POLÍTICA
14/01/2015 14:24 CET | Actualizado 14/01/2015 14:24 CET

Romero reconoce que no informó a su médico de que había estado en contacto con pacientes de ébola

EFE

La auxiliar de enfermería Teresa Romero ha reconocido que no informó a la médico de cabecera que la atendió cuando empezó a presentar los primeros síntomas en un centro de salud de Alcorcón de que había estado en contacto con pacientes contagiados de ébola.

Romero ha aceptado íntegramente la declaración de la doctora y ha reconocido que en ningún momento rebasó el umbral de fiebre fijado en 38,7 grados centígrados, según ha indicado la abogada de la médico de familia.

Esta declaración desmiente un comunicado emitido el pasado 25 de noviembre por el despacho de abogados que se encarga de la defensa de Teresa Romero, que apuntaba que la auxiliar había comunicado en la consulta que había tenido un pico de fiebre de hasta 38,7 grados centígrados.

La representante legal de la facultativa y Romero han participado este miércoles en un acto de conciliación en los juzgados de primera instancia de Alcorcón, previo a la querella por injurias y calumnias contra Romero por asegurar que había informado de que había tenido contacto con personas diagnosticadas de ébola. Antes de la reunión, la letrada de la médico de familia ha advertido de que se querellaría contra Romero si no se retractaba de esas declaraciones.

A la salida del acto, la sanitaria que superó el ébola ha leído el escrito en el que se ha fijado el acuerdo entre las partes, en el que admite que no superó el umbral de fiebre que obligaba a activar el protocolo contra el ébola y que no había informado a su médico de cabecera de que había tenido contacto con los enfermos de la epidemia.

La auxiliar de enfermería, que no ha realizado más declaraciones, ha leído el comunicado pese a que su marido, Javier Limón, había indicado de forma previa que él hablaría en nombre de su mujer porque esta no se encontraba bien. Romero ha dado lectura al texto porque la abogada ha recalcado que el acuerdo establece expresamente que debía retractarse de forma pública.

Tras la lectura del texto, Limón ha apostillado que Teresa ha decidido retractarse porque no quiere faltar a la honorabilidad y profesionalidad de su médico de cabecera de toda la vida ni crearle un perjuicio profesional y ha añadido que ella creía realmente haber informado a la médico durante la consulta, aunque entonces sus condiciones de salud no eran buenas.

Finalmente, la abogada de la facultativa ha advertido de que, si la auxiliar de enfermería vuelve a negar los hechos en adelante, volverá a poner en marcha el proceso judicial.

ADEMÁS: