INTERNACIONAL
05/09/2018 10:38 CEST | Actualizado 05/09/2018 11:26 CEST

La foto que resume el rechazo que genera el candidato de Trump para el supremo

Brett Kavanaugh no cuenta precisamente con mucho respaldo entre la población

A veces una fotografía lo dice todo. Pues bien, esta es una de estas veces:

REUTERS
Protestas contra el candidato para el Supremo de Donald Trump.

Esta instantánea ha sido recogida por la mayoría de las agencias, como la agencia Reuters. En ella aparecen un grupo de mujeres que vestían inspiradas en la novela de "El Cuento de la Criada", de la canadiense Margaret Atwood. Todas ellas se han desplazado hasta el Senado para manifestar su oposición al nominado por Donald Trump para convertirse en juez del Tribunal Supremo, Brett Kavanaugh.

Estas mujeres, convertidas ya en un icono de la oposición al elegido por el presidente, no estuvieron solas: en la sala y el edificio de las audiencias tuvieron lugar continuas protestas durante el día. En las manifestaciones fueron detenidas 70 personas, según la Policía del Capitolio, y se entonaron consignas contra la posición de Kavanaugh en ámbitos como el aborto y el derecho a portar armas. Entre los detenidos se hallaba la actriz estadounidense Piper Perabo, según ha informado ella misma en Twitter.

No sólo a los ciudadanos de a pie les preocupa el perfil elegido por el presidente de EEUU: durante la primera hora y media de sesión la oposición demócrata pidió el aplazamiento de las audiencias para poder examinar 42.000 páginas de documentos sobre la labor de Kavanaugh en la Casa Blanca con el expresidente George W. Bush (2001-2009).

El pasado de Kavanaugh

Decenas de miles de páginas sobre este tramo de la vida profesional de Kavanaugh han sido solicitadas y denegadas a los demócratas, pero el lunes un exabogado de Bush envió al Comité del Senado bajo la etiqueta de "confidencial" miles de documentos sobre este periodo.

Kavanaugh formó parte de la oficina del asesor legal de la Casa Blanca entre 2001 y 2003 y fue secretario de personal de la misma entre 2003 y 2006.

Algunos demócratas expresaron sus dudas ante un nominado por un presidente que entiende la Justicia como Trump, incluido el senador Patrick Leahy, quien recordó que la audiencia comenzaba un día después de que el mandatario insinuara que su fiscal general debía frenar investigaciones sobre los republicanos porque les perjudica.

La senadora progresista Kamala Harris enfatizó que Trump entiende el nombramiento de jueces del Supremo "como una herramienta para cumplir con su agenda".

Desde las filas conservadoras, el legislador Ted Cruz ha lamentado que "los esfuerzos de los demócratas sean para revertir la voz del pueblo en 2016".

El propio presidente ha reaccionado en su cuenta de Twitter a la audiencia de este martes para cuestionar la actitud de la oposición demócrata. "Dirán cualquier cosa y solo buscan infligir dolor y vergüenza a uno de los juristas más renombrados que haya estado nunca ante el Congreso. ¡Una pena!", dijo el mandatario.

Uno de los momentos que más espectación provocó durante el día fue cuando Fred Guttenberg, padre de una de las víctimas de la matanza de Parkland (Florida), en la que murieron 17 personas en febrero pasado en una escuela de secundaria, extendió la mano para saludar a Kavanaugh y este le dio la espalda.

Entre las personas que se encargaron de presentar a Kavanaugh ante el comité resaltó Condoleezza Rice, exsecretaria de Estado de Bush entre 2005 y 2009 y que coincidió con Kavanaugh en la Casa Blanca.

El magistrado conservador fue escogido por Trump el pasado 9 de julio tras la jubilación de Anthony Kennedy, juez derechista moderado del alto tribunal.

Kavanaugh está llamado a consolidar un giro al conservadurismo en la corte más importante de EEUU, compuesta por nueve jueces que ocupan puestos vitalicios y que son nombrados por el presidente y confirmados por el Senado, donde los republicanos tienen una raquítica mayoría de 51 frente a 49 de los demócratas.

Las audiencias en el comité continuarán en un principio hasta el viernes y posteriormente la candidatura se debatirá en la Cámara Alta.

NUEVOS TIEMPOS