje desde Madrid hasta Galicia, después a San Sebastián y de vuelta a Madrid. Creo que en todo el viaje vi un solo bache. ¿Cuántos molinos eólicos tienen en Galicia? ¡Es impresionante! No creo que haya una falta de infraestructura, así que ¿por qué no prueban simplemente a dejar de recortar? Hay que dejar de hacerlo porque esta recesión está provocada por la política. Cuando todo el mundo recorta al mismo tiempo, el PIB cae y sube la deuda. En vez de un “gran retorno del maestro” Keynes, ¿por qué no dejamos de hacernos daño?

-El anterior presidente del Gobierno fue muy criticado por hacer gastos improductivos. Por responder a la crisis ‘cambiando aceras’ sin que eso se tradujese en beneficios más que puntuales. Lo llamó "Plan E".

En una unión monetaria en la que no puedes imprimir dinero ni devaluar, lo que te queda es reducir salarios y deuda hasta tocar fondo. El problema es que si todo el mundo hace eso al mismo tiempo… no hay fondo, te sigues hundiendo. Eso es lo que ha pasado estos cinco años. Cuando Zapatero escuchó a Joe Stiglitz y le dio la vuelta a las aceras, lo que intentaba era el efecto multiplicador de la inversión. Si Zapatero no hubiera hecho eso, es posible que las cosas hubieran ido peor. Lo que tienen que probar los críticos es que la economía hubiese ido mejor si no se hubiese hecho eso. Y no creo que nadie lo haya probado aún.

"A GRECIA NO LE CONVIENE IRSE DEL EURO, PERO ¿A ITALIA?"

-A Grecia se la amenazó con expulsarla del euro. En España hay quien aboga por irse voluntariamente. ¿Qué cree usted?

Grecia no hace nada. Son dos ciudades y una carretera entre medias. Tiene una población muy envejecida. Cuando acaben con todos los recortes y recesión… ¿cuál es su lugar en la economía global? A Portugal le pasa algo parecido. En cambio, España es más grande, puede generar demanda interna, tiene una población más joven y potencialmente un buen futuro.

-¿Pero les conviene salir del euro?

A Grecia no le conviene salir del euro, porque no producen gran cosa. Pero… ¿e Italia? Esa es una pregunta más interesante. El norte es muy productivo, se parece más a Alemania, pero sus industrias, como la automovilística, siempre ocuparán el segundo puesto con respecto a las alemanas. Si fuera un industrial italiano, acabaría pensando que mi futuro es ser España y venderles mis industrias a Alemania, por lo que me lo pensaría.

-Sigue sin responderme a por qué España debe quedarse en el euro.

España es un país desindustrializado -aparte del País Vasco, al que, por cierto, todo le va mejor-, por lo que tiene algunos problemas parecidos a los de los demás países del sur. Pero al mismo tiempo es una gran economía que podría aportar una demanda interna buena para el resto de Europa. A corto plazo, salir del euro no resuelve los problemas. Lo que hay que hacer es resolver los problemas de los bancos.

"ESPAÑA HA PASADO A DEPENDER DE BANCOS, PLAYAS Y SERVICIOS"

-Repite varias veces en su libro que en 1979 España era octavo país en cuanto a industria y que ahora ha retrocedido casi diez puestos. ¿Había alternativa a la desindustrialización de la década de 1980?

¡Claro! Podría haberse invertido en ella o haberla renovado. Mondragón o el País Vasco no se deshizo de su industria. Dicho esto, individualmente fue una decisión razonable, porque el retorno era más alto en el sector financiero o en los servicios. El problema es que al final España ha pasado a depender de bancos, playas y servicios, que son de baja productividad y dependen de la demanda de fuera.

-¿Qué puede vender España?

Usted dirá, ¿en qué son buenos? En cualquier caso, no nos obsesionemos con “vender, vender y vender”. Para que alguien venda, alguien tiene que comprar.

-Pero España ha comprado mucho. Y ha pedido mucho prestado para poder comprar o hipotecarse.

