ECONOMÍA
02/01/2018 17:26 CET | Actualizado 02/01/2018 17:26 CET

Todo lo que se puede (o no) deducir un autónomo

Se amplía el número de conceptos desgravables.

Getty Images

Los autónomos ganaron el primer set a Hacienda cuando se aprobó la nueva Ley de Reformas urgentes del Trabajo Autónomo el 4 de julio que permite que el trabajador por cuenta propia se deduzca los gastos de su casa, siempre que demuestre que el domicilio sirve a la actividad económica. Luz, gas, agua o Internet son cuatro de los nuevos conceptos desgravables tras la reforma del mes pasado, pero hay otros muchos. Y han entrado en vigor este lunes 1 de enero. Toma nota, que te puedes ahorrar un dinerillo.

En España hay más de tres millones de autónomos, la mitad de ellos personas físicas sin asalariados a su cargo. Si eres uno de ellos, ¿sabes qué servicios y en qué porcentaje puedes descontarte? Para sorpresa de muchos, más de 40.

La ley, aunque ha ampliado los descuentos, deja fuera algunas partidas que siguen quedando al albur de Hacienda, detalla Domingo Gallego, asesor técnico de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA) y quien ha ayudado a El HuffPost a distinguir entre gastos deducibles y no deducibles en la nueva regulación del trabajo autónomo.

DEDUCIBLES

CUOTA

Ser autónomo y pagar la cuota correspondiente a la Seguridad Social es otro gasto, por tanto, deducible.

VIVIENDA

Al registrarse en el impuesto de actividades económicas (IAE) hay que especificar dónde se desarrolla la actividad y qué cantidad de la superficie total se ocupa. Los autónomos que trabajen desde casa, demostrando el domicilio como sede del negocio, podrán deducirse gastos como el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), el seguro del hogar y la comunidad, entre otros.

La nueva norma incluye además los suministros de luz, gas, agua, teléfono e internet. El porcentaje de estos gastos desgravable será "el resultado de aplicar el 30% a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total, salvo que se pruebe un porcentaje superior o inferior". La deducción final sería inferior al 10% de la facturación para la mayoría de los autónomos.

Si el piso es de alquiler, y el casero está dispuesto, se le pueden pedir dos facturas diferentes: una normal y otra con IVA, para poderla deducir.

Aun así, la normativa abre la puerta a que el autónomo pueda deducirse un porcentaje mayor del que refleja la regla objetiva, pero para ello deberá demostrar que tiene tal derecho y ello no siempre es fácil. Deberá buscar medios de prueba que justifiquen que, por la naturaleza de la profesión o por las horas dedicadas o por cualquier otro motivo, el porcentaje de deducción es mayor del que sale al aplicar la fórmula.

El seguro del hogar, tanto de alquiler como de compra, también contabiliza en este apartado.

OFICINA

. Alquiler y reparación: las cuotas de arrendamiento de un local o terreno serán deducibles, así como el mantenimiento de las instalaciones, siempre que no conlleven una mejora o ampliación.

. Material: pide la factura de libretas, bolígrafos, clips y podrás desgravarte el IVA.

. Ordenador: si cuesta más de 800 euros puede amortizarse. Es decir: en lugar de computarlo de golpe, hacerlo a lo largo de un tiempo.

. Periféricos: impresora, lápices de memoria (USB), cables HDMI, discos duros, etcétera para sacarle el máximo rendimiento, siempre con factura.

TRANSPORTE

Billetes y tarjetas de transporte público son asimismo deducibles.

COCHE

El coche, la gran batalla del autónomo y de la que se queja la mayoría de ellos. El uso del vehículo particular del autónomo es uno de los aspectos más controvertidos a la hora de desgravar y, pese a que la norma detalla los casos deducibles, existe un largo etcétera de gastos sobre los que Hacienda decide a su propio arbitrio.

En el caso de ciertos tipos de vehículo como los catalogados para el transporte de mercancía, el gasto del combustible y el IVA correspondiente son deducibles. En el resto de casos, la desgravación se limita al 50% del IVA de la compra y mantenimiento.

La Ley de IVA, en su artículo 95.2, permite deducir entre el 100% y el 50% del IVA de los gastos del coche del autónomo dependiendo de la afectación del mismo a la profesión, o el tipo de vehículo. La Ley de IRPF, por su parte, solo permite afectaciones del 100% de cara a desgravar dichos gastos.

¿Afectaciones? ¿Y eso qué es? Cuando se dice que un bien está afectado al 100% a la actividad del autónomo significa que lo utiliza exclusivamente para su trabajo. Ahí está el problema: si sólo se tiene un vehículo, Hacienda entenderá que se utiliza tanto para la actividad profesional como para la vida personal.

