POLÍTICA
29/05/2014 18:25 CEST | Actualizado 29/05/2014 19:31 CEST

El Gobierno da vía libre a los sondeos petrolíferos en Canarias

EFE

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha resuelto de forma favorable la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto de perforación de sondeos exploratorios de Repsol para buscar petróleo en Canarias, en una zona que ha sido propuesta para ser designada espacio de la Red Natura 2000 y Lugar de Interés Comunitario (LIC) marino por su importancia ambiental.

Las indagaciones se llevarán a cabo mediante un buque de posicionamiento dinámico a unos 60 kilómetros de la costa canaria, que se encargará de tomar muestras de roca o fluidos para detectar la posible existencia de hidrocarburos en la zona.

El permiso "no implica en ningún caso la extracción de petróleo" y advierte de que, en el caso de que el promotor quisiera desarrollar esta actividad en el futuro, "estará obligado a presentar un nuevo proyecto" que será sometido a un nuevo procedimiento de evaluación ambiental, abierto a la participación pública.

El informe reconoce que el proyecto tiene "una serie de impactos" previstos en la realización del sondeo e incluye medidas "preventivas y correctoras". En concreto, se han analizado medidas de control de fuentes lumínicas, ruido y ripios y lodos procedentes de los sondeos.

Además, establece normas para garantizar "la no afección" tanto a la Red Natura 2000 como a los espacios propuestos como Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) marinos.

LAS ONG AMBIENTALES, EN CONTRA

Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF consideran "un despropósito sin precedentes" que el Ministerio de Medio Ambiente haya dado luz verde a Repsol y atribuyen "las prisas" en la elaboración de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) a su intención de "presionar" al Tribunal Supremo.

Según afirman, el Estudio de Impacto Ambiental con el que se ha elaborado la declaración que autoriza los sondeos de petróleo "ha estado lleno de irregularidades" y "ni siquiera se había concluido", ya que había documentos que, dicen, "aún estaban sometidos a información pública". Por eso, plantean que "las prisas por sacar ahora la DIA puedan ser una forma de presionar al Supremo sobre el sentido de su decisión".