TENDENCIAS
21/06/2014 10:18 CEST | Actualizado 21/06/2014 10:18 CEST

Tiempo verano 2014 en España: más calor en el este y normalidad en el oeste

GTRESONLINE

Llega el verano. Y esta vez será más largo de lo habitual. En concreto durará hasta el 23 de septiembre, cuando entre el otoño. Esto significa que la estación del calor se extenderá durante 93 días y 15 horas, según datos del Instituto Geográfico Nacional (IGN).

A las 12.50 horas del sábado 21 de junio entra la citada estación y lo hace con temperaturas más bajas de lo normal para esta época. “No va a entrar con demasiado calor. Las temperaturas más altas corresponderán al sureste peninsular porque en el oeste hay una borrasca que producirá chubascos tormentosos”, asegura el meteorólogo José Antonio Maldonado, director meteorológico de Eltiempo.es.

Sólo la región de la zona de Murcia, Almería y Málaga superarán los 33 grados en el primer día de verano. Mientras que otras ciudades como Sevilla o Badajoz no llegarán a los 30, explica el experto. Esto no debe hacernos entrar en pánico ni pensar que no habrá verano. Aunque la estación arranque con temperaturas no tan altas como suele ser habitual e incluso aparezcan precipitaciones, vamos a tener buen tiempo, asegura Maldonado.

EN LA MISMA LÍNEA QUE 2013

Para hacerte a la idea de cómo serán las temperaturas de 2014 sólo tendrás que echar la vista atrás doce meses. Porque no va a haber grandes diferencias, señala Maldonado basándose en las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

El pasado martes el organismo dependiente de la Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente anunció durante la rueda de prensa trimestral que tendremos dos tendencias. La mitad este peninsular y Baleares presentarán temperaturas más altas de lo normal, mientras que la mitad oeste y las Islas Canarias estarán dentro de la media.

“Las previsiones dicen que va haber un 45% más de probabilidades de que haya más días de calor que otros veranos”, explica Rosalía Fernández, directora de la información meteorológica de Mediaset. “Si normalmente en Zaragoza tienen tres o cuatro días de temperaturas horrendas en los meses de julio y agosto, este año habrá seis”, continúa.

Esto no hay que tomárselo al pie de la letra. Porque como coinciden Maldonado y Fernández son predicciones climáticas y no previsiones meteorológicas, por lo que es fácil que varíen. Además, esto no quiere decir que no vaya a haber días de bajas temperaturas este trimestre (de julio a septiembre) en el Mediterráneo, sino que el resultado de la media final será más alto de lo habitual.

En cuanto a precipitaciones no habrá grandes novedades. Todo entrará dentro de la normalidad. “Según indican los modelos de predicción estacional, lloverá en torno a los valores medios en el conjunto de España”, aseguró Ana Casals, portavoz de la AEMET, durante la presentación de las previsiones. Esta normalidad se traduce en buenas noticias para la zona sudeste, donde se superará la media de los últimos años en la zona del sudeste. “Habrá un poco más de agua que lo normal y eso es una buena noticia”, apunta Rosalía Fernández.

MUCHO, MUCHO CALOR, SEGÚN LOS ALEMANES

La tendencia de normalidad que señala la AEMET contrasta con los datos de los meteorólogos de la Universidad Justus Liebig, Alemania, que aseguran que este será el verano más caluroso de la historia. Lo que significaría (si se cumplen sus previsiones) que se superarían los datos de 2003, cuando se alcanzaron las temperaturas más altas de los últimos cinco siglos.

Las previsiones de los alemanes se basan en el fenómeno climatológico conocido como ‘El Niño’, un calentamiento periódico que se produce cada cuatro años y que se genera en las aguas del océano Pacífico.

“Antes en Europa el cambio de la meteorología se relacionaba con los procesos formados en el norte del Atlántico pero en los últimos años se ha visto que El Niño puede influir sobre el clima de diferentes regiones”, señala Arkadi Tishkov, quien explica que este fenómeno se acerca cada vez más a las latitudes medias y altas del hemisferio norte. De hecho se le atribuye el calor anómalo que se registró en el Hemisferio Norte desde junio hasta agosto del año 2010 cuando se batieron récords en Europa, América del Norte y en el Norte y centro de Asia.

La nueva fase de 'El Niño' arrancó en 2013 pero es este año cuando alcanzará su clímax provocando un calor sofocante y junto a él numerosos incendios, sequías, y huracanes. Así que si los alemanes están en lo cierto, tendremos un verano de calor, calor y más calor.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...