POLÍTICA
31/07/2015 07:25 CEST

El Gobierno aprueba los presupuestos a escasos meses de las elecciones generales

GTRES

Viernes frenético en La Moncloa. A escasos meses de las elecciones, el Consejo de Ministros aprobará el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2016 bajo la premisa de la austeridad con el fin de seguir recortando el déficit público, aunque también recoge mejoras salariales y laborales para los empleados de la función pública.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, será el que desvele las principales líneas de las cuentas del próximo año que incluirán una subida salarial del 1% para los empleados públicos así como una tasa de reposición del 100% para los servicios esenciales de la Administración General del Estado (AGE) a los que se sumarán las Instituciones Penitenciarias, los servicios sociales y el SEPE. Para el resto de la plantilla la tasa de reposición sube del 0% al 50%.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, desglosará el día 4 de agosto en el Congreso la mayoría de las partidas presupuestarias y de las medidas que deberían aplicarse.

El objetivo fundamental de las cuentas del próximo año es mantener la senda de consolidación fiscal para cumplir con el objetivo de déficit marcado en el 2,8% del PIB para 2016 y en el 1,4% del PIB en 2017.

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha indicado que se trata de unos presupuestos "serios" y "austeros", mientras el Gobierno insiste en que no habrá medidas de recortes.

Las cuentas también han sido calificadas de "continuistas", contemplan un techo de gasto de 123.394 millones de euros, el 4,4% menos que en 2015, que el Ejecutivo liga al ahorro por los menores intereses de la deuda y por la reducción del gasto en prestaciones por desempleo. Las comunidades autónomas recibirán en 2016 alrededor de 10.000 millones de euros más que en 2015 en concepto de financiación autonómica.

En cuanto a las pensiones, lo previsto es que las contributivas y no contributivas aumenten el 0,25% en aplicación del índice de revalorización que garantiza, como mínimo, una subida de ese importe.

El año pasado el gasto en pensiones subió el 3,2% y el pago de estas prestaciones se llevó 37,8 euros de cada cien de los presupuestos consolidados.

EXPECTACIÓN ANTE LA COMPARECENCIA

Todas estas cifras serán desgranadas por el presidente en una comparecencia muy esperada. Rajoy hará su último balance de mitad de año antes de las elecciones generales y expondrá las perspectivas del Ejecutivo ante esos comicios.

Desde el inicio de la legislatura Rajoy ha venido compareciendo ante los periodistas antes del paréntesis veraniego y al final de cada año para hacer balance de la gestión del Gobierno y exponer las líneas generales de actuaciones futuras.

A la espera de que desvele la fecha de los comicios generales, éstos se celebrarán a más tardar durante el mes de diciembre, por lo que la comparecencia de hoy del jefe del Ejecutivo será la última de estas características.

Pero en esta ocasión tiene el añadido de que va a ser él el encargado de explicar las principales partidas del proyecto de ley de presupuestos generales del Estado para el próximo año tras su decisión de adelantar esta tramitación para que estén aprobados por las Cortes antes de su disolución.

Y, según fuentes del Gobierno consultadas por Efe, Rajoy va a presentar esas cuentas del Estado como las que constatan la recuperación y dan continuidad a la apreciación que hizo en su balance de diciembre pasado de que 2015 iba a ser el año del despegue definitivo de la economía.

Premisa esencial será seguir reduciendo el déficit, pero se incluirán decisiones que constaten que el cambio de ciclo económico llega a los bolsillos de muchos españoles como un aumento del salario de los funcionarios después de estar varios años congelados.

LAS PREOCUPACIONES DE RAJOY

Rajoy reiterará que estos presupuestos son los que aseguran que la economía española continué su crecimiento frente a propuestas de otros partidos ante las que ha venido alertando.

Esas medidas y la repetición de pactos entre el PSOE y fuerzas políticas radicales son, a su juicio, algunos de los principales riesgos que tiene la economía española.

Pero también lo es el factor de inestabilidad que cree que supone la apuesta independentista abanderada por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, a menos de dos meses de las elecciones catalanas del 27 de septiembre.

A esa amenaza soberanista se referirá también hoy en su comparecencia para mostrar su firmeza ante los pasos que pretende dar Mas y para asegurar que mientras él sea presidente del Gobierno no va a permitir que nadie se salte la ley y la Constitución.

Es previsible que, bien en su intervención inicial o en respuesta a las preguntas de los periodistas, Rajoy se refiera a los detalles del sumario de la Operación Púnica que se han conocido en los últimos días y ante los que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha pedido su comparecencia en el Congreso.