POLÍTICA
10/02/2014 13:35 CET | Actualizado 10/02/2014 13:40 CET

Testimonios de inmigrantes en la valla de Melilla: "La Guardia Civil golpeó a mis amigos con palos"

EFE

La organización Human Rights Watch ha publicado un informe en el que critica al Gobierno marroquí y español por los abusos y malos tratos a inmigrantes que se producen en la frontera de Marruecos con Ceuta y Melilla.

Según el informe titulado “Abusados y expulsados: maltrato de inmigrantes del África subsahariana en Marruecos” también las fuerzas de seguridad españolas "aplican la fuerza excesiva cuando expulsan en forma sumaria a inmigrantes de Melilla".

La organización ha podido documentar a través de decenas de entrevistas cómo las fuerzas de seguridad marroquíes habitualmente propinan palizas e incluso roban a inmigrantes subsaharianos en la frontera.

Pero varios testimonios también denuncian los abusos de la Guardia Civil en la frontera. Estos son cuatro ejemplos (los nombres han sido modificados para proteger la identidad de los inmigrantes):

Joseph, 31 años. De Camerún. Presentaba cojera y un ojo hinchado:

"Nos aproximamos al vallado para cruzar a Melilla e intentamos entrar. Algunos logramos entrar en Melilla, pero la Guardia Civil nos detuvo. Nos golpearon con porras. La fuerte paliza duró entre 5 y 10 minutos. Nos esposaron [con precintos plásticos], y luego abrieron el portón del vallado y nos entregaron a las Fuerzas Auxiliares [marroquíes].

Luego las Fuerzas Auxiliares nos golpearon con bastones. Mientras nos golpeaban, también nos palparon. Me robaron 250 dírhams [30 dólares] y mi teléfono celular. Nos obligaron a recostarnos boca abajo en el suelo, sin quitarnos las esposas. Permanecimos en el suelo durante una hora mientras nos golpeaban. Me golpearon con un palo en el ojo. Solamente se detuvieron cuando llegaron algunos superiores."

Martin, 22 años. Camerún:

"Llegamos a la valla y comenzaron a sonar las sirenas... Pude ver a mis amigos al otro lado [de Melilla]. La Guardia Civil golpeó a mis amigos con palos grandes. No porras policiales, sino palos. Te golpean hasta que te desmayas... yo retrocedí al lado marroquí. Cuando volví, [las Fuerzas Auxiliares marroquíes] me golpearon. Me sujetaron las manos, y luego me obligaron a permanecer boca abajo en el suelo. Me palparon y me quitaron el dinero que llevaba, mi teléfono e incluso los zapatos."

Martin, 24 años. Camerún:

"En la noche del 24 de diciembre [de 2013], 15 de nosotros intentamos avanzar hacia la valla. Cuando nos estábamos acercando, las Alit [Fuerzas Auxiliares marroquíes] nos vieron y comenzaron a arrojarnos piedras y palos. Fuimos interceptados por nueve Alits; me llevaron a un rincón apartado y, junto a otros migrantes, nos golpearon durante 30 ó 40 minutos, y luego nos llevaron a la comisaría. Yo logré que me trasladaran a un hospital. Recibí atención médica por las lesiones y regresé al día siguiente a Gourougou, con ayuda de varias ONG."

Ahmed, 22 años de Camerún, también estaba en este grupo:

"Todos fuimos interceptados y arrestados en el primer vallado. Mis pies sangraban debido los cortes provocados por el alambre de pinchos, y las fuerzas auxiliares me detuvieron. Me sujetaron las manos por la espalda con una cuerda y me dieron golpes en todo el cuerpo con sus porras. Algunos me saltaban en la espalda para que no me diera vuelta. A las 8 a.m., nos llevaron en un vehículo hasta la dependencia policial en Nador. No nos pidieron que mostráramos nuestros documentos. Simplemente nos preguntaron, como siempre, nuestro nombre y nacionalidad. Se negaron a trasladarme a un hospital, a pesar de que estaba sangrando. Durante la noche, nos llevaron en un autobús a la estación de autobuses de Rabat."

La ONG pide al Gobierno español el fin de las deportaciones hacia Marruecos en la frontera hasta que se demuestre que los inmigrantes no sufrirán palizas o abusos al otro lado.

HRW recuerda que las expulsiones van en contra de la normativa de la UE que prohíbe a los países devolver a las personas de manera forzosa a territorios "donde estarían expuestas a un trato inhumano o degradante".

PIDEN INVESTIGAR "EL USO EXCESIVO DE LA FUERZA"

Asimismo, insta a las autoridades españolas a investigar el uso "excesivo de la fuerza por sus agentes" en la frontera.

El informe de HRW se conoce días después de que 15 inmigrantes murieran ahogados en la frontera de Ceuta, donde las fuerzas de seguridad usaron medidas antidisturbios para evitar que llegaran a la ciudad autónoma.

Cerca de una veintena de organizaciones han presentado este lunes una denuncia ante la Fiscalía General del Estado para exigir que se investigue la actuación de la Guardia Civil en Ceuta a la luz de los testimonios de los supervivientes que aseguraron que el pánico cundió en el agua por los disparos de las fuerzas de seguridad.

EL HUFFPOST PARA REVOLUT