TENDENCIAS
17/12/2016 10:23 CET | Actualizado 17/12/2016 10:23 CET

Erika Irusta, autora de 'Diario de un cuerpo': "No es que sean mis hormonas, es que tú eres idiota"

María Artiaga

"No soy una, soy cuatro" o "no estoy loca, soy cíclica" son algunas de las ideas que defiende la pedagoga Erika Irusta en su nuevo libro Diario de un cuerpo (ed. Catedral) , en el que trata de acabar con el tabú que supone la menstruación en nuestra sociedad porque, al fin y al cabo, es algo que le pasa a la mitad de la población de todo el planeta.

Seguro que todas las mujeres que lean esto han pasado por la incomodidad de ir a trabajar con la menstruación, han escuchado a alguien achacar su mal humor a la regla o han vivido el sinvivir de no saber si están manchando los pantalones o la silla donde una está sentada. Si eres un hombre, deberás saber que detrás de la menstruación hay un mundo entero de preocupaciones y cambios hormonales difíciles de entender si no los vives. Pero es algo natural: la mitad de la población mundial sangra y es necesario normalizarlo.

Irusta se define como "pedagoga sexual" y ha escrito Diario de un cuerpo desde su propia experiencia menstrual en vez de trabajar con la teoría. "Enseño a las mujeres que ellas también cambian, para que puedan entender que también experimentan estos cambios a su manera... Que no son una, que como mínimo son cuatro". También quería "expresar y comprender" lo que la estaba ocurriendo en ese momento. Por eso escribió el libro durante su ciclo menstrual entero, señalando cómo se sentía en estos días. Defiende que cada una de las cuatro fases semanales del ciclo menstrual tiene características físicas y psicológicas propias, y que provocan que la misma mujer llegue a tener personalidades casi opuestas durante estas etapas.

Cada mujer debe conocer su propio cóctel hormonal y cómo lo manifiesta

La menstruación sigue siendo un tema tabú y algunas mujeres siguen sin conocer a fondo su cuerpo. "Todos los cambios químicos que suceden en nuestro cuerpo se presentan de una manera determinada y se manifiestan de maneras parecidas", explica Irusta. Por eso "cada mujer debe conocer su propio cóctel hormonal y cómo lo manifiesta". "Del ciclo sabemos que menstruamos y la ovulación, pero no sabemos nada más", critica, "hay un gran desconocimiento en base a por qué se producen estos cambios químicos más allá de la reproducción y qué suponen a nivel cultural". A la autora le resulta curioso cuando las mujeres descubren todo esto. "Piensan que están locas hasta que descubren que son experiencias reales y que hay que ponerlas nombre y generar conocimiento".

erika irusta

Si somos cuatro y no una durante el ciclo menstrual, ¿en qué momento somos más reales, más nosotras? "El término de sentirse una misma depende del sistema en el que vives y cuándo estás más validada", explica la pedagoga. Para ella, la identidad "no es algo fijo, es líquida y tú eres todas esas, incluso las que el entorno no valida".

"ESTÁS DE MAL HUMOR PORQUE TIENES LA REGLA"

Que levante la mano la que no haya escuchado "estás de mal humor porque tienes la regla". Irusta tiene una respuesta clara y rotunda: "No es que sean mis hormonas, es que tu eres idiota, sólo que gracias a este momento hormonal puedo decírtelo a la cara". Explica que parece que "cuando una mujer se enfada es un tema hormonal, pero cuando un hombre se enfada no". "Todos los animales tienen hormonas y son gestionados de la misma manera", dice.

Pero si hay algo más molesto que la regla o los que le achacan el mal humor es el precio de los productos higiénicos como los tampones o las compresas."Lo que para nosotras es básico, no lo es para un cuerpo normativo", explica la pedagoga. "Se cree que como no es necesidad de todos no es básico. Te sale casi mejor comprarte un libro". Opina que el alto precio de estos productos "es un síntoma claro de que la menstruación no se ha abierto a debate, no se pone sobre la mesa".

Si hay dolor, hay que investigar por qué

¿Y qué hay del 'síndrome premenstrual'? "Se llama así a ese momento en el que una mujer no es aceptada por el entorno: más rabia, más sensibilidad, que necesite más espacio propio...", explica Erika. "Se llama síndrome a algo que nos es negado. En el momento en que una mujer se manifiesta de una manera que no entra en el traje cultural de la misma, está enferma o tiene un problema", critica. "Vivimos fases premenstruales que se convierten en una auténtica angustia porque el sistema no nos permite comportarnos como debemos. Es la sociedad la que tiene la enfermedad y no nos tiene en cuenta".

La experta afirma que la menstruación no tiene por qué doler: "Si hay dolor, hay que investigar por qué, hay que ir a un buen especialista que sepa que la regla no tiene que doler". "El dolor no es algo propio nuestro, por mucho que lo diga la Biblia", dice. En cuanto al mal humor, "tiene que ver con no poder vivir el ciclo menstrual como lo necesitas. Nuestro cuerpo vive una somatización de un sistema que no le entiende ni le da espacio". Por eso la joven reclama un diálogo social "para que todos los agentes podamos vivir nuestro ciclo de la manera que queremos".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Dani Mateo bromea con la menstruación y enloquece Twitter

- ¿Vivimos en un mundo que no está preparado para tener la regla?

- Recomendaciones para el uso de tampones en las primeras reglas

Ve a nuestra portada Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

NOTICIA PATROCINADA