POLÍTICA
15/01/2018 11:51 CET | Actualizado 15/01/2018 11:53 CET

Gabilondo destaca el actual striptease independentista de efectos imprevisibles

"Su striptease produce una cierta vergüenza ajena, como un Full Monty aunque sin aquella gracia..."

CADENA SER

El periodista Iñaki Gabilondo ha resaltado —en su comentario A desnudarse, en la Cadena Ser— el proceso de striptease que están haciendo algunos dirigentes independentistas que, a toro pasado, "están desnudando su sinceridad y reconocen que calcularon mal, que subestimaron la capacidad de reacción del Estado".

"Ceguera inaudita en quienes alardeaban de tenerlo todo planeado astuta y meticulosamente. Por eso su striptease produce una cierta vergüenza ajena, como un Full Monty aunque sin aquella gracia", argumenta el periodista, quien ahora se pregunta si "en estos próximos días empezaremos a ver si esa corriente de realismo de personalidades soberanistas tiene fuerza suficiente para serenar las cosas o si, por el contrario, los vientos procedentes de Flandes y la sentencia del caso Palau refuerzan la tormenta".

"Lo cierto es que la crisis de Cataluña se ha convertido en una especie de tribunal de autentificación y está obligando a todos los partidos a desnudarse —disfraces fuera— y enfrentarse consigo mismos", ha sentenciado.

Pincha aquí para escuchar el comentario y sigue para leer el texto completo

El realismo político es como el cactus, de desarrollo muy lento, y como el cactus desprende esa especie de pelusilla urticante que provoca muchos escozores. Ahora, provocando muchos escozores, estamos asistiendo al striptease de algunos dirigentes independentistas, que en nombre del realismo, están desnudando su sinceridad y reconocen que calcularon mal, que subestimaron la capacidad de reacción del Estado. Cosas inauditas.

Ceguera inaudita en quienes alardeaban de tenerlo todo planeado astuta y meticulosamente. Por eso su striptease produce una cierta vergüenza ajena, como un Full Monty aunque sin aquella gracia.

En estos próximos días empezaremos a ver si esa corriente de realismo de personalidades soberanistas tiene fuerza suficiente para serenar las cosas, o si por el contrario, los vientos procedentes de Flandes y la sentencia del caso Palau refuerzan la tormenta.

De hecho, la principal incógnita política ahora mismo es saber si el llamado bloque independentista va a seguir actuando como un bloque, o si presenta fisuras, o si se resquebraja.

Lo cierto es que la crisis de Cataluña se ha convertido en una especie de tribunal de autentificación y está obligando a todos los partidos a desnudarse —disfraces fuera— y enfrentarse consigo mismos.

Esta mañana le toca el PP, que en la reunión extraordinaria de su Junta Directiva Nacional tiene que vérselas con su avestrucismo. Avestrucismo que simboliza como nadie la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, la escondida.

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard

EL HUFFPOST PARA AMSTEL