Ya, pero nadie sabía eso en 2006, cuando todo el mundo decía que no había burbuja y que todo era maravilloso. Esto de que ya hemos importado demasiado y ahora debemos exportar... es simplemente una tontería. ¡Importar y exportar son recíprocos! En Europa nos hemos metido en la cabeza que todos tenemos que hacer lo mismo. Simplemente no es verdad. La noción de que si exportas lo estás haciendo bien sólo es cierto si alguien te lo compra. El problema es que en Europa, cada país es el socio del vecino. Si todo el mundo hace lo mismo… ¿adónde irán todos esos productos? El consumo es bueno, créame. Les salvará.

-Hemos vivido muchos años de capitales extranjeros que han engordado la burbuja. Me sorprende que ahora eso esté "bien".

No está “bien” o si lo haces a gran escala, si tu sector bancario multiplica tu PIB. España tiene deberes: limpiar de una vez los balances de los bancos de hipotecas que no se devolverán, restaurar el crédito a pymes… pero más allá de eso necesitas demanda en alguna parte de Europa que haga que tenga sentido hacer inversiones. Si la economía entra en deflación, ¿para qué invertir?

-Dice que no hay que rescatar obligatoriamente a los bancos. ¿Qué haría con los españoles?

Ya tienen un 26% de paro, no sé si sería un apocalípsis económico no rescatarlos. Sin embargo, el dogma de que la deuda es sagrada y que no se puede dejar de pagar está muy extendido a pesar de haber sido creado por el sistema financiero.

-En Grecia finalmente se optó por esa primera opción frente al dogma.

¡Y no pasó nada! Lo hicieron porque era o eso o no recuperar nada. Creo que un escenario así sería en realidad malo para mucha gente, por lo que sin llegar ahí hay dos opciones. Quedarse con 700.000 millones de préstamos hipotecarios dudosos, recurrir al dinero del BCE para comprar bonos de deuda e ir depurando las hipotecas poco a poco con lo que te ahorras en intereses. Es la solución a cámara lenta por la que se ha optado, pero llevará una década. Pero también puedes hacer lo que hicimos en EEUU. La Reserva Federal, nuestro banco central, depura esos activos dudosos y los bancos los envían todos allí. Los llamaron Maiden Lane [la calle de la doncella]. ¿A que suena bien? Parece el nombre de un actor de cine [en realidad es una calle cercana a la sede de la FED]. Lo que hay que hacer es empaquetar esas hipotecas, ponerles un nombre divertido y enterrarlas durante 10 años en el BCE. Después de ese tiempo, se pueden volver a vender al sector privado porque quizás tengan valor. Es lo que están haciendo allí.

"SIN DINERO NO SE PUEDEN PAGAR IMPUESTOS"

-Sus alternativas a la austeridad son fundamentalmente dos: una regresión financiera y los impuestos globales. ¿Cómo ayuda eso a corto plazo a España?

Las tasas sobre el capital han bajado globalmente en los últimos 30 años mientras que la distribución de los ingresos es espectacularmente desigual. Esperar que la gente que no tiene dinero pague todos los impuestos no se sostiene. Hay que reequilibrar el peso de los impuestos. Los que ganan más tendrán que pagar más. La idea molesta mucho en EEUU, pero ahora se pagan menos impuestos que con [Richard] Nixon.

-En su libro dice que usted paga proporcionalmente más impuestos que General Electric.

Y es completamente cierto y ridículo. Hace dos años, David Cameron se rasgaba las vestiduras porque Amazon apenas pagaba impuestos y tenía grandes beneficios. Lo que hizo inmediatamente después fue bajar el impuesto de sociedades. Estoy muy desilusionado con la respuesta política que se dio a la crisis financiera.

-Nicolas Sarkozy llegó a hablar de refundar el capitalismo.

Y en vez de refundar el capitalismo lo hemos recapitalizado con dinero público.

-Me ha dicho cómo veía la recuperación que actualmente exhibe el Gobierno. ¿Cuál será el futuro a corto plazo del país?

No creo que los españoles voten dos veces a favor de tener a sus hijos en el paro, sin la formación adecuada y viendo a su economía derrumbarse y entrar en la deflación. No sé cuál será su respuesta. Puede que sea fea. Lo fue en la década de 1930 y espero que no se repita. Pero la clase política actual está en bancarrota; se acabó.