NOTICIAS
20/07/2015 08:30 CEST | Actualizado 20/07/2015 08:30 CEST

Cómo evitar que tu móvil 'sufra' tus vacaciones

verano

El coche, la maleta y la documentación no son las únicas cosas que tenemos que preparar antes de irnos de vacaciones. Nuestra móvil-dependencia nos obliga a revisar la configuración del smartphone para no encontrarnos con sorpresas desagradables cuando estemos de viaje y el servicio técnico quede lejos, o no podamos conectarnos a Internet a menos que queramos dejarnos los ahorros en el roaming. Para evitar sorpresas desagradables, nada mejor que tener en cuenta estos consejos.

CUIDADO CON EL ROAMING

Los smartphones se alimentan continuamente de datos. Y son insaciables. Para evitar que se conecten a Internet una vez hayamos salido de España, con el consiguiente recargo en la tarifa, debemos configurar la itinerancia. En iPhone esta opción se encuentra en Ajustes, y ahí, en Datos móviles. Debemos asegurarnos de que la pestaña de Itinerancia de datos no esté en verde, o si no, la próxima factura puede ser astronómica. En Android podremos deshabilitar esta opción en Ajustes > Más redes > Redes móviles > Itinerancia de datos.

En teoría, en verano de 2017 este paso ya no será necesario. Según un mandato aprobado por la Comisión y el Consejo Europeo, las operadoras estarán obligadas a poner fin a la práctica del roaming dentro de la Unión Europea. Los usuarios podrán navegar por internet y descargarse aplicaciones sin pagar un recargo adicional por encontrarse en otro país. Solo hay dos condiciones: que las vacaciones sean de un breve periodo de tiempo —de momento, está por determinarse la duración— y que el uso sea razonable —no se especifica qué es ser razonable— y no nos pasemos con los datos.

SALPICONES Y CALENTURAS

Los dos grandes enemigos de la tecnología se juntan en época estival: el calor y el agua. Respecto al primero, es fácil que en nuestro país y en determinadas condiciones se supere el límite que aguanta el teléfono. Por ejemplo, Apple recomienda que sus dispositivos se usen en ambientes que no superen los 35 grados de temperatura y que no se almacenen en lugares en los que se pase de los 45 grados. A partir de estos números, el aparato puede ralentizarse, la batería se agotará antes o el móvil dejará, incluso, de funcionar. Un panorama a tener en cuenta cada vez que se nos ocurra sacar el móvil en la playa.

Si tenemos la desgracia de que el móvil se caiga al agua, solo podremos correr hacia el servicio técnico y rezar. El viejo truco de sumergirlo en arroz para que éste absorba la humedad ha dejado de ser útil por culpa del diseño compacto de los últimos smartphones, que no pueden ser separados por los usuarios en diferentes piezas —batería, teléfono, carcasa…— y que impide que el cereal nos ayude a absorber el agua.

ATESORA TUS MEGAS

¿Tienes suficiente espacio para guardar las fotos que vas a hacer? Si no, utiliza aplicaciones como Google Fotos, Flickr o iCloud Photos para guardarlas en la nube. Si vas a viajar al extranjero y crees que no vas a poder estar conectado a internet durante mucho tiempo, utiliza maps.me, una app que permite descargar mapas que luego pueden ser consultados sin tener conexión a la red. Y si necesitas una guía o un diccionario de otra lengua, busca entre las cientos de opciones disponibles en la App Store o en Google Play. Si vas a coger el coche, utiliza Waze para saber si te vas a encontrar con atascos.

VÍSTELO DE LA FORMA ADECUADA

La humedad, la arena de la playa, los dedos pringosos de helado, los minúsculos bolsillos del bañador... ponen en peligro su integridad. Los meses de calor suelen propiciar accidentes catastróficos de teléfono. Así que no está de más protegerlo con una funda adecuada. Y no, una bolsa de plástico con cremallera no vale: con el calor y la humedad se creará condensación, justo lo que menos necesita el teléfono.

Como los largos días de verano suelen ser los más exigentes con la batería, puede ser una buena opción hacerse con una carcasa que proporcione un extra de autonomía, como la Mophie Space Pack. Además, este modelo añade almacenamiento extra (16 o 32 GB), así que podremos guardar canciones, fotos o vídeos. Otra opción más ecológica es Solio Solar Charger, una funda que carga el teléfono con energía solar.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

#CuandoElDescansoEsUnSueño