INTERNACIONAL
03/09/2015 12:24 CEST | Actualizado 03/09/2015 12:50 CEST

La Justicia gala archiva el caso sobre el supuesto envenenamiento de Arafat

La novela de misterio parece que se acaba. La Justicia francesa ha decidido archivar la instrucción que tenía abierta por supuesto envenenamiento en la muerte de Yaser Arafat, fallecido en París en 2004 a los 75 años, según ha anunciado Francis Szpiner, abogado de la viuda del histórico presidente de la Autoridad Nacional de Palestina (ANP), Suha Arafat.

El letrado de Suha Arafat avanzó el miércoles por la noche en su cuenta oficial de la red social Twitter que su clienta va a recurrir esta decisión.

El archivo del caso, según detalló la Fiscalía de Nanterre en un comunicado difundido más tarde por los medios franceses, se debe a la falta de pruebas suficientes sobre "la intervención de un tercero" que hubiera podido atentar contra la vida del líder palestino.

Los magistrados franceses abrieron su investigación judicial en agosto de 2012 tras la denuncia presentada por la viuda del político contra "X" (sin identificar al presunto culpable). La viuda ha llegado a hablar de "crimen de estado", ya que acusa a Israel de haber provocado la muerte a su esposo.

Su demanda respondía al hallazgo en noviembre de 2012 de polonio 210, un elemento radiactivo y tóxico, en los enseres del histórico líder cuando se abrió su tumba.

Los rumores del supuesto envenenamiento existían desde que Arafat abandonó la sede del Gobierno palestino en Ramala con dirección a París, y un reportaje de la cadena Al Jazeera, en el que se concluía que pudo fallecer envenenado con esa sustancia, reabrió las sospechas. La investigación llegó a analizar 60 muestras de la ropa del rais palestino y, gracias a sus conclusiones, se llegó a exhumar la tumba de la Mukata de Ramala para tomar nuevas muestras.

Arafat comenzó a sufrir síntomas de un trastorno gastrointestinal el 12 de octubre de 2004 y, tras una serie de complicaciones que agravaron su estado, fue trasladado desde Ramala al hospital militar de Percy, cerca de París, donde murió el 11 de noviembre de ese año.

CONCLUSIONES ENFRENTADAS

Los expertos a los que recurrieron los magistrados franceses rechazaron en dos ocasiones la tesis del envenenamiento, la última de ellas en marzo. Sin embargo, otros dos equipos de especialistas avalaron esta posibilidad. El primer equipo, suizo, fue consultado y pagado por la viuda de Arafat y el otro, ruso, por la Autoridad Nacional Palestina. El dictamen francés es, pues, especialmente importante por ser, a priori, el más independiente de los tres.

Los estudios ruso y suizo dijeron que quedaba "razonablemente apoyada" la tesis del envenenamiento, que había restos "inexplicablemente altos" de radiación en la ropa y los fluidos corporales -sangre, orina, sudor...- de Arafat pero que no podían asegurar de forma "categórica" que esa radiación fuese la causa última de su muerte.

La investigación judicial francesa se cerró el pasado mayo, fecha en la que los representantes de la viuda del exdirigente acusaron a la Justicia gala de querer clausurar este caso "con precipitación y urgencia". Ya en diciembre de 2013, se filtraron las primeras conclusiones, que decían que aportaban por la tesis de la "infecciín generalizada", de la muerte natural.

Y ADEMÁS...

ESPACIO ECO