INTERNACIONAL
11/09/2015 12:36 CEST | Actualizado 11/09/2015 12:47 CEST

14 años después del 11-S el mundo no es más seguro

AP

Pocos serán los que cada 11 de septiembre no recuerden consternados aquellas imágenes de los dos aviones estrellándose contra las Torres Gemelas en Nueva York. El mundo fue testigo, en directo, de la desesperación que llevó a las personas que trabajaban en los edificios a tirarse por las ventanas, de cómo la ciudad se cubrió de humo y polvo y del dolor de los estadounidenses. Más tarde, otro avión se estrelló contra el Pentágono en Washington y un cuarto contra el suelo en Pensilvania. Murieron casi 3.000 personas y todo cambió a partir de entonces.

Han pasado ya 14 años de aquellos atentados y el mundo no es más seguro. Con la muerte de Osama Bin Laden, el presidente de EEUU, Barack Obama, aseguró que se había hecho "justicia" y que se cerraba el más dramático capítulo de la historia del país, pero lo cierto es que Estados Unidos ha fracasado en su lucha contra el terrorismo.

La "guerra total" emprendida por la administración de George W. Bush llevó a EEUU a emprender acciones militares contra Afganistán en el año 2001. Dos años más tarde tuvo lugar la invasión de Irak, para arrebatar a Sadam Husein las riendas del país árabe. Ninguna de las dos guerras ha supuesto un éxito. La muerte de Bin Laden tampoco. A día de hoy tanto en Irak como en Afganistán reina el caos. Las riendas de la amenaza de Al Qaeda las ha tomado el autoproclamado Estado Islámico, que busca implantar un califato con una guerra que ha empeorado la situación en territorio iraquí y ha sumido, más aún, a Siria en la absoluta miseria, país ya destrozado por la guerra abierta contra Bashar Al Assad.

Ahora, ni Al Qaeda ni el Estado Islámico son las únicas amenazas del terrorismo. La que era la organización de Bin Laden se ha reorganizado y ha suplido su pérdida del liderazgo como organización homogénea diversificándose y consolidándose por zonas: Al Qaeda en el Maghreb Islámico, Al Qaeda en la Península Arábiga, Tehrik-e Taliban, Al Shababh, Jemaah Islamiya o Boko Haram.

LA AMENAZA DEL ESTADO ISLÁMICO

Con todo, Estados Unidos sigue buscando ese objetivo tan ansiado por sus líderes: el de volver a convertir al país en un lugar seguro. De ahí que se haya decidido a liderar una coalición internacional con la que acabar con el Estado Islámico en Irak y Siria, si bien estas actuaciones tampoco están exentas de polémica. Medio centenar de analistas de inteligencia de EEUU se han quejado formalmente de que altos mandos del Pentágono han rebajado la amenaza del EI en informes oficiales que llegan al presidente.

Así, según una exclusiva del Daily Beast, cincuenta analistas de inteligencia han transmitido quejas en las que aseguran que oficiales del Mando Central (encargado de las operaciones en Oriente Medio) han alterado de manera inapropiada las conclusiones de algunos de sus informes.

Supuestamente, las alteraciones de los informes intentaban alinear las conclusiones con la narrativa oficial de que Estados Unidos está ganándole la batalla al EI y a Jabat al Nusra (filial de Al Qaeda en Siria). El Gobierno estadounidense ha asegurado que, tras un año de ataques aéreos contra el EI en Siria e Irak, los yihadistas suníes están en retirada, pese a que mantienen el control del Mosul (Irak) o Palmira (Siria). Asimismo, algunos altos funcionarios del Gobierno estadounidense han asegurado en audiencias públicas que la gran amenaza para la seguridad nacional estadounidense sigue siendo Al Qaeda, y no tanto el EI.

RECUERDO A LAS VÍCTIMAS

Así, en un contexto en el que la amenaza terrorista aún sigue vigente, este viernes Estados Unidos, y el mundo, volverán a recordar a sus víctimas. Así, Obama, ha decretado que este viernes 11, el sábado 12 y el domingo 13 sean días nacionales de oración en recuerdo de las víctimas.

"Yo, Barack Obama, presidente de EEUU, en virtud de la autoridad que me confieren la Constitución y las leyes de EEUU, proclamo desde el viernes 11 hasta el domingo 13 de septiembre días de oración y conmemoración nacional", ha indicado el mandatario a través de un comunicado.

"Pido a los estadounidenses que honren y recuerden a las víctimas del 11 de septiembre de 2001 y a sus seres queridos a través de los rezos, la contemplación, la visita a homenajes, el doblar de las campanas, las vigilias a la luz de las velas y otros homenajes y actividades", ha apuntado, para añadir que también "invita" a la gente de todo el mundo a participar en esta conmemoración.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

#CuandoElDescansoEsUnSueño