POLÍTICA
11/06/2015 12:02 CEST | Actualizado 11/06/2015 12:04 CEST

Joan Ribó (Compromís): "Doy por hecho que seré alcalde de Valencia"

EFE

Joan Ribó (Manresa, 1947) puede convertirse el próximo sábado en el primer alcalde de izquierdas de Valencia tras 24 años de gobierno de la popular Rita Barberá. La noche del 24-M Compromís consiguió 9 escaños -uno menos que el PP-, pero la suma de los partidos de la oposición da mayoría absoluta.

La semana pasada cerraba un acuerdo con el PSOE -socio necesario junto a Valencia en Comú-, pero este martes veía como los socialistas suspendían las negociaciones con su coalición en toda la comunidad por sus discrepancias respecto a la Presidencia de la Generalitat y en otros municipios.

Habla con El Huffington Post este jueves a la vez que su partido y los socialistas siguen negociando in extremis para formar otras instituciones como la Mesa de Les Corts (llegan a un acuerdo para este órgano mientras se produce la entrevista). Se muestra “bastante tranquilo” porque, a pesar del “ruido de fondo”, a él le salen los números y cree que se arreglará “pronto”.

Dentro de dos días, Valencia puede tener un alcalde ingeniero agrónomo, profesor de Química, curtido en el Partido Comunista, que llegó a ser candidato de IU en unas elecciones autonómicas, ecologista, defensor de la bici y vecino del barrio de Patraix. En la política lo tiene muy claro, su referente es Salvador Allende. Y en estos días vertiginosos se refugia durante los escasos minutos libres que tiene en libros de Leonardo Padura y Javier Reverte.

¿Va a ser alcalde el próximo sábado?

Yo creo que todo lo indica, a pesar de las maniobras de doña Rita Barberá. Lo doy por hecho, aunque evidentemente hasta el próximo sábado, cuando haya 17 votos, no va a ser una realidad. Para mí es un hecho que se va a producir con una probabilidad que tiende a uno. O sea, que sí.

El acuerdo estaba cerrado con el PSPV y Valencia en Comú…

Como sabes ha habido un problema. Nosotros nos reunimos el viernes pasado y estuvimos hablando de programa con el PSPV. En ese momento no estaba Valencia en Comú. Ayer nos reunimos con ellos y presentamos una propuesta conjunta de programa. Yo se la acabo de pasar en este momento a los socialistas por si hay alguna cosa que corregir, aunque espero que no. Con Valencia en Comú sí que hemos empezado a hablar concretamente de la organización del ayuntamiento de cara al próximo lunes. De esto no hemos empezado a hablar con el PSPV debido al bloqueo que han planteado desde su dirección.

"ES IMPRESCINDIBLE LA PARTICIPACIÓN DEL PSOE"

¿Cómo vivió ese momento en el que el PSOE anuncia la suspensión de negociaciones? ¿Temió por la Alcaldía?

Sinceramente, no. Yo no soy muy joven y he vivido muchos momentos como este en los procesos de las municipales. Sé que los pactos tienen muchos altibajos e influencias externas. En ningún momento por parte del PSOE de la ciudad se ha planteado la posibilidad de no votar, lo que se ha planteado es la posibilidad de no entrar en el gobierno. Estoy convencido de que el PSOE votará y, en segundo lugar, con un poco más de dilación entrará en el gobierno. Desde Compromís pensamos que es imprescindible la participación de los socialistas y de Valencia en Comú en un gobierno de cambio en la ciudad. Hay que hacer un gobierno a tres, pero que funcione uniforme y cohesionado.

¿Cuándo fue la última vez que habló con el candidato del PSOE, Joan Calabuig?

Formalmente el viernes pasado. El resto han sido conversaciones personales que prefiero no comentar.

¿Qué le parece lo que está pasando ahora en la negociación entre el PSOE y Compromís en la Generalitat?

Es complejo. Esa negociación es radicalmente distinta a la de los ayuntamientos, que el sábado será A o -A. En cambio en la Generalitat, yo he estado 12 años en Les Corts, es un mecanismo más prolongado y no es previsible que empiece el tema de la Presidencia seriamente antes de julio. Por lo tanto, estamos a 11 de junio y han entrado prisas por cerrarlo. El ansia popular de cambio ha precipitado de una forma que se cierre ya. Hay que tener un poco de paciencia y yo le digo a la gente ‘tranquilos, se va a resolver’. Los procesos de negociación son complejos. A veces, tiene uno la sensación en la Generalitat que se empieza la casa por el tejado. Los nombres deben ser lo último, querer imprimir unos ritmos vertiginosos en la negociación no conduce seguramente a una solución más rápida, sino a un mayor nerviosismo.

¿Pero cree que debería ser Mónica Oltra (Compromís) la presidenta en vez de Ximo Puig (PSOE)?

Yo voté a Oltra como presidenta. Si me lo pregunta así, yo le diré que quiero que lo sea. Pero, a continuación digo que hay que negociar hasta alcanzar un acuerdo. Eso es lo importante, un acuerdo de 55 diputados de mayoría, progresista. Ese será mi objetivo.

