ECONOMÍA
11/05/2018 17:22 CEST | Actualizado 11/05/2018 20:22 CEST

España lidera la pobreza laboral en la UE

El 15% de los hogares españoles cuenta con al menos un trabajador que vive por debajo del umbral de la pobreza.

Manifestación de los sindicatos UGT y CCOO en Málaga el primero de mayo de 2014.
Jon Nazca / Reuters
Manifestación de los sindicatos UGT y CCOO en Málaga el primero de mayo de 2014.

Muchas organizaciones sociales lo denuncian desde hace años: tener un trabajo ya no es sinónimo de vivir bien, ni siquiera asegura salir de la pobreza. De acuerdo con los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el 14,8% de los hogares españoles cuenta con al menos un trabajador que vive por debajo del umbral de la pobreza.

El organismo internacional que preside el mexicano José Ángel Gurría establece el umbral de la pobreza en el 50% de la mediana de los ingresos disponibles en cada país.

Podría parecer poco pero se trata del dato más alto de toda la Unión Europea. Es decir, España lidera la pobreza laboral entre los países comunitarios. Además, se sitúa muy lejos del 8% de la media de la OCDE, así como de sus vecinos: Portugal (9%) y Francia (7,1%).

Por delante de España, se sitúan seis países: China (con el 25% de los hogares bajo el umbral de la pobreza), India (18,5%), Costa Rica (16,8%), Brasil (15,9%), Turquía (15,5%) y México (15,3%). En el extremo contrario se encontrarían Irlanda, Alemania y Chequia, todos ellos menos del 4% de los hogares en esta situación.

La pobreza laboral como fenómeno de la recuperación

La crisis ha dejado una España más desigual. La Comisión Europea ha alertado en diversos informes de los altos niveles de desigualdad, pobreza y exclusión social. La desigualdad se suele medir con el índice de Gini, en el cual el valor 0 significa máxima igualdad. Cuanto más alto es, más desigual es el país. En España el índice en 2007 se situaba en 31,9, mientras que en 2016 ascendía hasta un 34,5.

"La reducción de las rentas percibidas por el trabajo es uno de los principales factores de aumento de la desigualdad, ya que los beneficios ya se han recuperado y cada vez se distribuyen más en forma de dividendos y no de salarios o de inversión productiva", afirma la economista Lídia Brun.

"El fenómeno de la pobreza laboral y la preponderancia que ha tomado es una de las características de la denominada recuperación", asegura Brun, que también es investigadora doctoral en macroeconomía y desigualdad en la Universidad Libre de Bruselas.

Esta experta explica que la "recuperación de los salarios está ligada a la recuperación del empleo". "El nivel de paro opera de mecanismo de contención de los salarios", señala Brun. Es decir, los trabajadores no puede negociar incrementos de salarios al existir un gran número de desempleados que podrían hacer ese trabajo con un sueldo más bajo.

El fenómeno de la pobreza laboral y la preponderancia que ha tomado es una de las características de la denominada recuperación"Lídia Brun, economista

OCDE