POLÍTICA
29/03/2016 20:28 CEST | Actualizado 29/03/2016 21:19 CEST

Aznar reclama "nuevos liderazgos" delante de Rajoy

Aznar vuelve a la carga contra Rajoy. El expresidente del Gobierno y presidente de honor del PP ha reclamado este martes, delante del jefe del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy, "nuevos liderazgos capaces de ejercer una tracción social, moral y política a la altura de los desafíos que tenemos ante nosotros".

Rajoy y Aznar que no coincidían en público desde el pasado 21 de diciembre, uno día después de las elecciones generales, han acudido al seminario 'Vargas Llosa: cultura, ideas y libertad' que se celebra en Casa de América con motivo del 80 aniversario del Nobel peruano.

Ambos se han saludado y han posado juntos en el photocall acompañados por Mario Vargas Llosa y los expresidentes de Chile, Colombia y Uruguay y han acaparado la atención mediática al inicio del foro porque se trata de la primera vez que ambos coinciden en público desde el Comité Ejecutivo del PP que se celebró en 'Génova' el 21 de diciembre, tan solo un día después de las elecciones generales en las que el PP perdió 3,6 millones de votos y 63 escaños.

(Sigue leyendo después de la imagen...)

Aznar y González se saludan durante el acto.

En aquel Comité Ejecutivo del PP, el expresidente del Gobierno pidió un congreso abierto y señaló que él no tenía intención de presentarse. Rajoy le respondió entonces que ese cónclave se hará cuando acabe el proceso de formación de gobierno, una tesis que ha seguido defendiendo en las últimas semanas cuando se le ha preguntado por este asunto.

AZNAR: "REPENSAR" LAS GRANDES INICIATIVAS

Aznar ha sido el encargado de pronunciar la conferencia de apertura del seminario 'Vargas Llosa: cultura, ideas y libertad', donde ha dicho que se necesitan nuevos liderazgos "capaces de ejercer una tracción social, moral y política a la altura de los desafíos que tenemos", mientras en primera fila le escuchaba Rajoy, quien minutos antes había inaugurado dicho seminario.

Aznar ha lanzado esta reflexión dentro de un extenso discurso en el que ha llamado a "repensar", para "hacerlas mejores", las "grandes iniciativas sobre las que se ha estructurado el mundo desde mediados del siglo pasado".

"La política es una actividad compleja, difícil, llena de variables y de circunstancias imprevistas a las que muchas veces tenemos que hacer frente sin el conocimiento necesario"

Según ha dicho, se trata de conservar "lo mejor de su espíritu" pero "adaptándolas a un contexto muy distinto" que hoy por hoy", "también como efecto de una revolución tecnológica vertiginosa", "desafía cuanto se haya escrito sobre teoría del Estado, división de poderes, sistemas electorales o, por supuesto, soberanía".

CONTRA LAS "REBAJAS A LA LIBERTAD"

Aznar ha asegurado que a lo largo de toda su vida ha intentado proteger y fortalecer el valor de la libertad. "A lo largo de toda mi vida política he tratado de proteger y de fortalecer un valor esencial. El valor que es propio de la modernidad y de la civilización. Un valor que no es patrimonio exclusivo de ninguna cultura, continente o tradición. Un valor imprescindible: el valor de la libertad", ha remarcado.

Sin embargo, ha lamentado que "algunos" acepten "excepciones" y "rebajas a la libertad de otros que no aceptarían para sí mismos". "Y pretenden que eso sea reconocido como avance social y como progreso político. Como legado, incluso. No lo es", ha señalado.

Aznar ha reconocido que la política "es una actividad compleja, difícil, llena de variables y de circunstancias imprevistas a las que muchas veces tenemos que hacer frente sin el conocimiento necesario y sin los medios adecuados", en la que "la realidad establece su propio calendario".

"La defensa de la libertad ha sido la cuestión esencial a la que hemos tenido que enfrentarnos en las últimas décadas"

"Pero hay algo que tengo muy claro y que considero ya una certeza adquirida por experiencia: sin estar previsto, la defensa de la libertad ha sido la cuestión esencial a la que hemos tenido que enfrentarnos en las últimas décadas. Y lo será también en las próximas", ha advertido.

"LAS CONSECUENCIAS ESTÁN AQUÍ"

En su discurso ha hecho alusión a los atentados del 11 de septiembre y ha indicado que la conclusión que se debe extraer de todo lo sucedido desde entonces es que no cumplieron ni hicieron cumplir las normas. "Nos apartamos de la base firme que debemos defender. Y las consecuencias están aquí", ha advertido.

"Prefirieron cerrar los ojos y buscar culpables de conveniencia, antes que reconocer la realidad de una amenaza cierta y brutal que había cambiado nuestro mundo, y de un sistema de libertad y de progreso mucho más frágil y vulnerable de lo que se pensaba", dijo.

A su entender, la civilización sólo es posible mediante un sistema de normas "conocidas y respetadas" y eso vale para cada sociedad como para sus relaciones exteriores. "La libertad va de la mano de la ley. Cuando se quiebra, cuando se acepta someterla a tácticas o dilaciones, no se favorece la convivencia ni se favorece la paz. Al contrario, se siembre la semilla de la fractura social y de los conflictos internacionales", ha apostillado.

EL POPULISMO, "ANTESALA DE LA BARBARIE"

A renglón seguido, ha advertido de que el mundo civilizado encara un "dilema esencial": seguir avanzando por la senda de la prosperidad, el crecimiento y la libertad, esto es, "profundizar en la civilización", u optar por la "parálisis, la irrelevancia y el populismo, antesala de la barbarie".

"El error, precisamente, ha estado en no aceptar la realidad y en pretender hacer del incumplimiento de las reglas un gesto inteligente de moderación y de concordia"

Según Aznar, si hace unos años ése era el dilema latinoamericano, hoy pueden decir que se trata también de un "dilema europeo y norteamericano". "El error, precisamente, ha estado en no aceptar la realidad y en pretender hacer del incumplimiento de las reglas, de la suspensión de su plena vigencia, un gesto inteligente de moderación y de concordia", ha asegurado, para recalcar que no hay moderación ni concordia cuando no se respetan las leyes.

El expresidente considera que hay que rechazar la oposición entre libertad y seguridad, y hay que defender las instituciones, los procesos políticos acordados y fortalecer la seguridad jurídica, así como el derecho a la propiedad, la igualdad de oportunidades y el desarrollo de las clases medias, sin aceptar "excepciones interesadas".

Y ha dejado un recado para Obama al asegurar que la "idea del mundo algo naif" del presidente de EEUU "no parece haber resuelto, sino más bien al contrario, ninguno de los grandes problemas pendientes" en el mundo.

TE PUEDE INTERESAR