NOTICIAS
27/02/2014 22:57 CET | Actualizado 27/02/2014 23:39 CET

Destacados europeístas buscan en Madrid un "sueño" en el que creer para que la UE no sucumba al populismo

EFE

"Hay una falta total de un sueño [europeo]. Los otros tienen su sueño: es naturalmente que el euro termine, que ya no haya UE, Bruselas, Fráncfort". Frente al populismo, "que amenaza con hundirlo todo", los defensores de la Unión Europea no tienen un horizonte "para dentro de 10 años". "Este sueño es la unión política, lo único con lo que podemos tener un papel en el futuro" globalizado, según Enrico Letta, primer ministro de Italia hasta la semana pasada.

Su discurso fue el primero de una conferencia con la que el Instituto Berggruen reúne en la Casa de América de Madrid a destacadas figuras políticas durante dos días para reflexionar sobre el futuro de Europa.

¿Cuál es el estado de Europa? Ni Felipe González, expresidente del Gobierno, ni Mario Monti, ex primer ministro italiano, ni Pascal Lamy, ex director general de la OMC, son muy optimistas. Para Letta, la mayor amenaza para la Unión Europea es la falta de horizonte de una unión que siempre tuvo motores: las libertades de circulación, mercancías, servicios y capitales; el euro, la ampliación al este...

¿Y ahora? ¿Cuál es el objetivo de la UE? Según Letta, debe tratarse de la "unión política", una vieja aspiración de los más fervientes europeístas que sin embargo ha encontrado numerosos palos en la rueda. "Civilizar la globalización", apuntaba por su parte Lamy. Una Europa más "eficaz" y más "rápida", porque hasta ahora camina "en la buena dirección", pero casi siempre llega tarde, según González.

Europa corre el riesgo de ser un lugar al que vengan los extranjeros a "ver las antigüedades, la cultura, la gastronomía… pero no vendrán a por un futuro", ejemplifica Letta.

UNA GRAN DOSIS DE AUTOCRÍTICA

Diagnósticos aparte, reinó la autocrítica en el primer día del acto, que cuenta con la participación de PRISA y fue presentado por la directora de El Huffington Post, Montserrat Domínguez, y María Casado, directora de Los desayunos de TVE.

"Los dos grandes éxitos, la moneda y las fronteras, se han convertido en fracasos", lamentó Letta. "Bruselas se ha convertido en algo demasiado grande, demasiado importante, demasiado presente en la vida de la gente", dijo para asombro de algunos de los presentes, que habitualmente lamentan lo poco que se conoce el funcionamiento de la capital comunitaria. "Grecia", apuntó González. Y todos entendieron que se refería al accidentado y caótico rescate del país, ahora sumido en la miseria.

La gestión de los flujos migratorios, con escenas como las de Ceuta o Lampedusa, la austeridad impuesta, la reducción del gasto social o la globalización sin reglas han dado fuelle al populismo, una gran preocupación para todos los participantes de cara a las elecciones europeas de mayo, que darán lugar a un big bang en los centros de poder comunitarios. Se renovará el Parlamento Europeo, pero también la Comisión (el brazo ejecutivo del que se despide José Manuel Durao Barroso y sus 'ministros'), y unos meses después, la presidencia del Consejo Europeo que hasta ahora ostenta Herman Van Rompuy.

"El populismo es profundamente anti. No es nunca a favor de algo. Es siempre anti. Es heterogéneo. Pero sabemos que es anti-autoridad, anti-euro", aseguró Letta en referencia a movimientos de extrema-derecha o xenófobos, pero también los de extrema izquierda o simplemente nacionalistas. Y, sin embargo, su crítica es "cierta en parte", según González, porque pone de manifiesto que la UE no ha sabido responder a ciertas demandas sociales y que ha vivido al margen de los ciudadanos o sin explicarles sus decisiones.

ALIARSE CONTRA ALEMANIA ES "LA COSA MÁS ESTÚPIDA"

Puede que los jóvenes de hoy ya no vean que "los europeos hacen la paz", en palabras de Lamy, que aludió a la Unión Europea como un sostén de la estabilidad (así nació su germen, tras la Segunda Guerra Mundial), sino que simplemente pasan de un proyecto que ven con recelo. Pero harían mal en ver a la austeridad o a Alemania como responsables, según Monti.

"Una alianza de países del sur dirigidos por Francia" y contra Alemania "es la cosa más estúpida", porque Alemania no se ha convertido en país con "hegemonía" sola, sino que los demás países de la UE la han elegido como referente. En ese sentido, Monti cree que "los otros" países deben completar el liderazgo de Alemania. "Y los otros es, por excelencia, Francia", añadió en referencia a un país que lleva años sin encontrar su identidad complementaria a la de Berlín.

Monti sigue siendo un verdadero creyente en la austeridad y está seguro de que a través de las célebres "reformas estructurales", los países del sur serán capaces de conseguir que Alemania afloje el ritmo de la austeridad. Ya ha pasado, con su influencia sobre el Pacto de Estabilidad, relajado para España y otros países, o a través del BCE, que ha permitido que ceda la presión financiera.

"¿CÓMO SALIR DE ESE FONDO?"

"Hemos tocado fondo. El problema es cómo salir del fondo para no arrastrarse por tiempo indefinido". Esa es la duda de Felipe González, en este caso económica. Según el expresidente, puede que hayamos superado el cabo de Hornos, en referencia al discurso de Mariano Rajoy en el debate del estado de la nación, pero el barco aún "está muy lejos de nuestras costas".

Para el expresidente, no hay ninguna evidencia que sugiera que la austeridad haya sido un sacrificio que, una vez ofrecido, permita a los ciudadanos ir recuperando sus niveles de bienestar anteriores a la crisis. Ahí incidió también Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CCOO, para quien hace falta un cambio de rumbo para apostar por la Europa de los servicios públicos y el bienestar.

"Tiene más que ver con la crisis en España la ley del suelo que las decisiones de Durao Barroso o la troika", añadió el sindicalista en referencia al pecado original de la crisis en España: el sector inmobiliario.

Luis de Guindos, ministro de Economía, ofreció el discurso contrario. Más técnico y detallado, pero en la línea del optimismo oficial del Gobierno, expresado el martes por Rajoy, Guindos ensalzó la evolución de la economía española y que su rescate total es ya una mala pesadilla de la que el país se despertó a tiempo.