NOTICIAS
16/04/2016 10:09 CEST | Actualizado 16/04/2016 10:09 CEST

El mensaje de una madre a aquellos padres que no lo tienen todo bajo control

De primeras la foto que Rachelle Bingham publicó en Facebook no es más que un vistazo al interior de su coche. Pero, para aquellos que tienen hijos, representa mucho más.

Esta madre de Melbourne (Australia), autora del blog The Mummy Code, publicó en Facebook el 5 de abril un selfie que permitía echarle un ojo al interior de su coche. Rachelle dirigía su publicación a "todos aquellos que piensan que las madres trabajadoras lo tienen todo bajo control" y describía su frenético día como madre de un niño de tres años y de una niña de uno.

"Acabo de llegar a casa a las 17:10. Me he despertado con mi hijo a las 4:30, he preparado a los niños, los he llevado a la guardería, he conducido (con atasco incluido) durante una hora y he entrado a trabajar a las 8:00, en un trabajo normal, nada glamuroso ni emocionante", escribe. "Y todavía tengo que bañarlos, hacer la cena y hacer algo para llevar mañana al trabajo porque vamos a desayunar todos juntos".

En ese mismo post, Rachelle, que se dedica a la dirección de obras, califica su coche de "sucio y asqueroso" y reconoce que está lleno de juguetes, envoltorios y tetrabriks de zumo. Para acabar su publicación, hace hincapié en que es normal que los padres no lo tengan todo bajo control.

"Puede parecer que las madres trabajadoras lo tienen todo bajo control, pero en realidad nos limitamos a correr de un lado para otro, entre el desorden, y a intentar que las cosas funcionen para no decepcionar a nadie ni dar a nadie de lado", escribe.

La publicación de Rachelle ya lleva más de 43.000 Me gusta y ha sido compartida más de 7.000 veces. Según explica al HuffPost, subió la foto a Facebook con la esperanza de que otros padres y madres se identificaran con ella y tuvieran claro que tanto los padres trabajadores como los que se quedan en casa para cuidar de sus hijos hacen "un trabajo maravilloso". Para ella, ser madre no siempre es fácil, pero siempre es gratificante.

"Las noches y los días son un no parar, el coche está sucio y la casa hecha un desastre, pero te sientes viva", comenta al HuffPost. "Me doy cuenta de que un día volveré la vista atrás y echaré de menos estos momentos frenéticos".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

Este artículo fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Lara Eleno Romero.

NUEVOS TIEMPOS