¿Cómo saber cuánta gasolina sirve para rodar en la actividad profesional y qué otra parte se emplea en la personal? Demostrarlo es complicado y en general la afectación al 100% depende de la actividad profesional en la que se esté inscrito en el Impuesto de Actividades Económicas, proceso que se realiza al darse de alta en Hacienda. De ahí que actividades profesionales como comerciales o transportistas sí puedan deducir el 100% de los gastos relacionados con su coche y el IVA, mientras que el resto de autónomos solo pueden afectar el coche al 50%.

La deducción del 100% atañe a vehículos mixtos para transportar mercancías, para viajeros como los taxi, los coches empleados para la enseñanza de conductores y pilotos, los que valen para realizar pruebas, ensayos y promociones, además de los habituales desplazamientos profesionales de los representantes o agentes comerciales.

Dependiendo de la actividad, la gasolina es desgravable. No hay normativa al respecto, pero lo más recomendado es deducirse un 50% porque si se declara al 100%, ha de demostrarse que ese vehículo y su consumo es exclusivamente para uso profesional. Y eso es difícil.

En el tema del vehículo ha habido muchos criterios de Hacienda, explica Domingo Gallego. "Idas y venidas", dice. "En gran parte de las ocasiones, Hacienda no afecta la actividad económica al vehículo y el autónomo se ve obligado a entrar en un contencioso administrativo para buscar el reconocimiento", cuenta, "cosa que no hace".

"La mayoría de los autónomos se quejan de los gastos de gasóleo, la amortización del vehículo... algunos se lo deducen sin saber cómo va a reaccionar Hacienda más tarde", detalla el asesor de ATA.

El parking, por ejemplo, es deducible cuando se afecta cien por cien a la actividad.

DIETAS

Como novedad en la nueva ley, el autónomo podrá deducirse hasta 26,67 euros al día por manutención, 48,08 euros cuando estén en el extranjero. Para justificarlo, deberá siempre pagar con tarjeta de crédito a fin de identificar la hora y el pago.

Ambas cifras son los importes deducibles que ya se contemplan en el reglamento del IRPF para los asalariados que reciben ese dinero de manutención por parte de sus empresas.

INFORMÁTICA

Diseño, dominio, hosting y licencia de software de la página profesional del autónomo o su empresa son deducibles, lo mismo que la publicidad en Adwords, Twitter, Facebook, los softwares de márketing y todas las herramientas de gestión, programación o consultoría.

PERSONAL

Cotizaciones derivadas de la contratación de trabajadores, formación, pagas extraordinarias, premios, viajes de trabajo, seguros de accidentes o indemnizaciones por rescisión de contrato, por ejemplo, son también deducibles.

Si además el autónomo necesita contratar el servicio de un profesional externo como un abogado también son gastos deducibles cada trimestre.

Todos los programas de facturación, que ayudan a llevar la contabilidad diaria del negocio, son asimismo desgravables.

PRÉSTAMOS, DONATIVOS Y PAYPAL

Todos los intereses de préstamos, créditos y subvenciones son deducibles como gastos extra relacionados con el trabajo autónomo. Los justificantes de todos son necesarios.

Un 30% de los donativos a entidades públicas también son deducibles. A universidades, Ayuntamientos o a la ONCE, por ejemplo.

Y si el autónomo vende y/o compra a través de la plataforma de pago seguro Paypal, puede desgravarse las comisiones por pago.

VESTUARIO

Los autónomos que necesiten algún tipo de vestuario específico para su trabajo como monos de protección, cascos, chalecos, etcétera, también podrán desgravar esta compra de los gastos. Pero esta deducción sólo está reconocida en el caso de profesiones muy concretas, advierte Domingo Gallego. "Por ejemplo", explica, "para un abogado un traje es necesario y no es deducible".

FORMACIÓN

Formarse para ser más competente también cuenta como una actividad relacionada con el negocio. Hay que guardar la factura. Lo mismo sucede con las entradas a ferias, congresos y demás eventos también pueden incluirse como gasto justificado y, por tanto, desgravar el IVA, si tenemos facturas- o declararlo como gasto, si tenemos ticket.

SALUD

Las mutuas privadas de salud están relacionadas con la actividad profesional del autónomo porque, si deja de trabajar, pierde dinero. Por eso, es otro gasto que se puede deducir.

OTROS GASTOS

Aquí empieza la problemática entre el contribuyente y Hacienda, advierte Domingo Gallego, de ATA. "Uno considera que muchos gastos son deducibles porque son necesarios para el desarrollo de la actividad pero a la Administración no le parece así", cuenta.

NO DEDUCIBLES

Los recibos de compras en el supermercado, bares, ropa (salvo que la profesión lo justifique), las multas y las sanciones, las pérdidas del juego, los donativos y las liberalidades o los gastos vinculados con paraísos fiscales. "Si imputamos un gasto siempre lo tenemos que poder acreditar", resume el técnico de ATA. "Lo que siempre digo es que hay que tener sentido común", recomienda.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

JOHNNIE WALKER PARA EL HUFFPOST