Ribó y Calabuig

"BARBERÁ ME RECUERDA A ESPERANZA AGUIRRE"

En este momento en el que se han complicado las negociaciones, Barberá ha hecho un llamamiento al PSOE y Ciudadanos para pactar la Alcaldía. ¿Qué le parece este movimiento?

Está basado en premisas falsas. Nos llama catalanistas, cuando nosotros, por activa y por pasiva, hemos dicho que no somos separatistas ni radicales. Bueno, radicales sí los somos en la lucha contra la corrupción y por la transparencia. Somos personas muy normales. Querer impulsar el valenciano es lo más normal del mundo, que en Valencia se hable valenciano. Incluso hay un reglamento hecho hace muchísimos años y propulsado por el partido Unió Valenciana que ha estado congelado y que hay que desarrollar. Barberá me recuerda cada vez más a doña Esperanza Aguirre.

¿Qué cree que se va a encontrar en los cajones del ayuntamiento?

No lo sé sinceramente, tengo sospechas. Cualquier persona que quiera organizar de manera seria una institución tan importante como el ayuntamiento de Valencia tiene que saber perfectamente cómo está la situación y qué hay debajo de las alfombras. Hay que hacer una auditoría seria, y también de las contratas. Sabemos que hay un endeudamiento muy elevado y nos preocupan una serie de consorcios. La situación económica es mala, pero habrá que tirar para adelante. No obstante, no es tan desesperante como la de la Generalitat.

¿Cómo es la Valencia que quiere?

Lo resumiría con dos símbolos. Queremos una Valencia con una movilidad como Copenhague y en la cultura como Viena, por su potencia musical. Además, que sea una ciudad mediterránea, abierta, con un nivel cultural intenso y que, por encima de todo, los ciudadanos tengan un sitio agradable para vivir, convivir y desarrollarse.

"NI UN ESCÁNDALO MÁS DE CORRUPCIÓN"

¿Cuál será la primera medida que tome si llega al despacho de alcalde?

La primera sería muy sencilla, tiene un carácter simbólico y no vale un euro: abrir las puertas del ayuntamiento. Queremos hacer un ayuntamiento con paredes de cristal y abrir las ventanas para que entre el aire. Hay temas urgentes como el Cabanyal y decir rápidamente que hay que rehabilitar y que la gente puede pedir licencias para todo aquello que no contradiga al bien de interés cultural. También trasladar rápidamente al Cabanyal que la avenida Blasco Ibáñez no se va a prolongar. El tercer elemento es decir a la huerta que no se va a utilizar más como zona de construcción porque hay superficies suficientes. Además, hay que hacer un anillo ciclista en el interior rápidamente porque es crucial y tomar medidas para que andar por la ciudad sea más normal y cómodo.

Se mueve normalmente en bici y quiere convertir a la ciudad en la capital de este transporte…

Pues sí, porque es una ciudad cuyo clima y orografía lo permiten. Siempre digo que las montañas más altas de Valencia son sus fuentes. Además, ha tenido muy buena aceptación la bicicleta y hay que hacerlo seguro para los ciclistas y también los peatones.

Durante estos años, Valencia ha sido imagen de una manera de gobernar del PP y se ha visto salpicada por escándalos de corrupción. ¿Puede mejorar esa imagen?

Por supuesto. Hemos de mejorarla en primer lugar no dando ningún escándalo más. Uno de los elementos fundamentales para nosotros es atajar la corrupción con medidas de transparencia y otras para que Valencia deje de ser la capital conocida por la corrupción.

Ribó y Jordi Peris (Valencia en Comú)

¿Mira con recelo el empresariado valenciano un gobierno en la ciudad de Compromís, Valencia en Comú y el PSOE?

Es posible que haya algún empresario que haya vivido bajo la sombra del PP que nos mire como usted dice. Pero yo aseguro que hay una gran parte del empresariado que quiere desarrollar con normalidad sus tareas y no basado en un trato preferente con las administraciones. Precisamente esa parte ve con mucha esperanza nuestra llegada y no tiene ningún temor.

¿Qué sueldo se va a poner como regidor?

Me lo voy a bajar porque el de la alcaldesa anterior era excesivo -104.000 euros más otros sueldos que tenía de les Corts y de otras cositas más-. Evidentemente, este salario hay que bajarlo en un momento en el que la crisis afecta a mucha gente. Es un elemento que quiero negociar con mis compañeros.

¿Cómo es el gobierno municipal que tiene en su cabeza? ¿Cuántas áreas?

Estamos trabajando en este tema. Permítame que sea discreto por los mecanismos de negociación complicados.

Defina a…

Rita Barberá (PP): Una figura política del pasado.

Joan Calabuig (PSOE): Un político que va a tener un papel importante en la ciudad.

Alberto Fabra (PP): Un presidente de la Generalitat que intentó, pero no consiguió hacer las cosas decentemente.

Ximo Puig (PSOE): Una persona que aspira a ser presidente de la Generalitat.

Mónica Oltra (Compromís): Una persona encantadora.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Photo gallery Joan Ribó See Gallery


Photo gallery Mónica Oltra See Gallery

ESPACIO ECO